Los epidemiólogos recuerdan que siguen vigentes las recomendaciones de consumo reducido de carnes rojas y procesadas

Publicado 02/10/2019 17:40:04CET
Comiendo, tenedor, pollo, carne, comida, ensalada
Comiendo, tenedor, pollo, carne, comida, ensalada - PIXABAY - Archivo

Advierten de que la recomendación sobre estos productos publicada en 'Annals of Internal Medicine' "no es correcta"

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El grupo de trabajo en Nutrición de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) ha recordado este miércoles que siguen vigentes las recomendaciones de consumo reducido de carnes rojas y procesadas, después de la publicación en la revista médica 'Annals of Internal Medicine' de un artículo de revisión de estudios en el que sus autores concluyen que no hace falta preocuparse por el consumo de estos productos al considerar que no existe suficiente evidencia científica sobre sus riesgos para la salud. Los epidemiólogos advierten de que se trata una interpretación que "no es correcta" y que en ningún caso constituye una nueva guía o recomendación alimentaria.

En un comunicado recuerdan que los resultados publicados "no son nuevos", ya que se trata de revisiones de estudios anteriores, "y en sus propias revisiones sistemáticas todas sus estimaciones encuentran que la reducción del consumo de carnes rojas o procesadas se asocia a menor mortalidad por todas las causas, menor mortalidad por enfermedad cardiovascular, menor mortalidad por cáncer y menor incidencia de diabetes, como se ha venido repitiendo una y otra vez por todos los especialistas en la materia".

Además, advierten de que "las 'nuevas' recomendaciones dietéticas que propone este panel auto-seleccionado de expertos no están basadas en un consenso, ya que tres miembros del propio panel votaron en contra de ellas y, "de los 14 miembros, solo dos de ellos se consideran científicos nutricionales y la mayoría son metodólogos, que no tienen especial experiencia en estudios de nutrición".

Los epidemiólogos ven muy grave que "violen el principio ético de 'primero no hacer daño, porque en la práctica clínica, sería irresponsable decirle a un paciente que consume dos raciones diarias de carnes rojas o procesadas que siguiera así", pero también consideran que la recomendación contradice el principio de precaución en salud pública. "Desde el punto de vista de la salud pública no es ético ni responsable promover que se mantenga el consumo actual (a todas luces ya muy alto) de carnes rojas y procesadas. La precaución exige mantener la prudencia incluso si la certeza sobre la fuerza de la evidencia no fuese total", apuntan.

Por otra parte, también censuran que no se tengan en cuenta tampoco "las consecuencias medioambientales de consumir tantas carnes rojas o procesadas como se consumen actualmente en el mundo. El deterioro del medio ambiente tiene efectos serios sobre la salud del planeta y, por lo tanto, sobre la población humana actual y futura", recuerdan.

Por todo ello, concluyen que "siguen plenamente vigentes las recomendaciones de seguir un patrón dietético saludable como la Dieta Mediterránea, con un consumo reducido de carnes rojas y procesadas. Esta recomendación está basada en evidencia sólida procedente tanto de estudios aleatorizados como de multitud de buenos estudios epidemiológicos observacionales a largo plazo que evalúan mortalidad total, enfermedad cardiovascular, cáncer o diabetes. Además --añaden--, para mejorar la sostenibilidad tanto ambiental como la salud humana, es importante seguir patrones dietéticos ricos en alimentos de origen vegetal y bajos en carnes rojas y procesadas. Por lo tanto, se debe seguir preservando y promocionando la Dieta Mediterránea como un patrón dietético saludable, patrimonio intangible de la humanidad".

Contador