Las dietas individualizadas, más eficaces para controlar los niveles de azúcar en la sangre

Nutricionista, dietista, endocrinólogo, dieta
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / RONSTIK - Archivo
Publicado 11/02/2019 7:14:37CET

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una dieta individualizada basada en la genética, el microbioma y el estilo de vida de una persona es más eficaz para controlar los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre que una que solo considere la composición nutricional de los alimentos, según confirman los investigadores de la Clínica Mayo, en Estados Unidos. La investigación publicada en la edición de este viernes de 'JAMA Network Open' demuestra que el cuerpo de cada persona responde de manera diferente a alimentos similares, debido a la composición única del microbioma intestinal de cada persona: la comunidad compleja de billones de bacterias en el tracto digestivo.

El objetivo de esta investigación fue desarrollar un modelo para predecir la respuesta glucémica a los alimentos: cómo el nivel de azúcar en la sangre de una persona aumenta o se mantiene igual después de comer. El trabajo reveló que un enfoque individualizado que tiene en cuenta el microbioma intestinal de cada persona, la edad, la dieta, la actividad física y otros factores predice con mayor precisión los niveles de glucosa en la sangre que las predicciones del índice glucémico basadas en carbohidratos o calorías.

"Hemos demostrado que nuestro modelo, que considera el microbioma de un individuo además de otros factores, es mejor para predecir la respuesta de la glucosa en sangre después de las comidas. El enfoque estándar de conteo de carbohidratos y calorías no funciona tan bien porque considera solo las características de los alimentos. No tiene en cuenta el microbioma y el estilo de vida únicos de cada persona", apunta la autora principal del estudio, Helena Mendes Soares.

La glucosa, que proviene de los alimentos consumidos, es la principal fuente de energía para el cuerpo. El control de la glucosa en la sangre --la cantidad de azúcar en la sangre-- es importante para prevenir trastornos como la diabetes, la enfermedad cardiaca, la obesidad, la pérdida de la visión y la enfermedad renal. Este trabajo muestra cómo el nivel de azúcar en la sangre de cada persona responde de manera única a los alimentos. Ilumina por qué algunas personas pueden comer alimentos como frutas y sentirse con energía, mientras que otras comen frutas y experimentan un aumento de azúcar en la sangre que eventualmente las hace sentir cansadas.

"Este trabajo es el primer paso crítico para definir y demostrar el valor de una dieta personalizada. Como médico, he visto que mis pacientes no responden a los mismos alimentos de la misma manera, al igual que no todas las dietas para perder peso funcionan igual para todas las personas", dice la doctora Heidi Nelson, coautora del estudio. "Para las personas que desean controlar sus niveles de glucosa en la sangre, tenemos un nuevo modelo que predice su respuesta única a los alimentos", añade.

La Clínica Mayo siguió a 327 personas sanas, en su mayoría del Medio Oeste de Estados Unidos, durante seis días. Cada persona presentó una muestra de heces para la secuenciación genética de la composición microbiana única del microbioma intestinal. Los participantes comieron una dieta estándar de panecillos y queso crema para el desayuno, y luego consumieron alimentos de su elección el resto del día. Rellenaban un diario de su ingesta de alimentos, ejercicio y descanso, y llevaban un monitor de glucosa en la sangre que rastreaba sus respuestas glucémicas a los alimentos.

EL MODELO INDIVIDUALIZADO, EFICAZ EN DIVERSAS POBLACIONES

Los investigadores encontraron que su modelo, que explicaba la edad, el estilo de vida y las diferencias genéticas en el microbioma de cada persona, predijo con precisión la respuesta de azúcar en la sangre a los alimentos en un 62 por ciento de las veces. Esto fue muy superior al 40 por ciento de precisión para las predicciones basadas solo en carbohidratos y al 32 por ciento de las predcciones centradas solo en calorías.

"Los modelos actuales para predecir los niveles de glucosa en la sangre funcionan bien, pero tienden a agrupar todo, como las grasas y los carbohidratos, en una categoría. Con nuestro modelo individualizado, las personas ya no tienen que renunciar a todos los alimentos dentro de una determinada categoría", apunta uno de los autores del estudio, Purna Kashyap, codirector del Centro de Clínicas Mayo para el Programa de Medicina Individualizada de Microbiomas. "Les permite elegir alimentos específicos dentro de ciertas categorías que encajan bien con su microbioma", añade.

Esta investigación, realizada en colaboración con DayTwo Inc., confirmó los resultados de un estudio similar realizado en el Instituto de Ciencia Weizmann, en Israel. "La similitud de los resultados en Israel y Estados Unidos sugiere que el modelo individualizado funciona en diversas poblaciones, a pesar de los rasgos personales y los microbiomas que tienden a variar debido a diferentes ubicaciones geográficas, genéticas y comportamientos", apunta el doctor. Mendes Soares.

Aunque es un primer paso para desarrollar estrategias nutricionales personalizadas para combatir las enfermedades metabólicas, se necesitarán estudios clínicos de seguimiento para evaluar los beneficios para la salud a largo plazo de un enfoque individualizado para predecir la respuesta glucémica y su importancia en la diabetes y la obesidad.