Publicado 01/06/2022 11:51

El consumo de más de dos raciones de lácteos al día aporta un 25% de las necesidades hídricas

Archivo - Niñas beniendo leche
Archivo - Niñas beniendo leche - FIZKES/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consumo de más de 2 raciones de lácteos al día puede llegar a aportar un 25 por ciento de las necesidades hídricas, según la guía 'Importancia de los lácteos para una adecuada hidratación', publicada por la Fundación Española de la Nutrición (FEN).

"El objetivo de este documento es poner en valor la importancia de la leche y los lácteos como parte de la estrategia para una adecuada hidratación en un contexto en el que se están abandonando, de forma más intensa en los últimos años, los patrones alimentarios tradicionales y las dietas equilibradas y saludables", explican desde la FEN.

"La leche y los productos lácteos son, por tanto, una excelente fuente de hidratación", reiteran. Los lácteos están constituidos por un alto porcentaje de agua, principalmente las leches y los yogures, aunque también los quesos, sobre todo los que tienen una menor maduración.

En el caso de la leche líquida, se configura como bebida con un alto índice de hidratación gracias a su contenido en nutrientes y electrolitos que ralentizan el vaciado gástrico, ocasionando una menor formación de orina y, por ende, una menor pérdida de agua.

Según la FEN, los productos lácteos están conformados entre un 40 y un 90 por ciento de agua. Así, la leche contiene, como máximo, un 90 por ciento de agua, los yogures y derivados lácteos alrededor de un 85 por ciento y los quesos tienen un contenido máximo del 60 por ciento. Además, los productos lácteos destacan por su aporte en nutrientes.

Concretamente, aceptando como generalidad la recomendación de 2 litros al día de agua, el aporte de agua para los mayores consumidores de lácteos supone entre el 12,42 por ciento y el 25,74 por ciento de la ingesta hídrica.

Atendiendo a la edad, la contribución del agua proveniente de los lácteos a la ingesta recomendada aceptando 2 litros/día como generalidad, supone entre el 15,08 por ciento y el 25,67 por ciento en población infantil; en adolescentes entre el 13,08 por ciento y el 29,24 por ciento; en adultos entre 11,64 por ciento y 24,89 por ciento y en edad avanzada entre el 13,88 por ciento y el 26,55 por ciento.

Teniendo en cuenta los mismos criterios, según sexos, el aporte de los lácteos a la ingesta recomendada de agua es de entre el 13,01 por ciento y el 24,04 por ciento para las mujeres y entre el 12,07 por ciento y el 27,05 por ciento para los hombres. Por tanto, con los datos de este estudio, se puede concluir que el consumo de más de 2 raciones de lácteos al día puede llegar a aportar un 25 por ciento de las necesidades hídricas, remarcan los autores.

La composición variable en agua, lactosa, grasa, proteínas, vitaminas y minerales que tienen los productos lácteos hace que se adapten muy bien a todo tipo de dietas y a todo tipo de requerimientos nutricionales.

También cabe destacar las leches fermentadas y los productos lácteos fermentados (leche agria, yogures, quesos, kéfir, kumis, filmjölk, villi), que constituyen un vehículo importante de probióticos (microorganismos que ejercen efectos beneficiosos sobre la salud) que favorecen una microbiota intestinal más saludable y la digestión de los lácteos.

SE RECOMIENDAN DOS LITROS DE AGUA AL DÍA

En total, se recomienda ingerir al menos entre 2 y 2,5 litros de agua al día en población adulta, equivalentes a 6 y 10 vasos de agua al día, pero "la población española parece tener una ingesta deficitaria, pese a la importancia de una correcta hidratación para el mantenimiento de la salud", especifica la guía.

Conviene recordar que el estudio científico ANIBES sobre encuestas de alimentación y nutrición aunó por primera vez en España en una misma investigación la evaluación y datos antropométricos, la ingesta de macronutrientes y micronutrientes, así como el nivel de actividad física y datos socioeconómicos de la población. El estudio contempló una muestra representativa de la población residente en España e incorpora como novedad el uso de las nuevas tecnologías para la recogida, registro y análisis de los datos.

En suma, los expertos advierten en la Guía de que debe prestarse mayor atención a la hidratación en todas aquellas situaciones adversas en las que la pérdida de líquidos se vea aumentada, como puede ser durante la realización de deporte, un trabajo físico extenuante y altas temperaturas, y en algunas etapas de la vida o situaciones como la edad avanzada y las mujeres gestantes y lactantes.

LÁCTEOS SALUDABLES

Los expertos recuerdan que el consumo del número de raciones de lácteos recomendadas (una media de tres al día entre leche, yogur o queso), además de ayudar a cubrir las necesidades de ingesta de agua, garantizan el aporte de importantes nutrientes, fundamentalmente en periodos de mayor vulnerabilidad como la infancia y adolescencia, donde se debe alcanzar el máximo pico de masa ósea y la mujer gestante y lactante.

En el marco de una dieta variada, equilibrada, moderada, sostenible y sencilla, los lácteos son clave. Se trata de alimentos con una alta densidad de nutrientes que aporta minerales como el calcio y el fósforo, proteínas de alto valor biológico y vitaminas como la D que, además, facilita la absorción del calcio y puede constituir un buen vehículo para otros nutrientes tan importantes como los ácidos grasos omega-3.

Así, en el marco de una dieta variada y equilibrada, se recomienda un consumo de 2 a 4 raciones diarias de leche y derivados lácteos (como yogur o queso), dependiendo de la edad y situación fisiológica. En niños se recomiendan 3 raciones al día; en adolescentes, 4 y, en adultos, de 2 a 3 raciones al día. Para mujeres embarazadas y gestantes y personas de edad avanzada, la cantidad aconsejada es de entre 3 y 4 raciones al día.