El cambio climático puede estar aumentando el metilmercurio tóxico en peces de consumo

Publicado 08/08/2019 7:23:42CET
Consumo. Consumidores
Consumo. ConsumidoresPIXABAY - Archivo

   MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El calentamiento de los océanos debido al cambio climático está llevando a un aumento del metilmercurio neurotóxico nocivo en los peces de consumo común, como el bacalao, el atún rojo del Atlántico y el pez espada, según una investigación dirigida por la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de Harvard (SEAS) y la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan School (HSPH).

   Según el artículo que publican en la revista 'Nature', los investigadores desarrollaron un modelo integral, el primero en su tipo, que simula cómo los factores ambientales, incluido el aumento de la temperatura del mar y la sobrepesca, afectan los niveles de metilmercurio en los peces.

   Encontraron que, si bien la regulación de las emisiones de mercurio ha reducido con éxito los niveles de metilmercurio en los peces, las altas temperaturas están haciendo que esos niveles vuelvan a subir y desempeñarán un papel importante en los niveles de metilmercurio de la vida marina en el futuro.

   "Esta investigación es un avance importante en la comprensión de cómo y por qué los depredadores oceánicos, como el atún y el pez espada, están acumulando mercurio", apunta Elsie Sunderland, profesora de Química Ambiental Gordon McKay en SEAS y HSPH, y autora principal del artículo.

   "Poder predecir el futuro de los niveles de mercurio en los peces es el santo grial de la investigación sobre el mercurio --añade Amina Schartup, ex investigadora asociada de SEAS y HSPH y coautora del artículo--. Esa pregunta ha sido tan difícil de responder porque, hasta ahora, no teníamos una buena comprensión de por qué los niveles de metilmercurio eran tan altos en los peces grandes".

   Se sabe desde hace tiempo que el metilmercurio, un tipo de mercurio orgánico, se bioacumula en las redes alimentarias, lo que significa que los organismos en la parte superior de la cadena alimentaria tienen niveles más altos de metilmercurio que los de la parte inferior. Pero para comprender todos los factores que influyen en el proceso, debe comprender cómo viven los peces.

   Los investigadores recogieron y analizaron 30 años de datos del ecosistema del Golfo de Maine, incluido un análisis exhaustivo del contenido del estómago de dos depredadores marinos, el bacalao del Atlántico y el pez espinoso desde la década de 1970 hasta la década del 2000.

   Los investigadores encontraron que los niveles de metilmercurio en el bacalao eran de 6 a 20 por ciento más bajos en 1970 que en 2000. Sin embargo, el pez espinoso tenía niveles de 33 a 61 por ciento más altos en 1970 en comparación con 2000 a pesar de vivir en el mismo ecosistema y ocupar un lugar similar en la red alimentaria. ¿Qué explica estas diferencias?

   En la década de 1970, el Golfo de Maine estaba experimentando una pérdida dramática en la población de arenque debido a la sobrepesca. Tanto el bacalao como el pez espinoso comen arenque. Sin ella, cada uno recurrió a un sustituto diferente. El bacalao comió otros peces pequeños como sábalos y sardinas, que son bajos en metilmercurio. Sin embargo, el pez espinoso sustituyó el arenque por alimentos con mayor contenido de metilmercurio, como el calamar y otros cefalópodos.

   Cuando la población de arenque se recuperó en 2000, el bacalao volvió a una dieta alta en metilmercurio, mientras que el pez espinoso volvió a una dieta baja en metilmercurio.

   Hay otro factor que afecta lo que comen los peces: el tamaño de la boca. A diferencia de los humanos, los peces no pueden masticar, por lo que la mayoría de los peces solo pueden comer todo lo que les queda en la boca. Sin embargo, hay algunas excepciones. Por ejemplo, los cefalópodos atrapan presas con sus tentáculos y usan sus picos afilados para arrancar bocados.

   "Siempre ha habido un problema al modelar los niveles de metilmercurio en organismos como los cefalópodos y el pez espada porque no siguen los patrones de bioacumulación típicos en función de su tamaño --explica Sunderland--. Sus patrones de alimentación únicos hacen que pueden comer presas más grandes, lo que significa que están comiendo cosas que han bioacumulado más metilmercurio. Pudimos representarlo en nuestro modelo".

   Pero lo que comen los peces no es lo único que afecta sus niveles de metilmercurio. Cuando Schartup estaba desarrollando el modelo, tenía problemas para explicar los niveles de metilmercurio en el atún, que se encuentran entre los más altos de todos los peces marinos.

   Su lugar en la parte superior de la red alimentaria explica parte de esto, pero no explica completamente cómo de altos son sus niveles. Schartup resolvió ese misterio con la inspiración de una fuente poco probable: el nadador Michael Phelps.

   "Estaba viendo los Juegos Olímpicos y los comentaristas de televisión hablaban sobre cómo Michael Phelps consume 12.000 calorías al día durante la competición --recuerda Schartup--. Pensé, eso es seis veces más calorías de las que consumo. Si fuéramos peces, estaría expuesto a seis veces más metilmercurio que yo".

   Como resultado, los cazadores de alta velocidad y los peces migratorios usan mucha más energía que los carroñeros y otros peces, lo que requiere que consuman más calorías.

   "Estos peces de estilo Michael Phelps comen mucho más por su tamaño pero, como nadan mucho, no tienen un crecimiento compensatorio que diluya su carga corporal. Por lo tanto, puede modelar eso como una función", explica Schartup.

   Otro factor que entra en juego es la temperatura del agua. A medida que las aguas se calientan, los peces usan más energía para nadar, lo que requiere más calorías.

   El Golfo de Maine es uno de los cuerpos de agua de calentamiento más rápido del mundo. Los investigadores encontraron que entre 2012 y 2017, los niveles de metilmercurio en el atún rojo del Atlántico aumentaron un 3,5 por ciento por año a pesar de la disminución de las emisiones de mercurio.

   Según su modelo, los investigadores predicen que un aumento de 1 grado Celsius en la temperatura del agua de mar en relación con el año 2000 conduciría a un aumento del 32 por ciento en los niveles de metilmercurio en el bacalao y un aumento del 70 por ciento en el pez espinoso.

   El modelo permite a los investigadores simular diferentes escenarios a la vez. Por ejemplo, un aumento de 1 grado en la temperatura del agua de mar y una disminución del 20 por ciento en las emisiones de mercurio dan como resultado aumentos en los niveles de metilmercurio del 10 por ciento en el bacalao y del 20 por ciento en el pez espinoso.

   Un aumento de 1 grado en la temperatura del agua de mar y un colapso en la población de arenque resultan en una disminución del 10 por ciento en los niveles de metilmercurio en el bacalao y un aumento del 70 por ciento en el pez espinoso.

   Una disminución del 20 por ciento en las emisiones, sin cambios en las temperaturas del agua de mar, disminuye los niveles de metilmercurio tanto en el bacalao como en el espino en un 20 por ciento. "Este modelo nos permite ver todos estos parámetros diferentes al mismo tiempo, tal como sucede en el mundo real", dice Schartup.

   "Hemos demostrado que los beneficios de reducir las emisiones de mercurio se mantienen, independientemente de lo que esté sucediendo en el ecosistema. Pero si queremos continuar la tendencia de reducir la exposición al metilmercurio en el futuro, necesitamos un enfoque doble --dice Sunderland--. El cambio climático va a aumentar la exposición humana al metilmercurio a través de los mariscos, por lo que para proteger los ecosistemas ynuestra salud, necesitamos regular tanto las emisiones de mercurio como los gases de efecto invernadero".

Contador