Alertan del alto contenido de azúcar en yogures

Yogurt en una mesa
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / XANYA69 - Archivo
Actualizado 19/09/2018 14:30:06 CET

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El yogur puede ser una fuente "no reconocida" de azúcar en la dieta, especialmente para los niños pequeños, que comen muchos de estos productos, destacan los investigadores de un nuevo estudio. La evidencia sugiere que el yogur y otros productos lácteos fermentados ayudan a la salud digestiva y general, ya que es una buena fuente de bacterias "amigables", que también contiene proteínas, calcio, yodo y vitamina B.

Las pautas dietéticas del Reino Unido y Estados Unidos recomiendan productos lácteos bajos en grasa y bajos en azúcar, y los investigadores querían evaluar hasta qué punto los productos de yogur, especialmente los comercializados para niños, cumplen con estas pautas. Los niños hasta la edad de 3 años en Reino Unido comen más yogurt que cualquier otro grupo de edad.

Por lo tanto, evaluaron el contenido de nutrientes de casi 900 yogures y productos de yogur, que estuvieron disponibles en cinco grandes cadenas de supermercados en línea de Reino Unido en octubre y noviembre de 2016. Hay que tener en cuenta que el estudio se realizó hace dos años y que, desde entonces, se están poniendo en marcha herramientas para reducir el azúcar en los alimentos de consumo; y, por otro lado, que estos datos pueden no ajustarse a la realidad de España donde en los últimos años la industria se ha comprometido a reducir el consumo de azúcares añadidos.

Entre ellos, estas cadenas representan el 75 por ciento de la cuota de mercado. Todos los productos se agruparon en ocho categorías: para niños, incluyendo queso fresco; alternativas lácteas, como la soja; postres; bebidas; de sabores; fruta; natural/griego; y orgánico. Se clasificaron como bajo en grasa y bajo en azúcar de acuerdo con las regulaciones de la Unión Europea, actualmente utilizadas para el sistema de etiquetado del semáforo de alimentos que se usa en Reino Unido: 3 g de grasa/100 g o menos o 1,5 g o menos para bebidas; y un máximo de 5 g de azúcares totales/100 g.

SALVO LOS GRIEGOS, LOS YOGURES CONTIENEN MUCHO AZÚCAR

El contenido de azúcar varió enormemente tanto dentro como a través de las categorías, según el análisis. Pero, con la excepción de los yogures naturales/griegos, el contenido promedio de azúcar de los productos en todas las categorías estaba muy por encima del umbral bajo de azúcar.

Menos de uno de cada 10 (9 por ciento) fue calificado como bajo en azúcar, pero casi ninguno de ellos estaba en la categoría de niños. Esto es "preocupante", dado el aumento en la obesidad infantil y la prevalencia de la caries dental entre los niños pequeños, dicen los investigadores.

Como era de esperar, los postres contenían la mayor cantidad de azúcar, a un promedio de 16,4 g/100 g, una cantidad que representa más del 45 por ciento de la ingesta de energía, seguidos por productos en las categorías de infantil, aromatizados, frutales y orgánicos. En estas categorías, el promedio total de azúcares varió de 10,8 g/100 g en productos infantiles a 13,1 g/100 g en productos orgánicos. Esto se compara con un promedio de 5 g/100 g para yogures naturales/griegos.

En general, el contenido promedio de grasa estaba por debajo o justo por encima del umbral bajo en grasa. Los postres tuvieron el mayor contenido de grasa y el rango más amplio, con un promedio de 5,2 g/100 g. No obstante, se trata de un estudio observacional, y como tal, no puede establecer una causa, y además abarca solo productos vendidos en cinco cadenas de supermercados.

Pero los investigadores escriben: "Aunque el yogur puede ser menos preocupante que los refrescos y los zumos de frutas, las fuentes principales de azúcares libres en las dietas de niños y adultos, lo que es preocupante es que el yogur, percibido como un 'alimento saludable' puede ser una fuente no reconocida de azúcares libres/agregados en la dieta".

Esto es particularmente cierto en el caso de los yogures orgánicos analizados, dicen. "Aunque la etiqueta orgánica se refiere a la producción, el bien documentado 'efecto halo de salud' significa que los consumidores más a menudo subestiman el contenido calórico y perciben los contenidos nutricionales de los productos orgánicos, incluidos los yogures, de manera más favorable". Y concluyen: "No todos los yogures son tan saludables como quizás los consumidores los perciban, y está justificada la reformulación para la reducción de azúcares libres".

Contador