Publicado 19/05/2016 06:11CET

Alergias alimentarias: ¿es beneficiosa la introducción temprana de alimentos?

Niña tomando leche
GETTY

   MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

   La prevalencia estimada de las alergias alimentarias es del 1 al 3 por ciento en los adultos, y del 4 al 6 por ciento en los niños. Actualmente, se han identificado más de 70 alimentos causantes de alergias alimentaria, y, para los afectados, la única forma de evitar las alergias alimentarias es no consumir los alimentos que las causan.

    Los alimentos implicados con mayor frecuencia y que causan las reacciones más graves son los cereales que contienen gluten, los crustáceos, huevos, pescados, soja, leche, cacahuete y otros frutos secos. Incluso en pequeñas cantidades, los alimentos implicados pueden causar reacciones graves, e incluso mortales, a las personas susceptibles. Afortunadamente, en la mayoría de los casos no se produce la muerte, sino una serie de síntomas que pueden afectar a la piel, tubo digestivo, aparato respiratorio, ojos y sistema nervioso central.

   Una nueva investigación, presentada en la Conferencia Internacional de 2016 de la Sociedad Torácica Americana, podría tener la clave para evitar el desarrollo de la alergia a algunos alimentos. En el estudio se observó que los niños que llevaban una dieta que incluía productos de leche de vaca, huevo y cacahuetes antes de un año de edad eran menos propensos a desarrollar la sensibilización a estos alimentos. Así, se saca en conclusión que la introducción temprana de huevos parecía ser especialmente beneficiosa, ya que disminuye el riesgo de sensibilización a cualquiera de los tres alimentos probados.

   El 'Canadian Healthy Infant Longitudinal Development (CHILD) Study', dirigido por Malcolm Sears, profesor en el Departamento de Medicina de la Universidad McMaster, en Canadá, determinó los efectos del momento de la introducción de productos de la leche de vaca, el huevo y el cacahuete en la sensibilización de alimentos al año de edad en una cohorte basada en la población en general La mayoría de los estudios anteriores se centraron en un tipo determinado de alimento y evaluaron los resultados en grupos de alto riesgo o la infancia tardía.

   El estudio incluyó datos de 1.421 niños. La mayoría de los padres en el estudio introdujeron productos de leche de vaca, incluyendo leche de fórmula a base de leche de vaca, a sus hijos antes del año de edad: el 48 por ciento a los 0-6 meses; el 48 por ciento entre los 7 y los 12 meses y el 4 por ciento, a los 12 meses. Sin embargo, la mayoría de los padres retrasaron la introducción de los huevos a sus hijos: el 6 por ciento entre los cero y los seis meses de edad; el 76 por ciento de los 7 a los 12 meses y el 19 por ciento a los 12 meses.

   "Las implicaciones clínicas de nuestros hallazgos son que la introducción temprana de alimentos alergénicos (huevo, productos de leche de vaca y el cacahuete) antes de un año de edad se debe estimular y es mejor que evitar los alimentos para reducir el riesgo de sensibilización a alimentos", resalta el investigador principal, Maxwell Tran, estudiante de investigación en la Universidad de McMaster en Hamilton, Ontario, Canadá. "La sensibilización no es lo mismo que la alergia, pero es un paso importante en el camino", añade.

   Los resultados del estudio CHILD refuerzan un cambio desde la idea de retrasar la introducción de alimentos a la introducción temprana de los alimentos para prevenir las alergias. "Muchas guías de todo el mundo están reflejando este cambio, con la recomendación de introducir los alimentos antes de los seis meses de edad", apunta Tran.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

   Los síntomas de las alergias alimentarias van desde un ligero malestar hasta reacciones graves, potencialmente mortales, que necesitan intervención médica inmediata.

   Los síntomas pueden ser de carácter cutáneo (prurito, eritema o edema), gastrointestinal (dolor, nauseas, vómitos, diarrea o quemazón y edema de la cavidad oral), respiratorios (asma o prurito y edema de la cavidad nasal y la garganta), ocular (prurito y edema) o cardiovascular (dolor torácico, arritmias cardiacas o hipotensión, que puede llegar a causar pérdida de conciencia).

Las reacciones alérgicas suelen producirse entre pocos minutos y una hora después de la ingestión del alimento causal. Los síntomas que se manifiestan y su gravedad dependen de la cantidad de alérgeno ingerida y de la sensibilidad del paciente, y pueden durar días o semanas.