Actualizado 21/01/2022 08:39

Alergia a los cacahuetes, ¿cuándo comenzar la inmunoterapia?

Archivo - Cacahuete, maní.
Archivo - Cacahuete, maní. - URBAZON/ISTOCK - Archivo

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los niños pequeños tratados con inmunoterapia con cacahuetes en un ensayo controlado aleatorio lograron la desensibilización tras dos años y medio de tratamiento, y uno de cada cinco seguía en remisión 26 semanas después de terminar el tratamiento, según publican los investigadores en la revista 'The Lancet'.

La remisión fue más frecuente cuanto más joven era el niño al iniciar la terapia: el 71% de los de un año, el 35% de los de dos años y el 19% de los de tres años lograron la remisión.

La alergia a los cacahuetes afecta al 2% de los niños en los países occidentales y la mayoría sigue siendo alérgica a lo largo de su vida. El tratamiento estándar actual es evitar comerlos y tener acceso a epinefrina autoinyectable, pero el riesgo de anafilaxia inducida por cacahuetes por exposiciones accidentales persiste, lo que pone de relieve la necesidad de terapias seguras y eficaces. La inmunoterapia implica la exposición repetida a lo largo del tiempo a dosis gradualmente crecientes del alérgeno, para reducir las reacciones alérgicas.

Estudios anteriores en niños en edad escolar y adultos jóvenes han demostrado que la inmunoterapia oral con cacahuetes puede lograr la desensibilización (un aumento del umbral de reacción alérgica mientras se sigue el tratamiento) en la mayoría de los participantes, pero el éxito en lograr la remisión (ausencia de reactividad tras interrumpir el tratamiento durante un periodo prolongado) ha sido limitado.

Por lo tanto, la observación de que uno de cada cinco niños logró la remisión es el resultado más novedoso de este estudio, y proporciona una mejor indicación de un efecto duradero del tratamiento que la desensibilización.

La doctora Stacie Jones, de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas y del Hospital Infantil de Arkansas (Estados Unidos) afirma que, "como terapia en desarrollo, los investigadores buscan formas de mejorar y prolongar los efectos de la inmunoterapia oral con cacahuetes. Se ha sugerido que intervenir en los primeros años de vida, cuando el sistema inmunitario aún se está desarrollando, puede resultar más eficaz que hacerlo más tarde".

Según destaca, "al ser el primer estudio a gran escala en un grupo de edad preescolar en el que se prueban las intervenciones tempranas, descubrimos que el tratamiento indujo la desensibilización en la mayoría de los niños alérgicos al cacahuete y alrededor de uno de cada cinco logró la remisión. También observamos a uno de cada cinco niños cuya tolerancia al cacahuete no alcanzaba nuestro umbral de remisión, pero que seguía aumentando significativamente tras el tratamiento", añade.

"Curiosamente, también observamos que los niños que lograron la remisión eran más propensos a estar en el extremo más joven del grupo de edad, con los mejores resultados en los niños de un año de edad, lo que sugiere que las intervenciones muy tempranas pueden proporcionar la mejor oportunidad para lograr la remisión --añade--. Sin embargo, en nuestro estudio sólo había un pequeño número de niños de un año de edad, por lo que se necesitan más estudios para investigar este hallazgo".

El estudio reclutó a 146 niños de uno a tres años de edad, cuya dosis media tolerada de proteína de cacahuete era de 25 mg al inicio del estudio, evaluada mediante una prueba ciega de alimentos, en cinco centros médicos de Estados Unidos.

Noventa y seis niños fueron asignados aleatoriamente a un tratamiento de inmunoterapia oral con cacahuetes y 50 a un grupo de placebo. El tratamiento duró dos años y medio (134 semanas). Los niños recibieron una dosis diaria de proteína de cacahuete en polvo que se incrementó gradualmente de 0,1 mg a 2.000 mg (equivalente a unos seis cacahuetes), mientras que el grupo placebo recibió el mismo régimen de tratamiento pero con un sustituto de harina de avena.

Al final del tratamiento, se comprobó la desensibilización mediante un desafío alimentario ciego supervisado para ver si los niños podían consumir con seguridad 5.000 mg de proteína de cacahuete en polvo, equivalente a unos 16 cacahuetes, sin experimentar síntomas significativos.

Para comprobar la remisión, se repitió la prueba alimentaria 26 semanas después de finalizar el tratamiento. Se pidió a los niños que evitaran el consumo de cacahuetes entre las dos pruebas alimentarias. A lo largo del ensayo, se registraron las reacciones adversas y se realizaron pruebas clínicas para medir los biomarcadores inmunológicos que se sabe que se corresponden con la alergia a los cacahuetes.

El 71% (68/96) de los niños tratados con inmunoterapia oral con cacahuetes logró la desensibilización, en comparación con el 2% (1/50) del grupo de placebo. El 21% (20/96) de los niños tratados con inmunoterapia oral con cacahuetes logró la remisión, en comparación con el 2% (1/50) del grupo de placebo.

Otros 20 niños que no alcanzaron el umbral de remisión todavía podían tolerar entre 1755 y 3.755 mg (aproximadamente entre 6 y 12 cacahuetes) 26 semanas después del final del tratamiento. Por lo tanto, un total del 57% (40/70) de los niños que completaron el tratamiento podían consumir con seguridad 1.755-3.755 mg de cacahuetes, en comparación con el 4% (1/23) del grupo de placebo.

La mayoría de los participantes experimentaron al menos una reacción a la dosis, que fue predominantemente de leve a moderada y más frecuente en los participantes de la inmunoterapia oral con cacahuetes (98% de inmunoterapia oral con cacahuetes frente al 80% de placebo).

Las reacciones más frecuentes fueron las relacionadas con la piel, como urticaria, erupciones cutáneas y enrojecimiento de la piel (88% del grupo de inmunoterapia oral con cacahuetes frente al 58% de placebo); las gastrointestinales, como dolor de estómago y picor en la boca (78% del grupo de inmunoterapia oral con cacahuetes frente al 54% de placebo); y las respiratorias, como rinitis, tos y sibilancias (75% del grupo de inmunoterapia oral con cacahuetes frente al 44% de placebo

El doctor Wesley Burks, de la Universidad de Carolina del Norte, explica que "la naturaleza grave e imprevisible de las reacciones alérgicas a los alimentos puede ser preocupante para los niños afectados y sus padres. Aparte de la evitación y la medicación para tratar las reacciones alérgicas o la anafilaxia, no hay opciones de tratamiento, lo que supone una carga considerable para los niños alérgicos y sus cuidadores para evitar la exposición accidental. En los casos graves, esto puede restringir las libertades de los niños alérgicos al cacahuete, sobre todo a la hora de ir a la guardería o al colegio y a los espacios públicos, donde el acceso a una dieta segura está en peligro para los niños pequeños".

Por ello, destaca que "explorar opciones terapéuticas seguras y eficaces para los niños con alergia al cacahuete es crucial para mejorar la calidad de vida de este grupo de pacientes, sobre todo porque la mayoría de los niños siguen siendo alérgicos durante toda su vida".

Los autores señalan que no se pueden hacer comparaciones directas entre este estudio y otros estudios que analizan la inmunoterapia oral con cacahuetes en niños de mayor edad porque la duración del tratamiento varía, al igual que los umbrales utilizados para medir la desensibilización y la remisión.

Sin embargo, señalan que un estudio anterior ha sugerido que aproximadamente el 20% de los niños alérgicos al cacahuete pueden desarrollar tolerancia sin tratamiento, pero ese estudio incluyó a niños que eran menos sensibles al cacahuete en comparación con este ensayo.