Publicado 08/06/2022 07:49

El COVID-19 aumenta el riesgo de complicaciones y muerte de las embarazadas en el África subsahariana

Archivo - Mujeres embarazadas
Archivo - Mujeres embarazadas - ISGLOBAL Y DEL CISM - Archivo

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las embarazadas hospitalizadas con COVID-19 en el África subsahariana mueren a una tasa mucho mayor que las personas embarazadas sin COVID-19 y las no embarazadas con COVID-19, según un nuevo estudio multicéntrico que abarca seis países africanos publicada en la revista 'Clinical Infectious Diseases'.

Los efectos del COVID-19 en el embarazo se han estudiado con detalle en países de renta alta, pero faltan estudios de tamaño y alcance similares en países de renta baja y media y en entornos no occidentales. Los nuevos hallazgos confirman que las embarazadas corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones y de morir a causa de la COVID-19 y, por lo tanto, deberían tener prioridad junto con otras personas de alto riesgo para la vacunación contra la COVID-19 en el África subsahariana.

"Nuestros hallazgos indican que las mujeres embarazadas hospitalizadas con COVID-19 en el África subsahariana tienen un riesgo de dos a cinco veces mayor de necesitar cuidados intensivos y morir que las mujeres embarazadas hospitalizadas no infectadas --explica el autor principal, Jean B. Nachega, profesor asociado de enfermedades infecciosas y microbiología y epidemiología en Pitt Public Health, de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos)--. Debemos priorizar urgentemente a las mujeres embarazadas entre las poblaciones de riesgo en los programas de la vacuna COVID-19 en África".

El amplio estudio analizó los resultados de más de 1.300 pacientes femeninas en edad fértil que fueron hospitalizadas entre marzo de 2020 y marzo de 2021 en uno de los seis países: la República Democrática del Congo, Ghana, Kenia, Nigeria, Sudáfrica y Uganda. En concreto, este estudio analizó tres categorías: mujeres embarazadas con COVID-19, mujeres no embarazadas con COVID-19 y mujeres embarazadas sin COVID-19.

Los investigadores descubrieron que las tasas de ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y de uso de oxígeno suplementario eran al menos dos veces mayores y el número de muertes se quintuplicaba en las mujeres embarazadas con SARS-CoV-2.

El África subsahariana también tiene tasas más altas de tuberculosis (TB) y VIH que los Estados Unidos, y los estudios publicados sobre el COVID-19 entre personas con estas infecciones crónicas han tenido resultados contradictorios, por lo que el equipo también investigó el impacto de estas infecciones en su población de estudio. Entre los participantes, tanto las mujeres embarazadas como las no embarazadas con VIH o con antecedentes de tuberculosis presentaban un riesgo dos veces mayor de ingreso en la UCI.

"La carga de infecciones de tuberculosis y VIH en África aumenta el riesgo de COVID-19 grave durante el embarazo --resalta el coautor John W. Mellors, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de Pitt--. Esto subraya aún más la importancia de la vacunación contra el COVID-19 como parte de la atención prenatal".

Nachega, que divide su tiempo entre la Salud Pública de Pitt y un puesto de profesor en la Universidad de Stellenbosch, en Sudáfrica, señal los recientes avances en el aumento del suministro de la vacuna contra la COVID-19 en África, pero subrayó que las dudas sobre la vacuna contra la COVID-19 y la desinformación sobre las orientaciones de salud pública son un problema mundial, y África no es una excepción.

En un editorial publicado junto con el estudio, Nachega y sus compañeros de investigación hicieron hincapié en que dirigir la vacunación contra la COVID-19 a esta población es fundamental para mejorar los resultados de la madre y el bebé.

"Las dudas sobre la vacuna COVID-19 y la escasa aceptación de la misma durante el embarazo incluyen la desinformación y la desinformación promovidas en las redes sociales y otras plataformas, que engañan al público sobre los efectos secundarios, como la infertilidad y el posible daño fetal --subraya Nachega--. Junto con la dedicación de recursos a la promoción de la vacunación, también debemos trabajar para detener la difusión de la desinformación".

Contador