Publicado 04/03/2022 08:35

¡Atención! Es recomendable que las mujeres sexualmente activas se vacunen del VPH. Aquí el porqué

Archivo - Vacunación, mujer
Archivo - Vacunación, mujer - INSTA_PHOTOS/ ISTOCK - Archivo

    MADRID, 4 Mar. (EDIZIONES) -

   El factor de riesgo más importante del cáncer de cuello uterino es la infección por el virus del papiloma humano (VPH). Las vacunas nos están demostrando en esta pandemia que son muy útiles, ¿por qué no disminuir los factores de riesgo de una enfermedad si está en nuestra mano?¿Por qué no vacunarse entonces, si se es mujer, de la vacuna del VPH? Básicamente, por desconocimiento.

Hoy Día Internacional de Concienciación sobre el Virus del Papiloma Humano, vamos a tratar de que los sepas todo sobre este virus y lo fácil que es prevenirlo. Lo primero que tienes que saber es que los VPH son un grupo de virus muy comunes en todo el mundo, hay más de 100 tipos, y al menos 14 son oncógenos. Se transmiten principalmente por contacto sexual, según indica la OMS, y la mayor parte de las personas se infectan poco después de iniciar su vida sexual.

   En concreto, esta institución internacional cita que el 70% de los casos de cáncer del cuello uterino o cérvix y de las lesiones precancerosas del cuello uterino están causadas por infecciones de transmisión sexual originadas por determinados tipos de VPH (16 y 18). Pero además la OMS indica que esta infección se asocia con los cánceres de ano, vulva, vagina, pene y orofaringe.

   En concreto, el cáncer del cuello uterino es el cuarto tipo de cáncer más frecuente en las mujeres de todo el mundo, según la OMS, y en el caso concreto de España, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) precisa que el cáncer de cérvix es la 11 neoplasia más frecuente en mujeres.

   La vacunación forma parte de la profilaxis primaria frente a esta neoplasia, es decir, es una de las medidas aplicadas en las personas sanas con intención de evitar la enfermedad, según valora la sociedad científica, ya que es capaz de evitar la infección persistente y el desarrollo de las lesiones preneoplásicas antes comentadas. "Se considera la mejor estrategia", zanja la SEOM.

   En concreto, apunta que estas vacunas están realizadas a partir de la cubierta o cápsula del virus, no pueden dar lugar a una infección ni tampoco a cáncer, pero sí son capaces de producir anticuerpos protectores exclusivamente contra los subtipos de VPH incluidos en la vacuna. "Tienen un buen perfil de seguridad y habitualmente son bien toleradas. Las reacciones adversas descritas con mayor frecuencia son leves en el lugar de la inyección (dolor, eritema e inflamación), cefalea y en menor proporción fiebre, remarca la sociedad científica", añade.

   En Infosalus entrevistamos a una de las mayores expertas en la materia en nuestro país, a la doctora Raquel Oliva Sánchez, miembro de la Sociedad Española de Ginegología y Obstetricia (SEGO), profesora de la Universidad de Murcia, y especialista de la unidad de Oncología ginecológica del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia).

   Recuerda que en España desde 1994 se recomienda esta vacunación en todas las chicas adolescentes que vivan en España, preferentemente a los 12 años, para conseguir la protección frente a este virus relacionado con tantos cánceres, entre ellos el de cáncer de cuello uterino.

   "Ahora hay que intentar incluir la vacuna del VPH para los niños, no solo para las niñas. Alemania y Gran Bretaña la han incluido", asevera. Según recuerda, no hay ningún informe desfavorable en toda Europa sobre incluir la vacunación de niños, cuando también la infección del VPH puede ser precursora de cáncer en los hombres.

   Sí precisa que un documento del Ministerio de Sanidad de hace un par de años recomendaba la vacunación del VPH a las comunidades autónomas en hombres que mantienen sexo con hombres hasta los 26 años, en inmunocomprometidos hasta los 26 también, y en mujeres que han sido conizadas (mujeres que se han infectado por el virus de forma persistente, y han desarrollado una lesión de bajo grado, que no ha cedido, por lo que se les ha podido extirpar parte del cuello uterino).

EN QUÉ CASOS UNA MUJER DEBE VACUNARSE DEL VPH

   Así, la primera indicación de vacunación del VPH, según detalla la experta, es en mujeres conizadas, en quienes se ha demostrado que la vacuna disminuye la posibilidad de que vuelvan a aparecer lesiones precursoras de cáncer. "Todas las comunidades autónomas la tienen incluida dentro del calendario vacunal financiado en estos casos", agrega la doctora Oliva.

   Pero destaca esta ginecóloga que la vacuna del VPH ha demostrado en todos los ensayos clínicos beneficio a todas las edades: "Es cierto que cuando se inicia la vacunación de forma más temprana el cuerpo responde mejor, y produce más anticuerpos. Pero en ensayos clínicos se ha comprobado que son efectivas hasta los 45 años, y por eso la EMA indica la vacunación para VPH hasta los 45 años".

   Es más, advierte esta experta de que la FDA norteamericana considera el empleo de esta inyección a cualquier edad porque "asumen que siempre aporta beneficio a las mujeres a cualquier edad".

   Como se está viendo con esta pandemia, además, la miembro de la SEGO resalta que la vacunación no solo es beneficiosa para uno mismo sino también para la sociedad en general, recordando, eso sí, que la vacuna "no es terapéutica", sino que previene de una infección siguiente, en caso de ya haber padecido una previamente.

SÍ ES CONVENIENTE EN MUJERES SEXUALMENTE ACTIVAS

   Es más, sostiene que es errónea la idea de que las mujeres que han mantenido relaciones no se pueden poner la vacuna. Recuerda que la vacuna no es curativa, y que si te has infectado previamente te protege de la reinfección, con una respuesta de anticuerpos de gracias a la vacuna "altísima". "Los ensayos clínicos han demostrado que solo el 50% de las mujeres que habían pasado la infección natural desarrollaban anticuerpos más bajos, no protectores", señala.

   Por eso, insiste en que las mujeres sexualmente activas también pueden obtener beneficios de la vacuna ya que, según se ha demostrado en los ensayos clínicos, en las cohortes de no vacunadas el riesgo de adquisición de la enfermedad es del 17%. "Es decir, que a lo largo de nuestra vida las mujeres no vacunadas tenemos un riesgo de adquirirlo de un 17%. A todas las mujeres si les convendría vacunarse sí porque a cualquier edad produces anticuerpos contra la infección de VPH, aunque más cuanto más joven eres", remarca.

   De hecho, la doctora Oliva recuerda que la infección por VPH es "extremadamente frecuente" y se estima que el 80% de las mujeres sexualmente activas han tenido una infección por el VPH, si bien esta ha sido posiblemente transitoria en casi todas, llegando a persistir solo en menos de un 10% de mujeres. "Por tanto, cuando se habla a una chica de riesgo de desarrollar cáncer, lo que incrementa el riesgo de desarrollar cáncer no es infectarte sino que la infección persista en el cuerpo", aclara la experta.

VACUNAS EN EL MERCADO

   Según recuerda la Asociación Española de Pediatría, en la actualidad hay tres vacunas en el mercado: Gardasil, Cervarix y Gardasil 9; todas ellas protegen contra los dos tipos de papilomavirus que con mayor frecuencia (70-80%) son causantes del cáncer, pero Gardasil 9 amplía esta protección al incluir nuevos tipos virales, llegando, al menos, a un 90% de cobertura, según subraya.

   "Las personas vacunadas desarrollan defensas que evitan la infección por estos virus en caso de contacto, aunque hay que tener presente que no todos los virus implicados en los tumores provocados por este virus están contenidos en las vacunas disponibles hoy en día", agrega. La pauta completa consta de 2 o 3 dosis, según la edad de inicio, y se finaliza en 6 meses.

   En este sentido, la doctora Oliva Sánchez recuerda igualmente la importancia de realizarse pruebas de cribado frente al cáncer de cuello uterino a través de las revisiones ginecológicas, como otra herramienta más para prevenir esta neoplasia.

   Además, resalta que especialmente entre las mujeres infectadas por VPH, para evitar que persista el virus en el cuello del útero y en otros tejidos, se aconseja eliminar el hábito tabáquico, y acudir a las revisiones en caso de contar con lesiones precancerosas, para prevenir el que estas se conviertan en cáncer.

Más información