Las pruebas neuropsicológicas predicen mejor el deterioro cognitivo que las quejas subjetivas de pérdida de memoria

Las pruebas neuropsicológicas predicen mejor el deterioro cognitivo que las quejas subjetivas de pérdida de memoria
Las pruebas neuropsicológicas predicen mejor el deterioro cognitivo que las quejas subjetivas de pérdida de memoria - CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Publicado: lunes, 24 junio 2024 12:40

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las pruebas neuropsicológicas predicen mejor el deterioro cognitivo que las quejas subjetivas de pérdida de memoria, que no siempre son señales de alerta de un déficit cognitivo grave, asegura un estudio realizado por el Departamento de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN) publicado en la revista Alzheimer’s & Dementia.

Los olvidos momentáneos, las dificultades de expresión para dar con la palabra deseada durante una conversación y los despistes de memoria son motivos frecuentes en las consultas de Neurología, dada la inquietud y la preocupación que un posible deterioro cognitivo genera en las personas. Sin embargo, el estudio liderado por el especialista de la CUN Adolfo Jiménez concluye que los pacientes con esos síntomas autopercibidos podrían tener solo un mínimo aumento del riesgo de deterioro cognitivo en comparación con la población general.

La investigación destaca que muchos pacientes con quejas de pérdida de memoria subjetivas describen fallos en la capacidad mental para registrar, conservar y evocar las experiencias durante sus actividades diarias, pero las pruebas neuropsicológicas no muestran esos déficits. En línea con estudios científicos previos, los investigadores consideran que estas quejas son una posible entidad intermedia entre las personas sanas y los pacientes con deterioro cognitivo leve.

"El riesgo de déficit cognitivo no tiene tanto que ver con la queja, que a veces se asocia más al estado de ánimo relacionado a una preocupación, sino con los resultados de las pruebas cognitivas que realizan los especialistas", ha indicado Jiménez. El análisis de la función cognitiva objetiva se realiza a través de pruebas neuropsicológicas como entrevistas, cuestionarios y test de coeficiente intelectual.

El neurólogo ha destacado que las conclusiones de esta investigación ayudan a mejorar el conocimiento del Alzheimer y sus implicaciones en la población porque "nos están indicando que hay personas con bajo rendimiento en la prueba que, aunque no noten el deterioro cognitivo en su vida ordinaria, acaban teniendo una evolución más desfavorable", y eso justificaría un seguimiento médico más estricto.

En la actualidad, el uso masivo de las pruebas neuropsicológicas en la población general no está justificado, pero esta situación podría cambiar "cuando dispongamos de métodos de diagnóstico precisos y accesibles, así como de tratamientos capaces de modificar la evolución de las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer", según ha explicado el especialista.

Este estudio se ha realizado entre personas de más de 50 años con función cognitiva normal al inicio de la investigación y en base a dos conjuntos de datos: uno formado por 630 personas, procedente de la Clínica Universidad de Navarra, y otro de la Iniciativa de Neuroimagen de la Enfermedad de Alzheimer, con 734 personas. Todos los participantes fueron evaluados por neurólogos especializados en trastornos cognitivos, incluyendo una revisión médica y de la historia clínica, una entrevista con un familiar o amigo y un examen general y neurológico. A su vez, se les realizaron pruebas de laboratorio, resonancia magnética cerebral y evaluación neuropsicológica que incluyó, entre otras, pruebas de salud mental, memoria y fluidez categórica y fonológica.

En esta investigación también han participado los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra María Cruz Rodríguez, Rafael Villino, Mario Riverol y Mirla Ríos, además de las neuropsicólogas Teresa Rognoni, Genoveva Montoya-Murillo y Carlota Arrondo, y la residente Carolina Zapata, que formó parte del equipo durante el curso 2023-2024.

Los investigadores recuerdan que para la prevención o ralentización del progreso de esta enfermedad se recomienda hacer ejercicio, llevar una dieta mediterránea, permanecer mentalmente activos, controlar de forma estricta los factores de riesgo vascular y evitar el consumo de tabaco u otras sustancias tóxicas.

Contador