Cómo prevenir el delirium en ancianos, uno de los trastornos cognitivos más importantes

Publicado 19/03/2019 8:32:35CET
GETTY IMAGES / SINAN DONMEZ

   MADRID, 19 Mar. (EDIZIONES) -

   El síndrome confusional agudo (SCA) o delirium es uno de los trastornos cognitivos más importantes en el anciano, tanto por su prevalencia como por su pronóstico. Por ello, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) remarca que la prevención es fundamental, ya que se ha demostrado que quien lo desarrolla tiene un mayor índice de mortalidad futura, así como de deterioro cognitivo.

   En opinión de esta institución, es necesario un diagnóstico correcto y precoz por parte del médico, y, lo que es más, serían necesarias medidas de prevención en forma de protocolos dirigidos no sólo al personal médico, sino también a los enfermeros, auxiliares, o cuidadores, según cita.

   En este sentido, el doctor Francisco José García, jefe del servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo, explica en una entrevista con Infosalus que el delirio es una disfunción que se produce en el cerebro, y que está relacionada con alguna patología del mismo, o bien está inducida por un proceso externo a él.

   Según documenta, el delirio suele ser frecuente en ancianos frente a situaciones de estrés, como puede ser una intervención quirúrgica, o ante los procesos inflamatorios (por ejemplo una sepsis, una neumonía o una infección del tracto urinario), o también puede estar relacionado con la toxicidad de determinados fármacos, o con trastornos metabólicos; aunque dice que hay un sinfín de desencadenantes de este síndrome.

   Destaca que la capacidad de desarrollar el SCA está relacionada con el estado del cerebro y, por ejemplo, una persona con enfermedad de Alzheimer con una simple infección de orina podrá presentar con facilidad un cuadro de delirio; sin embargo, se requiere de una patología mayor si el cerebro se encuentra preservado. "No se conocen muy bien las alteraciones fisiopatológicas que hay en el delirium porque éste, de alguna manera, es un cajón de sastre, y puede originarse a partir de múltiples factores, y eso dificulta su investigación", aprecia el experto.

   Lo que sí está claro, según afirma el geriatra, es que en una buena parte de los delirium, las proteínas de la inflamación producen una activación de la 'microglia', las células que rodean a las neuronas y soportan de alguna manera su funcionamiento. "Al haber una inflamación de ésta, las conexiones neuronales pierden funcionalidad alterando la trasmisión de la información en las redes neuronales y el cerebro no funcionan bien. Aparecen, entonces, los signos externos de disfunción cerebral que podemos ver en el el SCA", precisa.

   Otros casos de delirium se deben a un desequilibrio entre neurotransmisores químicos del cerebro, encargados de la transmisión de la señal de una neurona a otra. Por ejemplo ante un déficit de 'acetilcolina', muy relacionado con la memoria, o con la 'serotonina' asociada al mantenimiento del ritmo de sueño-vigilia y la atención, o por presentar niveles elevados de 'dopamina' en el cerebro, relacionada con la atención y con el pensamiento.

   CAsRACTERÍSTICAS DEL DELIRIO EN ANCIANOS

   Entre sus características, el jefe de servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo subraya que una de las más importantes es la pérdida de la atención sostenida, aunque reconoce que también se produce una alteración de la consciencia, que puede variar en que el anciano esté muy alerta a todo lo que le rodea, o por el contrario permanezca en un estado de somnolencia.

   A su vez, remarca que como el cerebro no funciona bien, en el SCA todos los procesos cognitivos se ven afectados, como es el caso de la memoria, de la capacidad de expresarse bien, pero sobre todo en la capacidad de estar orientado. "Otra de las características del delirio es que el proceso de razonamiento lógico está interferido porque la persona pierde el hilo conductor del proceso de razonamiento lógico", subraya, a la vez que sostiene que la consecuencia más "llamativa" del delirium es la agitación, así como la aparición del delirio alucinatorio.

TIPOS DE DELIRIO EN ANCIANOS

   En concreto, cita que hay 3 tipos de SCA:

   1.- El hiperactivo, el que más asusta, porque se acompaña de agitación, de alucinaciones y de un trastorno conductual; que tiene lugar en un 25% de casos.

   2.- El hipoactivo, en el que tiene lugar una tendencia al sueño. Los que lo padecen están más tranquilos, pero presentan por lo general una desconexión total con el entorno. Se produce en el 25% de casos.

   3.- En el 50% de casos restantes sucede el SCA mixto, es decir, se alternan los dos SCA anteriores.

   "Realmente es un síndrome muy frecuente en personas mayores, aunque se puede dar en toda la población. Depende sobre todo del agente que precipita el delirio, ya que puede presentarlo una persona joven por una infección como la encefalitis, por ejemplo", avisa el experto.

   Lo que sí sucede en los ancianos es que el SCA es más frecuente, ya que su predisposición está íntimamente relacionada con la pérdida de la reserva cerebral que acontece con el envejecimiento. Así, cuanto más dañado está el cerebro, mayor riesgo hay de desarrollarlo, y cada vez con patologías o situaciones desencadenantes más leves. El cerebro envejece, igual que lo hacen otras partes del cuerpo.

    "A partir de los 50, o antes, se empiezan a tener pequeños infartos cerebrales, o depósitos de placas seniles (formaciones típicas de la enfermedad de Alzheimer), entre otras alteraciones. Esto hace que poco a poco se dañe la estructura cerebral, conforme se aumenta en edad, y más a partir de los 80. Aunque una persona se encuentre asintomática, el daño puede ser relevante, y por ello más proclive a padecer el SCA si el desencadenante es lo suficientemente grave", resalta el doctor García, a la vez que precisa que, una vez que se instala, el tratamiento que hay es escaso, a base de fármacos 'neurolépticos', y de tratar la causa que lo ha desarrollado; por lo que el principal tratamiento es la prevención del síndrome.