Publicado 21/07/2022 08:19

Qué posibilidades existen ante la hiperplasia benigna de próstata, un problema más frecuente de lo que pensamos

Prueba PSA próstata.
Prueba PSA próstata. - ISTOCK

   MADRID, 21 Jul. (EDIZIONES) -

   La Hiperplasia Benigna de Próstata o HBP es la patología más frecuente que padece el varón, afectando a más del 50% de los hombres mayores de 50 años. Además, su prevalencia aumenta de manera progresiva con la edad.

   "El envejecimiento es el factor fundamental en su desarrollo. Consiste en el agrandamiento benigno de la próstata que provoca una obstrucción a la salida de la orina, teniendo consecuencias negativas en el aparato urinario, y deteriorando la calidad de vida del paciente", explica a Infosalus el Javier Romero-Otero, director del Departamento de Urología de HM Hospitales en Madrid y director médico de ROC Clinic.

   Cuando hablamos de hiperplasia benigna de próstata dice que se da tanto una sintomatología obstructiva (chorro entrecortado, flojo, dificultad para iniciar la micción...) como una sintomatología irritativa, y secundaria al deterioro que va padeciendo la vejiga por esa obstrucción. "De este modo, aparece lo que se llama una 'irritabilidad vesical', con un aumento de la frecuencia miccional, con la necesidad de tener que orinar por la noche, o con que haya mucha urgencia por orinar hasta el punto de orinarse encima", agrega.

   Eso sí, el doctor Romero Otero indica que no hay evidencia de que se pueda prevenir la HBP, y su incidencia, a grandes rasgos, aumenta con la edad, de forma que un varón de 50 años tiene una probabilidad del 50% de padecer una hiperplasia benigna de próstata. "Este porcentaje es muy elevado y se va incrementando paralelamente al ritmo de la década, es decir 60% de 60 años, 70% de 70 años, o bien 100% de 100 años", aclara.

   Por ello, este especialista de HM Hospitales sostiene que es conveniente que los hombres acudan al urólogo cuando comiencen a tener síntomas, pero también a partir de los 45-50 años y de cara a prevenir el cáncer de próstata.

TRATAMIENTOS DISPONIBLES

   Con ello, este urólogo señala que el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata dependerá de la gravedad de los síntomas, y del tamaño prostático del paciente. "Es por ello que el urólogo debe a diseñar un tratamiento individualizado para cada caso", apostilla.

   En aquellos con una sintomatología leve, que no interfiera en su calidad de vida, y en ausencia de complicaciones, se puede únicamente hacer un seguimiento con controles anuales. De hecho, defiende que, en muchas ocasiones, los síntomas se pueden controlar con medicación, indicándose el tratamiento farmacológico. No obstante, sí reconoce que en aquellos casos en los que el tratamiento médico no es suficiente, sí suele ser necesaria la realización de cirugía.

   En este sentido, el doctor Romero indica que existen diversas técnicas quirúrgicas: resección transuretral de próstata (RTUp), la cirugía abierta, y técnicas mínimamente invasivas, unos tratamientos muy enfocados a aliviar la obstrucción, y preservando la esfera sexual. Entre estas últimas destaca:

   ·Rëzum: emplea la energía térmica almacenada en el vapor de agua para tratar el tejido prostático obstructivo

   ·Aquabeam: permite la ablación del tejido prostático mediante un chorro de suero fisiolo*gico a una velocidad muy alta y presio*n elevada

   ·Urolift: un sistema de grapas quirúrgicas que se introducen desde dentro de la uretra para 'grapar' el adenoma prostático y así conseguir que se comprima, dejando un paso de orina desobstruido.

   Ahora bien, el director del Departamento de Urología de HM Hospitales en Madrid remarca que cuando la enfermedad está más avanzada, o existen complicaciones, se debe recurrir a tratamientos basados en láser, como la enucleación prostática con láser holmium (la técnica más extendida, válida para todos los tamaños prostáticos y que consigue los mejores resultados funcionales), o bien con el laser de Tulio, para minimizar la agresión quirúrgica y conseguir una mejor y más pronta recuperación.

   Finalmente, el doctor Javier Romero-Otero, director médico de ROC Clinic, ve importante puntualizar que la hiperplasia benigna de próstata no está relacionada con la aparición de cáncer de próstata, una preocupación que tienen muchos pacientes al ser diagnosticados

Contador