Más de la mitad de los mayores entre 65 y 74 años no merienda habitualmente

Una persona merienda al aire libre
FLICKR - Archivo
Publicado 28/09/2018 17:46:44CET

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 64 por ciento de las personas mayores entre 65 y 74 años no merienda habitualmente, a pesar de ser una de las cinco comidas al día recomendadas por los expertos, según se desprende del 'III Estudio Lidl-5 al día sobre los hábitos de la merienda en España', desarrollado en el marco de la iniciativa 'Plan Merienda'.

De hecho, de acuerdo con los resultados del informe, un 65 por ciento de las personas entre 65 y 74 años la considera como la menos importante del día, y apenas un 23 por ciento la planifica. Así, a mayor edad, menos se merienda y con menor frecuencia se incluye fruta o verdura.

A pesar de que en la infancia prácticamente la totalidad de los niños realizan esta comida (95%), en el caso de las personas mayores esta cifra se reduce a solo un 36 por ciento. Según la encuesta, el 57 por ciento de los mayores cree que la merienda es cosa de niños, piensa que se trata de una comida complementaria para quienes comen poco a mediodía (86%) o que no es necesario debido a los hábitos sedentarios (63%).

"La merienda es una comida muy interesante porque, entre otras cosas, puede facilitar el incremento de la ingesta de grupos de alimentos especialmente beneficiosos como la fruta, y ayudar a tener menos hambre en la cena, haciendo que sea más ligera", explical dietista-nutricionista y doctor en Biología Funcional Ramón de Cangas, miembro del Comité de Expertos de la iniciativa.

'Plan Merienda' prevé visitar cerca de 60 ciudades españolas en ocho meses para concienciar a más de 40.000 personas. Durante su recorrido, la campaña imparte talleres, consejos y recomendaciones para una merienda "completa y saludable", independientemente de la edad.

LA FRUTA, LA GRAN AUSENTE DE LAS MERIENDAS

Según el estudio, los mayores consideran que una merienda completa y equilibrada debe incluir frutas frescas (73%), lácteos bajos en grasa (55%), zumos naturales (52%) y pan integral (46%). Y sólo un 10 por ciento considera que debería incluir hortalizas y un 9 por ciento pescados en conserva.

Sin embargo, aunque el 65 por ciento de los mayores cree que merienda de forma sana y equilibrada, un 53 por ciento incluye fruta fresca, un 25 por ciento introduce habitualmente lácteos desnatados, un 35 por ciento embutidos, un 31 por ciento pan o cereales integrales, un 5 por ciento pescado en conserva, un 5 por ciento hortalizas y un 3 por ciento huevos.

"No existe una regla estricta que establezca qué alimentos deben componer una merienda, pero sí se considera esencial incluir cada día fruta fresca, para facilitar llegar a las recomendaciones. Al contrario de la creencia popular los zumos no deberían sustituir habitualmente a la fruta entera. La merienda es un excelente momento para incorporar al menos una de las cinco raciones entre fruta y verduras que debemos consumir diariamente", recuerda el experto de la iniciativa.

Los especialistas recomiendan incluir los pescados en conserva como el atún o las sardinas en la merienda algunas veces a la semana. No obstante, solo un 5 por ciento de los mayores las consume en la comida de la tarde. En cambio, alimentos menos adecuados como la bollería industrial (6%), la pastelería casera (12%) y las infusiones y cafés (37%) los consumen en su merienda habitualmente.