Publicado 19/01/2021 14:02CET

Un estudio advierte de que los mayores con pluripatología reciben más antibióticos de larga duración

Getting older can bring senior health challenges
Getting older can bring senior health challenges - GETTY IMAGES / PEOPLEIMAGES - Archivo

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Grupo de Trabajo de Infecciones de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) apunta a que las personas mayores con pluripatología reciben con más frecuencia tratamientos antibióticos de larga duración, lo que hace que estos pacientes sean más susceptibles a infecciones por bacterias multirresistentes.

Estas infecciones, a su vez, dificultarán el éxito de los tratamientos y aumentarán la necesidad de utilizar antibióticos de mayor espectro, tal y como advierten los investigadores del estudio, publicado en 'Pharmacol Res Perspect', y en el que han participado 47 Farmacéuticos de Atención Primaria de 30 Áreas de Salud de 12 comunidades autónomas, abarcando a una población de casi seis millones de habitantes.

Concretamente, según los resultados del mismo, el perfil de paciente que recibe una alta carga de antibióticos es el de una media de 70 años de edad, pluripatológico y polimedicado, con una alta probabilidad de procesos complicados, objeto de frecuentes ingresos hospitalarios y con un alto riesgo de exitus.

"Estos pacientes presentan entre dos y cinco comorbilidades concomitantemente, siendo las más frecuentes patologías respiratorias (asma, EPOC o bronquiectasias), enfermedades cardiovasculares e hipertensión, enfermedades neurológicas y mentales, diabetes, situaciones que cursan con inmunosupresión y patología urológica, y para estas comorbilidades reciben entre tres y siete tratamientos crónicos", explica la investigadora principal y coordinadora del Grupo de Enfermedades Infecciosas de SEFAP, Rocío Fernández Urrusuno.

Asimismo, Fernández Urrusuno señala que los procesos que justificaron los tratamientos antibióticos en este grupo de pacientes fueron, mayoritariamente, procesos respiratorios de vías inferiores, urinarios y de piel/partes blandas. En el 21 por ciento de los casos fueron aplicados con fines profilácticos.

Los resultados de la investigación también determinaron que los antibióticos más prescritos son las fluoroquinolonas (28%), los macrólidos (21%), las penicilinas con inhibidor de betalactamasas (19%) y las cefalosporinas (12%). Estos antibióticos, además, fueron prescritos por periodos prologados, como demuestra el hecho de que el 51% de ellos recibiese antibióticos a lo largo de todo el año.

"En conclusión, los grandes consumidores en la comunidad son personas mayores, con pluripatología y polimedicación, que reciben antibióticos de amplio espectro durante largos periodos de tiempo y presentan frecuentemente infección o colonización por bacterias multirresistentes", explica Fernández Urrusuno, que añade que las infecciones en estos pacientes son más graves y con peor pronóstico en las personas con enfermedades crónicas, causando una gran morbilidad y mortalidad.

CREACIÓN DE PROGRAMAS PROA ESPECÍFICOS Y COORDINACIÓN ENTRE ÁMBITOS ASISTENCIALES

Para la investigadora principal, en este perfil de pacientes, que son habitualmente candidatos a tratamiento antibiótico dada su fragilidad y la alta probabilidad de evolución desfavorable, el principal margen de mejora pasa por la selección del tipo de antibiótico más adecuado y por ajustar al menor tiempo posible la duración de tratamiento.

Así, según Fernández Urrusuno, un aspecto "especialmente controvertido" es la instauración de terapias en profilaxis durante largos periodos de tiempo. "Probablemente algunas de ellas podrían ser evitadas o acortadas utilizando otras medidas de prevención de la infección o control de la patología de base para evitar exacerbaciones".

Por otro lado, la coordinadora del Grupo de Enfermedades Infecciosas de SEFAP señala otro aspecto importante de estos pacientes, pues, al presentar patologías crónicas avanzadas y una alta fragilidad, son pacientes tratados tanto en Atención Primaria como en Hospital.

En ese sentido y en base a los resultados de la investigación, Fernández Urrusuno destaca la necesidad de "un abordaje diferenciado en las actividades de Programas de Optimización de Uso de los Antibióticos (PROA) dirigidas a los profesionales implicados en la atención a estos pacientes en los dos ámbitos asistenciales".

Además, para la investigadora principal, el éxito de las estrategias para la mejora del uso de antibióticos en este grupo de población pasa necesariamente por "una potente coordinación" entre las intervenciones PROA de ambos ámbitos asistenciales.

Para leer más