La estimulación cerebral revierte la pérdida de memoria

Publicado 22/04/2019 8:06:32CET
Investigadores españoles demuestran que los pacientes con Alzheimer sufren ya atrofias en el cerebro a los 40 años
GETTY - Archivo

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

La estimulación de una ubicación precisa del centro de memoria del cerebro con pulsos electromagnéticos mejora la memoria de adultos mayores con pérdida de memoria relacionada con la edad al nivel de adultos jóvenes, informa un nuevo estudio de 'Northwestern Medicine', en Estados Unidos.

"La memoria de las personas mayores mejoró hasta el nivel que ya no podríamos diferenciarlas de las personas más jóvenes", resalta el investigador principal, Joel Voss, profesor asociado de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste. "Han mejorado sustancialmente", celebra.

El estudio, publicado este miércoles en 'Neurology', utilizó la estimulación magnética transcraneal (SMT, por sus siglas en inglés) para atacar el hipocampo, la región del cerebro que se atrofia a medida que las personas envejecen, lo que es responsable del deterioro de la memoria.

"Es la parte del cerebro que une dos cosas no relacionadas entre sí en un recuerdo, como el lugar donde dejaste tus llaves o el nombre de tu nuevo vecino --detalla Voss--. Los adultos mayores a menudo se quejan de tener problemas con esto". Este tipo de memoria empeora a medida que envejecemos. Casi todas las personas experimentan una disminución en su capacidad de memoria a medida que envejecen.

El nuevo estudio de 16 personas, de entre 64 y 80 años con problemas de memoria normales relacionados con la edad, muestra que es posible alterar la capacidad de memoria en adultos mayores que usan este tipo de estimulación cerebral, apunta Voss. "No hay evidencia previa de que las deficiencias de memoria específicas y la disfunción cerebral observadas en adultos mayores puedan ser rescatadas mediante la estimulación cerebral o cualquier otro método".

El equipo de Voss localizó el hipocampo, que es más pequeño en adultos mayores, individualmente para cada participante con una resonancia magnética funcional (IRMf), que mide cómo de activa está una parte del cerebro en un momento dado.

Luego, localizaron un área del lóbulo parietal que se comunica con el hipocampo para la administración de estimulación. Este punto estaba detrás y ligeramente por encima de la oreja izquierda de una persona, pero todos tenían un punto ligeramente diferente.

No es posible estimular directamente el hipocampo con TMS, que no es invasivo, porque es demasiado profundo en el cerebro para que los campos magnéticos penetren. Por lo tanto, Voss y sus colegas identificaron una región cerebral superficial cerca de la superficie del cráneo con alta conectividad al hipocampo.

MEJORA DE LA FUNCIÓN DE REGIONES IMPORTANTES PARA LA MEMORIA

"Estimulamos la sincronización de la actividad cerebral en el hipocampo, lo que sugiere que estas regiones se comunican entre sí", dice la primera autora Aneesha Nilakantan, estudiante graduada de Neurociencia que trabaja en el laboratorio de Voss.

En la línea de base, a los adultos jóvenes y mayores se les asignaron tareas de memoria en las que aprendieron relaciones arbitrarias entre cosas emparejadas, como este objeto se coloca en este lugar en la pantalla del ordenador. Los adultos más jóvenes obtienen una puntuación de aproximadamente el 55 por ciento, y los adultos mayores, menos del 40 por ciento.

Luego, el equipo de investigación aplicó estimulación magnética repetitiva de alta frecuencia en el lugar durante cinco días consecutivos durante 20 minutos al día. La estimulación de esta área mejoró la función de las regiones importantes para la memoria que se ven alteradas por el envejecimiento, lo que se hace evidente por la mayor actividad neuronal visible en una IRMf.

Posteriormente, 24 horas después de la estimulación final, los sujetos recibieron una nueva prueba de memoria en la que tuvieron que aprender nuevas relaciones arbitrarias entre cosas emparejadas. Después de la estimulación cerebral, los adultos mayores obtuvieron calificaciones a nivel de adultos jóvenes en las tareas de memoria.

El estudio también utilizó una condición de estimulación con placebo falso, que no mejoró la memoria. Voss y sus colegas probarán a continuación este enfoque en participantes con deterioro cognitivo leve, la etapa temprana de la enfermedad de Alzheimer. Estarán estimulando el cerebro durante largos periodos de tiempo.

Voss no está seguro de cuánto tiempo podrían durar los efectos. Sugiere que los efectos de memoria mejorados podrían durar más tiempo con más estimulación. Por ejemplo, cuando la depresión se trata con TMS durante cinco semanas, esos pacientes tienen un efecto antidepresivo que dura muchos meses, anota. En un estudio futuro, Voss estará estimulando el cerebro en personas con pérdida de memoria relacionada con la edad durante más semanas para probar esto.