El diagnóstico de Alzheimer por escáneres cerebrales mejora el manejo del pacientes

Publicado 03/04/2019 8:06:37CET
FLICKR/WYINOUE - Archivo

    MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio descubrió que una forma de imágenes cerebrales que detecta "placas" relacionadas con el Alzheimer influyó significativamente en el manejo clínico de pacientes con deterioro cognitivo leve y demencia. El análisis reveló que proporcionar a los médicos los resultados de las tomografías por emisión de positrones (PET) que identifican las placas amiloides en el cerebro cambió el manejo médico, incluido el uso de medicamentos, en casi dos tercios de los casos, más del doble de lo que los investigadores predijeron antes del estudio. La técnica, conocida como "PET amiloide", también alteró el diagnóstico de la causa del deterioro cognitivo en más de uno de cada tres participantes del estudio.

   El estudio multicéntrico de más de 11.000 beneficiarios de Medicare, publicado este martes en 'Journal of the American Medical Association', fue administrado por el Colegio Americano de Radiología y dirigido por científicos de la Asociación de Alzheimer, Universidad de California San Francisco (UCSF), Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, Escuela de Medicina Pública de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia, Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Escuela de Medicina de la Universidad de California (UC) Davis y la División de Investigación Kaiser Permanente, todas en Estados Unidos.

   "Estamos impresionados por la magnitud de estos resultados, que dejan claro que las imágenes de PET con amiloide pueden tener un gran impacto en la forma en que diagnosticamos y cuidamos a los pacientes con enfermedad de Alzheimer y otras formas de deterioro cognitivo", afirma el autor principal del estudio e investigador principal, Gil Rabinovici, profesor distinguido de Neurología en el Centro de Memoria y Envejecimiento de la UCSF y miembro del Instituto de Neurociencias Weill de la UCSF.

   "Estos resultados presentan evidencia altamente creíble a gran escala de que la imagen PET amiloidea puede ser una herramienta poderosa para mejorar la precisión del diagnóstico de Alzheimer y conducir a un mejor manejo médico, especialmente en casos difíciles de diagnosticar", agrega la directora científica de la Asociación de Alzheimer, Maria C. Carrillo, coautora del estudio. "Es importante que las imágenes de PET amiloide sean más accesibles para quienes las necesitan", agrega.

   La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por la acumulación de placas de proteína amiloide y "enredos" de proteína tau en el cerebro, cuya presencia se requiere para un diagnóstico definitivo. Hasta hace poco, las placas amiloides solo podían detectarse mediante análisis postmortem de tejido cerebral autopsiado. Con el advenimiento de la PET amiloide, que consiste en inyectar a los pacientes moléculas "trazadoras" que se adhieren a las placas amiloides y se pueden utilizar para visualizar su ubicación en el cerebro, fue posible detectar las placas con un escáner cerebral y, por lo tanto, diagnosticar con mayor precisión a personas que viven con la enfermedad.

   Aunque no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, los diagnósticos tempranos permiten a los médicos recetar terapias apropiadas para el manejo de los síntomas, aconsejar a las familias sobre temas importantes de seguridad y planificación de la atención y dirigir a las personas a ensayos clínicos para nuevos medicamentos prometedores. También permite que las personas con la enfermedad y sus familias planifiquen el futuro, incluidos los problemas legales y financieros, y el acceso a recursos y programas de apoyo.

   Los resultados de las imágenes de PET que no muestran signos de acumulación de amiloide en el cerebro descartan la enfermedad de Alzheimer como la causa de la pérdida de memoria, lo que puede provocar una evaluación de causas alternativas y en ocasiones reversibles, como los efectos secundarios de los medicamentos, los trastornos del sueño o del estado de ánimo y otras afecciones.

   Sin embargo, a pesar de la aprobación de los marcadores de PET amiloide por parte de la agencia estadounidense del medicamento (FDA), su uso para ayudar con el diagnóstico preciso de la causa de la demencia actualmente no está cubierto por Medicare o los planes de seguro de salud, por lo que no está disponible para la mayoría de las personas.

   Lanzado en 2016, el estudio de cuatro años 'Demencia por imagen: evidencia de la exploración de amiloides' (IDEAS), fue desarrollado por un equipo de científicos convocado por la Asociación de Alzheimer para determinar si los resultados de la PET con amiloide cambiarían el manejo médico y los resultados de salud de las personas con pçerdida de memoria y deterioro cognitivo.

   IDEAS reclutó a casi 1.000 especialistas en demencia en 595 sitios Estados Unidos e inscribió a más de 16.000 beneficiarios de Medicare con deterioro cognitivo leve o demencia de causa incierta. Bajo su política de Cobertura con Evidencia de Desarrollo, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid reembolsaron las tomografías PET amiloides realizadas en 343 instalaciones e interpretadas por más de 700 especialistas en imágenes como parte de este estudio clínico.

   "Este fue un estudio único del mundo real que analizó el efecto de la PET con imágenes amiloides en clínicas comunitarias y otros entornos no académicos, y demuestra por primera vez el impacto que esta tecnología tiene en la atención de la demencia en el mundo real", afirma Rabinovici.

CAMBIOS EN EL MANEJO CLÍNICO EN MÁS DEL 60% DE LOS PACIENTES

   Los datos revelan que los médicos cambiaron el manejo clínico de más del 60% de los pacientes en el estudio, más del doble del número que los autores habían predicho de antemano. En los participantes con deterioro cognitivo leve y cuyas exploraciones cerebrales revelaron la presencia de depósitos significativos de amiloide, los médicos tuvieron el doble de probabilidades de prescribir medicamentos para el Alzheimer después del PET (aproximadamente 40% antes de la toma de imágenes frente a alrededor del 82% después de la toma).

   En las personas con demencia y una acumulación significativa de amiloide en los escáneres PET, las recetas de estos medicamentos aumentaron de un 63 a un 91% después del estudio. Los médicos descontinuaron el uso de estos fármacos en algunos pacientes cuyas exploraciones revelaron poca deposición de amiloide. Además, una cuarta parte de los participantes, los médicos cambiaron las recetas de medicamentos que no son de Alzheimer y las recomendaciones de asesoramiento basadas en los resultados del PET.

   Las tomografías PET que no revelaron una acumulación significativa de amiloides llevaron a descartar la enfermedad de Alzheimer en aproximadamente uno de cada tres pacientes a los que previamente se les había diagnosticado un diagnóstico de Alzheimer. Por otro lado, las tomografías PET que mostraron una acumulación significativa de la placa amiloide llevaron a un nuevo diagnóstico de enfermedad de Alzheimer en casi la mitad de los pacientes que no habían sido diagnosticados previamente con la patología.

   Los investigadores también descubrieron que un tercio de los participantes que habían sido referidos previamente a ensayos clínicos de Alzheimer no mostraron signos de acumulación de amiloide basada en imágenes de PET, lo que generalmente descarta la enfermedad de Alzheimer como la causa de sus síntomas cognitivos. Sobre la base de los resultados de las imágenes, los médicos pudieron asegurarse de que casi todos los pacientes remitidos a los ensayos de Alzheimer fueran positivos para amiloide (93%), lo que es fundamental para el éxito de estos ensayos.

   "Los diagnósticos precisos son críticos para asegurar que los pacientes reciban tratamientos más apropiados. En particular, los medicamentos para el Alzheimer pueden empeorar el deterioro cognitivo en personas con otras enfermedades cerebrales", dice Rabinovici.

Para leer más