Publicado 26/11/2021 08:06CET

Depresión pandémica persiste, ¿a quién afecta? ¿se puede tratar?

Archivo - Hombre mayor mirando por la ventana. Coronavirus, Covid-19
Archivo - Hombre mayor mirando por la ventana. Coronavirus, Covid-19 - VLADA_MAESTRO - Archivo

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la salud mental de las personas mayores que viven en comunidad, y los que están solos lo pasan mucho peor, y aún persiste, según una nueva investigación de la Universidad McMaster, en Canadá, publicada en la revista 'Nature Aging'.

Utilizando datos del Estudio Longitudinal Canadiense sobre el Envejecimiento (CLSA), un equipo de investigadores descubrió que el 43% de los adultos de 50 años o más experimentaban niveles moderados o altos de síntomas depresivos al comienzo de la pandemia de COVID-19, y que estos aumentaban con el tiempo.

La soledad fue el factor de predicción más significativo del empeoramiento de los síntomas depresivos, y otros factores de estrés relacionados con la pandemia, como los conflictos familiares, también aumentaron las probabilidades.

La investigación fue dirigida por Parminder Raina, profesor del Departamento de Métodos de Investigación Sanitaria, Evidencia e Impacto y director científico del Instituto McMaster de Investigación sobre el Envejecimiento.

"La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto desproporcionado en los adultos mayores, y los grupos de personas que ya estaban marginados han sentido un impacto negativo mucho mayor", advierte Raina, investigador principal del CLSA.

"Aquellos que estaban socialmente aislados, que experimentaban una peor salud y que tenían un estatus socioeconómico más bajo eran más propensos a tener un empeoramiento de la depresión en comparación con su estado de depresión pre-pandémico recogido como parte del Estudio Longitudinal Canadiense sobre el Envejecimiento desde 2011", añade.

El equipo de investigación uso datos de encuestas telefónicas y web para examinar cómo los factores relacionados con la salud y los determinantes sociales, como los ingresos y la participación social, influyeron en la prevalencia de los síntomas depresivos durante el cierre inicial que comenzó en marzo de 2020 y después de la reapertura tras la primera oleada de COVID-19 en Canadá.

Las responsabilidades de cuidado, la separación de la familia, los conflictos familiares y la soledad se asociaron con una mayor probabilidad de niveles moderados o altos de síntomas depresivos que empeoraron con el tiempo.

Las mujeres también tenían más probabilidades de presentar síntomas depresivos durante la pandemia en comparación con los hombres, y un mayor número de mujeres informaron de la separación de la familia, del aumento del tiempo dedicado a los cuidados, así como de las barreras para el cuidado.

En general, los adultos mayores tenían el doble de probabilidades de padecer síntomas depresivos durante la pandemia en comparación con la época prepandémica. Sin embargo, aquellos con menores ingresos y peor salud, ya sea por condiciones de salud preexistentes o por preocupaciones de salud reportadas durante la pandemia, experimentaron un mayor impacto.

"Estos hallazgos sugieren que los impactos negativos de la pandemia en la salud mental persisten y pueden empeorar con el tiempo, y subrayan la necesidad de intervenciones adaptadas para abordar los factores de estrés de la pandemia y aliviar su impacto en la salud mental de los adultos mayores", añade Raina.

Los resultados constituyen la primera investigación publicada sobre la COVID-19 que surge de la CLSA, una plataforma nacional de investigación sobre el envejecimiento en la que participan más de 50.000 adultos de mediana edad y mayores residentes en la comunidad en el momento de la contratación. La plataforma está financiada por el Gobierno de Canadá a través de los Institutos Canadienses de Investigación Sanitaria y la Fundación Canadiense para la Innovación.

Contador