Los crucigramas y el sudoku son buenos para la mente, pero no pueden detener su deterioro

Publicado 14/12/2018 13:40:05CET
PIXABAY - Archivo

MADRID, 14 Dic. (Reuters/EP) -

Los juegos de resolución de problemas como crucigramas y sudokus no compensan las pérdidas cognitivas debidas a la demencia relacionada con la edad, aunque la práctica de este tipo de actividades a lo largo de la vida es útil mejorar la capacidad mental, según los resultados de un estudio publicado en la revista 'The British Medical Journal'.

En cambio, la capacidad mental infantil y la realización de estas iniciativas de carácter intelectual a lo largo de la vida parecen estar más relacionados con mejores puntuaciones cognitivas después de los 65 años. Roger Staff, de la Universidad de Aberdeen (Escocia), y su equipo analizaron las pruebas realizadas en toda Escocia en 1947 de todos los niños nacidos en 1936.

Algunos de estos estudiantes fueron reclutados para un estudio a largo plazo sobre el envejecimiento cuando tenían 64 años y volvieron para las pruebas hasta cinco veces en los siguientes 15 años. Durante estas visitas, un psicólogo les sometió a pruebas para evaluar la memoria y la velocidad de procesamiento mental.

El equipo se centró en unos 500 participantes y también examinó sus puntuaciones en un cuestionario que mide su interés, disfrute y participación en la lectura, la resolución de problemas y el pensamiento sobre ideas abstractas, así como su curiosidad intelectual general. En general, encontraron que las medidas intelectuales de los primeros años de vida estaban asociadas con los niveles posteriores en la vida. En particular, la participación intelectual temprana y continua en las actividades de resolución de problemas estaba vinculada al retraso cognitivo tardío en la vejez.

Sin embargo, el rendimiento cognitivo disminuyó para todos a lo largo del tiempo en aproximadamente un punto por año, lo que indica que el deterioro no se puede prevenir. "Esperábamos encontrar una asociación entre estas actividades y la trayectoria del declive", señala el investigador. En cualquier caso, puntualiza que si el deterioro comienza a partir de un nivel más alto de capacidad cognitiva, "es probable que tarde más en alcanzar un nivel que sea perceptible o que interfiera con el funcionamiento del cerebro".