Publicado 21/03/2022 08:14

Breve guía sobre los síndromes geriátricos y por qué no deben considerarse un achaque más en la ancianidad

Archivo - Anciano sentado mirando por la ventana.
Archivo - Anciano sentado mirando por la ventana. - KUPICOO/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 21 Mar. (EDIZIONES) -

    Es habitual que cuando una persona llega a las edades más avanzadas de la vida haya perdido audición, presente cataratas o errores de refracción, así como neumopatías obstructivas crónicas, dolores de cuello o espalda, osteoartritis, diabetes, depresión y demencia.

   De hecho, según subraya la OMS, conforme más se envejece hay más probabilidades de experimentar varias afecciones al mismo tiempo. "La vejez se caracteriza también por la aparición de varios estados de salud complejos que suelen presentarse solo en las últimas etapas de la vida y que no se enmarcan en categorías de morbilidad específicas. Esos estados de salud se denominan normalmente 'síndromes geriátricos", especifica.

   Por lo general dice que son consecuencia de múltiples factores subyacentes que incluyen, entre otros, los siguientes: fragilidad, incontinencia urinaria, caídas, estados delirantes y úlceras por presión.

   "Los síndromes geriátricos parecen predecir mejor la muerte que la presencia o el número de enfermedades específicas. Ahora bien, a excepción de los países que han desarrollado la geriatría como disciplina médica, con frecuencia se dejan de lado en los servicios de salud de estructura tradicional y en la investigación epidemiológica", lamenta la OMS en este sentido.

   Entrevistamos en Infosalus sobre estos síndromes al geriatra Leocadio Rodríguez Mañas, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe y director Científico del Centro de Investigación Biomédica en Red Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES), del Instituto de Salud Carlos III.

   Según explica, el término 'síndrome geriátrico' hace referencia a un término "un poco antiguo", de mediados del siglo pasado, y que fue acuñado por un conocido geriatra escocés, Bernard Isaacs.

   "El hacía sobre todo referencia a los que él denominaba 'los cinco grandes de la geriatría': inmovilismo, incontinencia, demencia, y caídas (los cuatro originales), a los que luego se añadió la malnutrición. El concepto de síndrome geriátrico ha ido evolucionando desde entonces y complementándose en la actualidad con otros síndromes que son mucho más frecuentes y en los que, al aparecer de manera más precoz, su detección conduce a intervenciones que ya se han mostrado eficaces", reconoce este experto.

SON SITUACIONES PATOLÓGICAS

   Al paciente lo que hay que explicarle es que muchas de esas situaciones habitualmente entendidas como 'achaques', y que se piensa que no son sino la "consecuencia natural de la vejez", no lo son en ningún caso, sino que se trata de "situaciones patológicas", "no normales" que tienen sus causas, y que adecuadamente manejadas pueden revertirse total o parcialmente, devolviendo al paciente a una situación de bienestar similar a la previa al padecimiento.

   "Todas ellas son situaciones que se originan por múltiples causas que se combinan para expresarse clínicamente mediante estos síndromes. Este hecho obliga a que, una vez que se detecta uno de estos síndromes, se deba desencadenar una serie de pesquisas para llegar al diagnóstico de las causas subyacentes, que en muchos casos combinan enfermedades, estilos de vida, cambios asociados al proceso del envejecimiento y entornos, sin olvidarnos del papel que la polifarmacia, la toma de muchos medicamentos, suele ejercer en estos casos", añade el geriatra del Hospital Universitario de Getafe.

   Una vez diagnosticadas las causas y los factores que subyacen a cualquiera de estos síndromes el doctor Rodríguez Mañas dice que habrá llegado el momento de actuar sobre todos aquellos que sean modificables, y que no siempre, ni necesariamente, son las enfermedades.

   Por ejemplo, habla de que seguir un estilo de vida sedentario y un entorno con obstáculos arquitectónicos pueden ser la causa fundamental de un proceso de deterioro funcional/inmovilismo, al que puede contribuir la presencia de artrosis y de dolor. "Habrá que manejar todos estos factores para obtener el efecto deseado, y habrá que hacerlo cuanto antes para evitar que la alteración se fije, y sea luego muy difícil de remover", advierte el geriatra.

   Por eso, insiste en que el acceso al geriatra y a los Servicios de Geriatría debe ser lo más precoz en el proceso de atención a estos pacientes que sufren de estos síndromes. "Si no llegaremos tarde y con muchas menos posibilidades de remediarlos total o parcialmente. Y esto es muy importante, ya que son estos síndromes los que de manera principal van a afectar la calidad de vida de las personas mayores. Entre los más habituales cabe destacar tres de ellos: la fragilidad, el deterioro funcional y cognitivo, y las caídas", sentencia el director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red Fragilidad y Envejecimiento Saludable.