Publicado 12/04/2022 18:58

Los beneficios del Tai Chi: mejora la recuperación de los ancianos tras un ictus

Archivo - Tai chi
Archivo - Tai chi - BMJ - Archivo

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los supervivientes de un ictus que practican una forma de Tai Chi sentados mejoran la fuerza de las manos y los brazos, la amplitud de movimiento de los hombros, el control del equilibrio, los síntomas de depresión y las actividades de la vida diaria después de tres meses, según una nueva investigación publicada en 'Stroke', la revista científica de la Asociación Americana del Ictus.

Las directrices internacionales para el tratamiento precoz de los pacientes con accidentes cerebrovasculares isquémicos agudos recomiendan iniciar la rehabilitación en un plazo de siete días y continuar hasta seis meses después.

Sin embargo, muchos supervivientes optan por no seguir la terapia de rehabilitación porque carecen de estabilidad física o son incapaces de utilizar completamente los brazos. Ante esta situación, el entrenamiento de la flexibilidad y la fuerza muscular, incluidos el yoga y el Tai Chi, son beneficiosos para los supervivientes de accidentes cerebrovasculares, ya que mejoran el equilibrio, la calidad de vida y la salud mental, al tiempo que reducen el miedo a las caídas.

El Tai Chi, un arte marcial tradicional chino, consiste en una serie de movimientos lentos y cuidadosos de las manos, los brazos, el cuello, las piernas y el tronco, combinados con una respiración profunda. La novedad de este estudio es que los investigadores desarrollaron una rutina sentada de ejercicios de Tai Chi para personas que habían sufrido un ictus isquémico reciente (obstrucción de un vaso sanguíneo al cerebro) y experimentaban debilidad en manos y brazos o parálisis parcial.

"El Tai Chi tiene una larga historia como forma de ejercicio en China. Hemos revisado los movimientos del Tai Chi para las personas con debilidad o parálisis parcial de las extremidades. Está adaptado para que los participantes puedan mover un brazo con la ayuda del brazo sano", explica el doctor Jie Zhao, autor principal del estudio y profesor de la Universidad de Medicina Tradicional China de Yunnan (China).

El estudio se realizó en dos hospitales de medicina tradicional china de Kunming (China). Los investigadores reclutaron a 160 adultos (con una edad media de 63 años; 81 hombres y 79 mujeres) que habían sufrido su primer ictus isquémico en los seis meses anteriores a su incorporación al estudio y conservaban el uso de al menos un brazo.

Entre los participantes del estudio, la mitad fueron asignados aleatoriamente al programa de Tai Chi sentado, y la otra mitad formaba parte del grupo de control que practicaba un programa estándar de ejercicios de rehabilitación del ictus (movimientos de las extremidades superiores recomendados por el hospital; la cantidad, las estrategias de aplicación y las responsabilidades de los cuidadores eran similares a las del grupo de Tai Chi).

Los participantes en el grupo de Tai Chi sentado recibieron entrenamiento individual de un instructor de Tai Chi durante una semana durante la hospitalización y un vídeo autoguiado para practicar en casa durante tres días a la semana durante 11 semanas.

El grupo de control recibió un vídeo autoguiado de ejercicios estándar para practicar en casa durante 12 semanas. Los familiares y cuidadores supervisaron el ejercicio en casa para ambos grupos del estudio.

Sesenta y nueve personas del grupo de Tai Chi sentado y 65 del grupo de control completaron el programa de 12 semanas y el seguimiento de 4 semanas. Se midió la función física y el estado psicológico de todos los participantes del estudio mediante cuestionarios y herramientas de evaluación al inicio del estudio y en cuatro ocasiones adicionales durante el programa de 16 semanas, y se compararon los resultados de los dos grupos.

Los investigadores analizaron los cuestionarios y las herramientas de evaluación y encontraron que los participantes del grupo de Tai Chi sentados tenían mejor función de manos y brazos y control del equilibrio sentado en comparación con los del grupo de rehabilitación de accidentes cerebrovasculares estándar.

Además, los participantes en el grupo de Tai Chi sentado tuvieron reducciones significativas en los síntomas de depresión, mejor rango de movimiento del hombro y mostraron mejoras significativas en las actividades de la vida diaria y la calidad de vida en comparación con el grupo de control.

Más de la mitad de las personas del grupo de Tai Chi continuaron practicando después de la intervención de 12 semanas. La mejora en estas medidas continuó durante el período de seguimiento de 4 semanas para el grupo de Tai Chi.

"El Tai Chi sentado puede practicarse en una silla o en una silla de ruedas y es muy cómodo, ya que puede hacerse en casa. La práctica del programa no cuesta casi nada y no requiere ningún equipo especial ni tiempo de desplazamiento", detalla Zhao.