Publicado 21/09/2020 11:20CET

El Alzheimer supone entre el 60 y el 70 por ciento de todos los casos de demencia

Cuidados de mayores, alzheimer.
Cuidados de mayores, alzheimer. - RENSSELAER POLYTECHNIC INSTITUTE - Archivo

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El doctor Alfredo Rodríguez-Antigüedad, neurólogo de IMQ, ha resaltado que la enfermedad de Alzheimer supone entre el 60 y el 70 por ciento de todos los casos de demencia, con motivo de la celebración en todo el planeta del Día Mundial de la enfermedad.

"El origen de esta enfermedad neurodegenerativa es todavía desconocido y su diagnóstico muy temprano resulta realmente difícil. La enfermedad de Alzheimer es devastadora para las personas que la padecen y también para sus familiares y cuidadores informales, progresando de manera inexorable sin que hasta la fecha se pueda detener significativamente su evolución. La demencia es una de las mayores causas de discapacidad en la senectud y los costes económicos para su adecuada atención social son muy elevados", ha comentado.

La incidencia del Alzheimer "es rara antes de los 65 años, pero a partir de esta edad su prevalencia se duplica cada cinco años". El aumento paulatino de la esperanza de vida de la población se asocia por ello con un creciente número de personas con demencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en la actualidad en todo el mundo hay 35,6 millones de personas que viven con demencia, y que esta cifra se duplicará para el año 2030 y se triplicará para el 2050; "y ya hay quienes auguran que será una pandemia futura".

"Está indiscutiblemente acreditado que evitar el sobrepeso, la hipertensión arterial, las cifras elevadas de glucemia, los accidentes cerebrovasculares y los traumatismos cerebrales previenen el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer", destaca el experto.

Algunos estudios recientes muestran que hasta uno de cada tres casos de demencia podrían retrasarse o evitarse manteniendo unos hábitos de vida saludables a lo largo de la vida, evitando así la hipertensión arterial, hipercolesterolemia, obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo o la diabetes. Por otro lado, "se sabe que esta enfermedad, salvo en un mínimo porcentaje de los casos, no tiene una base hereditaria monogénica".

El Alzheimer no es una consecuencia natural del envejecimiento sino una enfermedad. "La causa de la muerte progresiva de las neuronas en esta patología se resiste a ser desvelada. Hasta hace muy poco, el foco de las investigaciones se centraba en el depósito en el cerebro de una proteína, la beta-amiloide, y su supuesto efecto tóxico sobre las neuronas. Pero la eliminación de esta proteína con algunos tratamientos experimentales no ha conseguido curar esta enfermedad", agrega.

Para leer más