Publicado 19/03/2020 7:14:48 +01:00CET

La vacuna contra el VPH puede mejorar los resultados en el cáncer de cuello uterino avanzado

Virus del Papiloma Humano (VPH)
Virus del Papiloma Humano (VPH) - FLICKR/ED UTHMAN - Archivo

   MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La combinación de una vacuna terapéutica para el virus del papiloma humano (VPH) con dos fármacos de quimioterapia estándar puede prolongar la supervivencia en pacientes con cáncer de cuello uterino recurrente avanzado, según un ensayo clínico con pacientes que pubican en la revista 'Science Translational Medicine'.

   Los resultados del ensayo sugieren que la integración de las vacunas terapéuticas contra el cáncer con los regímenes farmacológicos tradicionales podría fortalecer la inmunidad contra el cáncer y mejorar los resultados en pacientes con cáncer de cuello uterino en etapa terminal, que actualmente tienen pocas opciones de tratamiento.

   Las vacunas terapéuticas contra el cáncer funcionan expandiendo la población de células T específicas del tumor, lo que provoca una inmunidad antitumoral más sólida. Estas vacunas han demostrado ser prometedoras en el tratamiento de lesiones precancerosas causadas por el VPH, un virus que juega un papel clave en el desarrollo del cáncer cervical.

   Sin embargo, otros tipos de células, como las células mieloides, representan un obstáculo importante porque pueden suprimir la expansión de las células T, contrarrestando la estimulación proporcionada por la vacuna.

   Sobre la base de trabajos anteriores, Cornelis Melief y sus colegas de la compañía ISA Pharmaceuticals, administraron la vacuna terapéutica contra el VPH ISA101 a 77 pacientes con cáncer cervical positivo para el VPH que recibieron los medicamentos de quimioterapia carboplatino y paclitaxel.

   Aunque los pacientes experimentaron efectos secundarios relacionados con la quimioterapia, la vacuna fue bien tolerada y no causó ninguna reacción adversa adicional.

   Los investigadores observaron que los fármacos redujeron la cantidad de células mieloides supresoras, permitiendo que ISA101 estimule mejor las células T. Finalmente, el 43% de las pacientes lograron regresión tumoral y otro 43% mostró enfermedad estable.

   Además, las pacientes que mostraron respuestas más fuertes a la vacuna tuvieron una mediana de supervivencia general más larga de 16,8 meses en comparación con las pacientes que mostraron respuestas más débiles (11,2 meses). Los científicos planean ahora realizar más estudios para comparar los beneficios de agregar ISA101 a los regímenes de quimioterapia versus recibir quimioterapia sola.

Contador

Para leer más