Publicado 07/05/2020 7:58:32 +02:00CET

El tratamiento de privación de andrógenos para el cáncer de próstata podrían proteger a hombres del covid-19

Un hombre camina con mascarilla leyendo un periódico durante el segundo día de la fase 0 de la desescalada y durante el periodo en el que la salida de mayores de 70 años se establece de 10 a 12 horas y de 19 a 20 horas, en Pamplona/Navarra (España) a 5 de
Un hombre camina con mascarilla leyendo un periódico durante el segundo día de la fase 0 de la desescalada y durante el periodo en el que la salida de mayores de 70 años se establece de 10 a 12 horas y de 19 a 20 horas, en Pamplona/Navarra (España) a 5 de - Eduardo Sanz - Europa Press

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio sobre 4.532 hombres en la región italiana de Veneto ha descubierto que aquellos que estaban siendo tratados por cáncer de próstata con terapias de privación de andrógenos (ADT) tenían menos probabilidades de desarrollar el coronavirus y, si estaban infectados, la enfermedad era menos severa.

Los autores del estudio, publicado en la revista de cáncer 'Annals of Oncology', dicen que sus hallazgos sugieren que ADT parece proteger a los hombres de la infección.

Los investigadores, dirigidos por el profesor Andrea Alimonti, de la Università della Svizzera Italiana, en Suiza, descubrieron que de los 4.532 hombres infectados con COVID-19, el 9,5% (430) tenían cáncer y el 2,6% (118) era cáncer de próstata. Los pacientes de cáncer masculino tenían un riesgo 1,8 veces mayor de infección por covid-19 que el resto de la población masculina y desarrollaron una enfermedad más grave.

Sin embargo, cuando observaron a todos los pacientes con cáncer de próstata encontraron que solo cuatro de 5.273 hombres con ADT desarrollaron infección por covid-19 y ninguno de ellos murió, comparado con los 37.161 hombres con cáncer de próstata que no estaban recibiendo ADT, de los cuales 114 desarrollaron covid-19 y 18 murieron. Entre 79.661 pacientes con otros tipos de cáncer, 312 desarrollaron covid-19 y 57 murieron.

"Los pacientes con cáncer de próstata que recibieron terapias de privación de andrógenos tuvieron un riesgo significativamente cuatro veces menor de infecciones por covid-19 en comparación con los pacientes que no recibieron ADT --explica el profesor Alimonti--. Se encontró una diferencia aún mayor cuando comparamos pacientes con cáncer de próstata que recibieron ADT a pacientes con cualquier otro tipo de cáncer; hubo una reducción de más de cinco veces en el riesgo de infección entre los pacientes con cáncer de próstata en ADT".

"Este es el primer artículo que sugiere un vínculo entre ADT y COVID-19 --destaca--. Recopilamos datos de una gran población de pacientes infectados por el coronavirus y descubrimos que quienes están siendo tratados con ADT para el cáncer de próstata están protegidos, aunque todos los pacientes con el cáncer tiene un mayor riesgo de infección por COVID-19 que los pacientes no cancerosos".

Los investigadores creen que sus hallazgos sugieren que incluso si los hombres no tuvieran cáncer de próstata, aquellos que tienen un alto riesgo de desarrollar COVID-19 podrían tomar ADT por un período limitado de tiempo para prevenir la infección, mientras que aquellos que se infectan podrían tomar ADT para reducir La gravedad de los síntomas.

"Existen varias terapias clínicamente aprobadas que disminuyen los niveles de andrógenos y que se pueden administrar a los pacientes. Por ejemplo, la hormona liberadora de hormona luteinizante, o LH-RH, los antagonistas pueden disminuir los niveles de testosterona en pacientes en 48 horas y el efecto de esta terapia es transitoria", explica el profesor Alimonti--. Una vez que un paciente deja de tomar el medicamento, sus niveles de testosterona vuelven a los niveles anteriores. Estos tratamientos para reducir los niveles de testosterona, si se administran por no más de un mes, no tienen efectos secundarios importantes".

"Espero que nuestros hallazgos inspiren a otros médicos a realizar ensayos clínicos con ADT transitoria en hombres infectados con covid-19, además de otras terapias experimentales --prosigue--. Aunque estos datos deben validarse aún más en grandes cohortes de pacientes con covid-19, proporcionan una respuesta a la hipótesis de que los niveles de andrógenos pueden facilitar las infecciones por coronavirus y aumentar la gravedad de los síntomas, como se ha visto en pacientes masculinos".

El profesor Alimonti y sus colegas comenzaron a investigar el efecto de ADT sobre la vulnerabilidad a COVID-19 este año después de que una investigación reciente mostró que una proteína llamada TMPRSS2 ayudó a COVID-19 a infectar células humanas sanas.

La TMPRSS2 es miembro de una familia de proteínas llamadas serina proteasas transmembrana de tipo II, que participan en una serie de procesos en el cuerpo, incluidos el cáncer y las infecciones virales. Existen altos niveles de TMPRSS2 en pacientes con cáncer de próstata y su acción está regulada por el receptor de andrógenos, al que se dirigen terapias como ADT. El receptor de andrógenos también regula los niveles de TMPRSS2 en los tejidos no prostáticos, incluidos los pulmones.

"Esto podría explicar por qué los hombres infectados por COVID-19 desarrollan una forma de enfermedad más agresiva que las mujeres --explica Alimonti--. Se sabe que la ADT puede disminuir los niveles de TMPRSS2 en pacientes con cáncer de próstata, y algunas pruebas experimentales demuestran que esto podría suceder no solo en la próstata sino también en otros tejidos. Por lo tanto, quería ver si la ADT podría disminuir el riesgo de desarrollar infección por coronavirus en hombres con cáncer de próstata".

Los investigadores sugieren que las terapias de privación de andrógenos podrían combinarse con otros medicamentos que impiden que los virus se multipliquen e infecten las células humanas, o con medicamentos que interfieren con la actividad de TMPRSS2 en el cuerpo.

Las limitaciones al estudio incluyen el hecho de que los pacientes con cáncer con COVID-19 pueden haber sido examinados para detectar el virus más que los pacientes sin cáncer, ya que son más frecuentes en el hospital. Esto podría explicar la mayor prevalencia de coronavirus en pacientes con cáncer.

Los pacientes con cáncer de próstata que reciben ADT pueden tener más cuidado con el distanciamiento social que aquellos que no reciben ADT y los pacientes con otras formas de cáncer, especialmente porque ADT puede administrarse en el hogar.

El editor en jefe de 'Annals of Oncology', el profesor Fabrice André, director de investigación del Institut Gustave Roussy, en Francia, aclara que decidieron publicar este estudio "porque proporciona una justificación para evaluar la eficacia de ADT de forma prospectiva en pacientes infectado con covid-19. Perlo el estudio no proporciona una conclusión definitiva sobre el papel de ADT en pacientes infectados con covid-19, y esta clase de medicamentos no debe usarse para este propósito hasta que los ensayos prospectivos hayan confirmado su eficacia".

Para leer más