Publicado 08/11/2021 07:09CET

Las terapias dirigidas a las ceramidas podrían tratar las enfermedades cardiometabólicas

Archivo - corazon
Archivo - corazon - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las terapias dirigidas a los lípidos denominados ceramidas, que son 'primas' del colesterol, podrían tener potencial para tratar las enfermedades cardiometabólicas, según un artículo de revisión publicado en la revista 'Trends in Pharmacological Sciences'.

Los autores resumen las pruebas que apoyan una fuerte relación entre las ceramidas y una serie de enfermedades en animales y humanos, y las comparan con las décadas de datos que impulsaron la creación de productos farmacéuticos para reducir el colesterol.

"Los científicos tienen mucho que hacer si queremos aprovechar el potencial de las terapias para reducir las ceramidas --dice el autor principal del estudio, Scott Summers, de la Facultad de Salud de la Universidad de Utah, en Estados Unidos--. Nuestra esperanza con el artículo era comparar el conjunto de la literatura sobre las ceramidas con la del colesterol para señalar las lagunas críticas y las preguntas emergentes en el campo de las ceramidas. Básicamente, queremos que el mayor número posible de laboratorios estudie esta importante molécula".

Una de las clases de fármacos más recetadas son las estatinas, que inhiben la síntesis del lípido colesterol para prevenir las enfermedades coronarias. Pero también reducen los niveles en sangre de otros lípidos, como las ceramidas. En comparación con lo que sabemos sobre el colesterol, se sabe mucho menos sobre el papel de las ceramidas en las enfermedades, si bien cada vez está más claro que las ceramidas están relacionadas con una amplia gama de problemas de salud.

En las dos últimas décadas, los estudios realizados en humanos han demostrado que las ceramidas son biomarcadores independientes de las enfermedades cardiovasculares, independientemente del colesterol. Las ceramidas predicen de forma contundente los principales acontecimientos cardiovasculares adversos, incluida la muerte por enfermedad arterial coronaria y el síndrome coronario agudo.

Estos resultados se han reproducido en todo el mundo en diferentes países y etnias, lo que pone de manifiesto la solidez de la asociación. A diferencia del colesterol, las ceramidas también se han relacionado con enfermedades metabólicas como la resistencia a la insulina y la diabetes en los seres humanos. Las ceramidas en sangre se miden ahora clínicamente para evaluar el riesgo de enfermedad.

La investigación en animales ha aportado pruebas de una relación causal y ha revelado posibles mecanismos de enfermedad. Por ejemplo, la reducción de las ceramidas mediante intervenciones genéticas o farmacológicas previene las enfermedades cardiovasculares y la diabetes en los roedores.

Otros estudios han demostrado que las ceramidas pueden provocar un aumento del almacenamiento de grasa, una disminución del uso de la glucosa y una menor eficiencia mitocondrial, características del síndrome metabólico.

En última instancia, estos cambios metabólicos podrían conducir a la muerte celular programada de las células b del páncreas, lo que provocaría la diabetes de tipo 2. "Las ceramidas pueden resultar tan perjudiciales como el colesterol, ya que provocan un espectro no superpuesto de defectos en los tejidos y, en última instancia, desencadenan la muerte celular", afirma Summers.

A pesar de la acumulación de pruebas quedan muchos interrogantes, reconoce. En la actualidad, se carece de datos que respalden las recomendaciones clínicas específicas basadas en las puntuaciones altas de ceramida. También se necesita más investigación para comprender las anomalías genéticas que impulsan los niveles altos de ceramida y cómo las ceramidas dañan las células y los tejidos.

Según los autores del artículo, responder a estas preguntas podría arrojar luz sobre posibles enfoques terapéuticos para reducir las ceramidas de forma segura y eficaz y tratar las enfermedades cardiometabólicas. "Esperemos que haya ayuda en el horizonte, ya sea en forma de nuevas terapias o de nuevas recomendaciones dietéticas", afirma Summers.

Contador