Actualizado 25/03/2015 17:19 CET

'Stelara' (Janssen), una alternativa eficaz en artritis psoriásica que no responde a tratamientos con FARMES

2015-03-25 ARTRITIS PSORIASICA
JANSSEN

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Ustekinumab, registrado por Janssen con el nombre de 'Stelara', es una alternativa eficaz para pacientes adultos con artritis psoriásica que no responden a tratamientos previos no biológicos con medicamentos antireumáticos modificadores de la enfermedad (FARMES).

Y es que, el nuevo tratamiento consigue inhibir la progresión radiológica y tiene una frecuencia de administración trimestral que resulta cómodo para los pacientes. Además, es eficaz incluso en pacientes que no presentaron respuesta a otros tratamientos biológicos previos.

"Es un tratamiento novedoso porque actúa en una vía distinta a las terapias anti-TNFalfa. Su perfil de seguridad es diferente ya que ha demostrado ser un fármaco seguro y eficaz en todas las manifestaciones de la artritis psoriásica. Además, su seguridad está avalada por una experiencia de cinco años en psoriasis y ha demostrado ser eficaz en pacientes con artritis psoriásica que han fallado a uno o más anti-TNFs", ha comentado el consultor senior de la Unidad de Artritis del servicio de Reumatología del Hospital Clínic de Barcelona, Juan Cañete.

Y es que, 'Stelara' ha demostrado que su administración tiene un efecto inhibidor sobre la destrucción del hueso que causa la inflamación dirigida por células y citocinas. Los pacientes tratados con este fármaco no progresaron (no se identificaron cambios óseos en sus radiografías), después de un seguimiento de seis meses y hasta 100 semanas.

Además, los pacientes que durante la primera parte del estudio no recibieron 'Stelara' presentaron erosiones óseas y estrechamiento de la línea articular, lo que refleja la aparición de cambios destructivos óseos producto de la inflamación.

MECANISMO DE ACCIÓN DIFERENTE

En concreto, 'Stelara' es un anticuerpo monoclonal humano que se une a una pequeña proteína (p40) que forma parte de dos citocinas (IL-12 e IL-23) que son fundamentales para activar la respuesta inmuno-inflamatoria dirigida por dos tipos de linfocitos (glóbulos blancos) que se consideran responsables de la inflamación en la artritis psoriásica. De hecho, inhiben las respuestas Th1 y Th17 y de esta forma inhiben la cascada inflamatoria que alimenta la inflamación y destrucción ósea en esta enfermedad.

"Representa un gran recurso en nuestro arsenal para tratar la artritis psoriásica por su distinto mecanismo de acción, su eficacia en todas las manifestaciones de la enfermedad, incluida la inhibición de la destrucción ósea, su perfil de seguridad y su comodidad de administración", ha explicado Cañete.

Asimismo, 'Stelara' ha demostrado ser eficaz en el control de los signos y síntomas de la artritis psoriásica, tanto en su forma periférica como mixta. También se ha mostrado muy activo en las dactilitis (inflamación de la totalidad de un dedo) y en las entesitis (inserción del ligamento, tendón o cápsula articular al hueso, como el tendón de Aquiles).

"Ustekinumab es una alternativa eficaz para aquellos pacientes que no presentan respuesta a otros tratamientos biológicos previos", ha subrayado el jefe de servicio de Dermatología, del Hospital de la Princesa de Madrid, Esteban Daudén.

HASTA EL 30% DE LAS PERSONAS CON PSORIASIS TIENEN ARTRITIS PSORIÁSICA

La importancia de la aprobación de este tratamiento radica en que entre el 20 por ciento y el 30 por ciento de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica. En concreto, la prevalencia de la primera en España estaría entre el 0,2 y el 0,4 por ciento y la artritis psoriásica afecta a 37 millones de personas en todo el mundo y a más de 4 millones de personas en Europa.

En la mayor parte de los casos, la psoriasis precede o aparece simultáneamente con la artritis, pero también en el 10 y 20 por ciento de los casos la artritis precede a la psoriasis. Ante esto, los expertos han destacado la importancia de la colaboración entre dermatólogos y reumatólogos para identificar y tratar a los pacientes en las fases iniciales de la enfermedad, en las que es más fácil controlarla.

Además, está demostrado que iniciar el tratamiento antes de los seis meses de evolución se asocia a un mejor pronóstico. Por ello, el seguimiento y tratamiento coordinado por ambos especialistas es fundamental para controlar de forma óptima la evolución la artritis psoriásica.

"Desde hace años reivindicamos la necesidad de crear unidades interdisciplinares para el tratamiento y seguimiento de la psoriasis, como las que ya existen en algunos hospitales españoles. La detección precoz de la artritis psoriásica es clave para evitar que éste avance y provoque en el paciente lesiones irreversibles", ha indicado el director de Acción Psoriasis, Santiago Alfonso.

Además, la artritis psoriásica tiene un gran impacto sobre la calidad de vida del paciente. De hecho, a la afectación de la psoriasis, con picor, dolor, sensación de incomodidad en la relación con los otros debido a las placas de psoriasis, hay que sumar el dolor inflamatorio musculoesquelético, que puede ser invalidante y alterar gravemente la capacidad funcional del paciente a nivel personal, social y laboral.

Se trata, por tanto, de una enfermedad crónica inflamatoria y progresiva que provoca la inflamación de las articulaciones y de los tejidos que lo rodean y que causa lesiones cutáneas asociadas a la psoriasis. De esta manera, el 17 por ciento de los pacientes presenta al menos cinco articulaciones deformadas, entre el 20 por ciento y el 40 por ciento padece problemas en la columna vertebral y entre el 11 por ciento y el 19 por ciento de los pacientes sufre discapacidad.

Finalmente, los especialistas han recordado que la artritis psoriásica es una enfermedad muy heterogénea, que puede manifestarse de forma muy diferente según los pacientes. Aparte de la psoriasis cutánea y de las uñas, hay diversas manifestaciones musculoesqueléticas.