Publicado 16/06/2021 12:40CET

Las reacciones adversas a los radiofármacos deberían estar mejor documentadas y comunicadas, según estudio

Archivo - Jeringuilla, aguja.
Archivo - Jeringuilla, aguja. - BRU-NO/PIXABAY - Archivo

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una investigación realizada por especialistas en Radiofarmacia y Medicina Nuclear, que ha analizado las reacciones adversas a radiofármacos comercializados que no se encuentran descritas en la ficha técnica sino a través de publicaciones científicas, afirma que las reacciones adversas a los radiofármacos deberían estar mejor documentadas y comunicadas a los sanitarios.

El estudio, realizado por Juan Antonio Pérez, Purificación Pastor, Carla de Gracia, Marta Soler y María del Val Gómez, Farmacéuticos y Médicos Especialistas en Radiofarmacia y Medicina Nuclear respectivamente de los Hospitales Ramón y Cajal y 12 de Octubre de Madrid, ha sido publicado en la revista 'Farmacia Hospitalaria' de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

En el texto, los autores explican que, a diferencia de los fármacos convencionales, los radiofármacos raramente provocan reacciones adversas; sin embargo, cuando ocurren, suelen causar alarma tanto al paciente como al personal sanitario, además son administrados a los pacientes una sola vez o un número limitado de veces por lo que deberían estar mejor documentadas y comunicadas para conocimiento de todos los profesionales.

El doctor Pérez ha destacado que este trabajo "es una exhaustiva revisión bibliográfica sobre las reacciones adversas (RA) a radiofármacos publicadas en la literatura científica, que puede servir de consulta y referencia a la hora de identificar posibles RA con estos medicamentos entre el personal implicado en su preparación y administración. La incidencia de las RA a radiofármacos es muy pequeña, la cantidad de principio activo que se administra suele ser del orden del microgramo y poseen la particularidad de no tener efecto farmacológico".

Los radiofármacos, se pueden clasificar en dos grupos fundamentales en función de su empleo en Medicina Nuclear: diagnóstico y terapéutico. Durante su investigación pueden producir RA, que son recogidas en las fichas técnicas. "El valor de este trabajo es dar a conocer aquellas RA a radiofármacos comercializados que no se encuentran descritas en la ficha técnica sino a través de publicaciones científicas, por tanto, su valor añadido es la recopilación que se ha desarrollado para dar a conocer las posibles RA de este tipo de medicamentos, que en ocasiones pueden pasar desapercibidas dentro de la práctica diaria en un Servicio de Medicina Nuclear", añade.

La mayoría de las reacciones adversas a radiofármacos son leves y requieren tratamiento mínimo o no lo requieren. Dichas reacciones, aunque raras, pueden ocurrir, e incluyen reacciones de sensibilidad con síntomas sistémicos. En general, las reacciones adversas a radiofármacos más comunes son: náusea, disnea, broncoespasmo, disminución de la tensión arterial, picor, rubor, urticaria, resfriado, tos, bradicardia, calambres musculares y mareo.