Publicado 13/12/2021 13:22CET

Las personas adultas con TDAH disponen de una nueva opción terapéutica en España

Archivo - Sede De Takeda España
Archivo - Sede De Takeda España - PYMA3COMUNICACION - Archivo

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Takeda ha anunciado la inclusión de 'Elvanse Adultos' (lisdexanfetamina) en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud (SNS) para pacientes mayores de 18 años con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Es un trastorno neurobiológico que padecen en torno al 6 por ciento de los niños y, aunque se suele pensar que es un problema de la infancia, en más de un 50 por ciento de los casos los pacientes continúan cumpliendo los criterios de este trastorno durante la vida adulta.

"Hay casos en los que la sintomatología del TDAH disminuye y, tras la infancia y la adolescencia, no se mantiene el diagnóstico en el adulto, pero no siempre a pesar de lo que se tiende a pensar", afirma el doctor Celso Arango, director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

En la edad adulta, apunta, se presentan más problemas de atención que de hiperactividad o inquietud, aunque lo verdaderamente determinante del trastorno en esta etapa es cómo afecta a la vida del paciente. "Interfiere en el rendimiento académico, en el ámbito familiar y laboral, y pueden producirse problemas en la conducción o con el consumo de tóxicos", señala este especialista.

Así, los síntomas pueden condicionar de manera negativa conductas o decisiones de las que, a diferencia de los niños, los adultos son responsables, asegura la presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), la doctora Laura Ferrando, que añade que el TDAH "está estrechamente relacionado con el padecimiento de otros trastornos psiquiátricos como depresión, ansiedad o consumo de sustancias psicoactivas".

"Más allá de una categoría diagnóstica delimitada en las clasificaciones internacionales de trastornos mentales, desde una perspectiva dimensional, el TDAH es una forma de ser y estar en el mundo", según el doctor Nestor Szerman, presidente de la Fundación Patología Dual (SEPD) y psiquiatra del Hospital Universitario Gregorio Marañón.

Tal como expresa, su impacto "no siempre es negativo, pero, cuando lo es y afecta al funcionamiento emocional, cognitivo y conductual de la persona, debe ser diagnosticado y tratado cuanto antes mejor". Sin embargo, en muchos casos el TDAH en adultos ni se detecta ni se trata. "Este tipo de trastornos están infravalorados, cuando no ignorados", advierte el doctor Szerman.

En parte, esta falta de diagnóstico se debe a un desconocimiento o falta de reconocimiento del trastorno, a pesar de tener una base fisiopatológica, según afirma este experto. "No obstante, el avance en la neurociencia clínica y la psiquiatría de precisión hacen imprescindible tener un conocimiento científico que deje atrás dogmas y permita ayudar de forma eficaz a los que sufren, los pacientes y sus familias", subraya.

Únicamente un especialista puede fijar el diagnóstico y pautar el tratamiento, de forma individualizada. "Este debe adecuarse a cada paciente, en función de la evaluación de los síntomas de TDAH que presente y de sus necesidades en los distintos ámbitos de desarrollo, así como de la presencia de otras comorbilidades", apunta la doctora Ferrando.

Las consecuencias de no aplicar medidas terapéuticas, cuando se requieren, dependen de la gravedad de los síntomas, pero, "en cualquier caso, sus capacidades y su calidad de vida estarán siempre comprometidas por este trastorno, con los riesgos que ello conlleva", insiste esta especialista.

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA

Por estos motivos, estos expertos celebran la incorporación de 'Elvanse Adultos' (lisdexanfetamina) en la prestación farmacéutica en España, pues "supone una opción terapéutica eficaz, tolerable y segura", según la presidenta de la ASEPP.

En la misma línea, el doctor Szerman considera que supone "un gran avance en el tratamiento de los adultos que sufren este tipo de trastornos". "Las respuestas terapéuticas con metilfenidato son insuficientes en un número importante de pacientes, y disponer de lisdexanfetamina ayudará a muchos de ellos, muy especialmente en la condición clínica que llamamos Patología Dual (en la que convergen adicciones con otro trastorno mental, como el TDHA)".

Una de las propiedades de lisdexanfetamina es "su mecanismo de acción prolongada, lo que asegura su eficacia durante un mayor periodo de tiempo, un aspecto importante en el adulto, cuyas responsabilidades se mantienen a lo largo de todo el día", señala la doctora Ferrando.

El doctor Arango también destaca esta cualidad de los fármacos estimulantes, y resalta la importancia de la investigación para tratar de ofrecer soluciones a este tipo de pacientes con patologías con necesidades no cubiertas como son las del Sistema Nervioso Central.

"Hemos vivido varias crisis en el desarrollo de nuevas moléculas para tratamientos psiquiátricos, un área donde las posibilidades de éxito en el proceso desarrollo de fármacos son menores, por lo que es obligado reconocer la labor de los laboratorios que apuestan por aportar tratamientos en este tipo de enfermedades", arguye.

Según Fernando Valpuesta, director de la Unidad de Gastrointestinal y Neurociencias de Takeda, "con la llegada de 'Elvanse Adultos', Takeda Iberia refuerza su compromiso con los pacientes con TDAH y completa un portfolio que tiene el potencial de acompañarlos a lo largo de toda su vida".

CÓMO ACTÚA

La lisdexanfetamina (LDX) es un profármaco de la dextroanfetamina, desarrollado para el tratamiento del TDAH, de acción prolongada, que se administra una vez al día. Está indicado para niños a partir de 6 años y para adultos, cuando la respuesta al tratamiento previo con metilfenidato no se considera clínicamente inadecuada.

Su mecanismo de acción se basa en dos efectos sobre la neurotransmisión: aumenta la liberación de dopamina y en menor medida de noradrenalina entre las neuronas y bloquea la recaptación de ambos neurotransmisores en la neurona que los libera al espacio entre ambas neuronas.

Al tratarse de un profármaco, es una molécula terapéuticamente inactiva que se convierte en la forma activa, dextroanfetamina, principalmente en la sangre por acción de los eritrocitos. La LDX facilita la solubilidad, absorción, distribución y disponibilidad sistémica de la dextroanfetamina.

Una única dosis diaria proporciona mejoría en los síntomas nucleares del TDAH hasta 14 horas tras la administración, con un control de los síntomas a lo largo del día. El perfil de seguridad es similar al de otros estimulantes para el tratamiento del TDAH.