Publicado 09/07/2020 10:33:35 +02:00CET

Obtienen en la Universidad de Jaén compuestos con aplicaciones farmacológicas de un residuo de las almazaras

Equipo de investigación del grupo de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad de Jaén
Equipo de investigación del grupo de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad de Jaén - FUNDACIÓN DESCUBRE

JAÉN, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El grupo de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad de Jaén (UJA) ha desarrollado una técnica para obtener compuestos con interés farmacológico del hojín, la mezcla de hojas y ramas finas que se considera un residuo de la almazara. En concreto, los expertos obtienen oleuropeína, un antioxidante con beneficios cardiovasculares, que da su sabor amargo a la aceituna.

Hasta ahora la mayoría de estudios previos se centró en la obtención de compuestos antioxidantes a partir de hoja de olivo recolectada en el campo. No obstante, según ha indicado la Fundación Descubre en un comunicado, los expertos se han centrado en esta materia biológica que desechan las almazaras.

La investigadora y autora del estudio 'Valorization of olive mill leaves through ultrasound-assisted extraction', publicado en la revista Food Chemistry, María del Mar Contreras, ha explicado que "se ha desarrollado un método de rápido de extracción de antioxidantes a partir de un subproducto, hasta ahora poco estudiado, y que será aprovechado más eficientemente"

El proceso se ha desarrollado mediante la extracción de esa materia sólida de algunos componentes con la ayuda de ultrasonidos. Éstos rompen la pared celular liberando el contenido interior, de forma que se ha conseguido obtener oleuropeína, un antioxidante con beneficios para la salud cardiovascular, justamente el componente que aporta el característico amargo de la aceituna.

También se han obtenido otros compuestos minoritarios que contribuyen de forma notable a la actividad antioxidante. Con técnicas de cromatografía y espectrografía han determinado la existencia y cantidad de otros componentes.

Diversos estudios han establecido diferentes propiedades de la oleuropeína. "Su amplia gama de propiedades farmacológicas y promotoras de la salud incluye el carácter de reductor de lípidos en la sangre, de azúcar en el flujo circulatorio, y reducción de la tensión alta, como han demostrado recientemente algunos ensayos pre-clínicos e incluso en humanos", ha dicho la experta.

Posteriormente, del residuo obtenido por los expertos han extraido dos nuevas fracciones: líquida y sólida. Disueltos en la fracción líquida los expertos han apreciado proteínas y oligosacáridos, un hidrato de carbono frecuente en muchas verduras.

En la fracción residual sólida han determinado el contenido de celulosa; hemicelulosa, una fibra muy digerible por herbívoros; y lignina, la cual que aporta rigidez a las células vegetales. El objetivo era evaluar inicialmente su potencial para la obtención de biocombustibles, sobre todo etanol.

Los científicos aplicarán el método de extracción para lograr compuestos antioxidantes de otros subproductos generados en la industria oleícola, como alpeorujo, orujillo y una fracción residual obtenida tras limpiar el hueso de la aceituna. Asimismo, se centrarán en conocer cómo influye la composición química de los diferentes restos en el rendimiento de dichas extracciones y en la actividad antioxidante. "Estos subproductos se pueden obtener a bajo coste y conseguir compuestos antioxidantes genera un valor añadido", ha indicado Contreras.

El grupo de Ingeniería Química y Ambiental trabaja en el desarrollo del concepto de biorrefinería basada en residuos agrícolas y agroindustriales. Es decir, una instalación donde, mediante diversos procesos de transformación se genere bioenergía, como biocombustibles, y otros bioproductos, como antioxidantes. En el primer caso derivaría del alto componente en celulosa que han detectado en la parte final del proceso aplicado al hojín, lo cual permite la obtención de bioetanol.

También analizarán una gama de bioproductos con utilidad en diferentes sectores. "Se trata de un estudio básico y nos gustaría estudiar posibles aplicaciones de dichos extractos en alimentación funcional, como aditivos alimentarios antioxidantes, entre otros", ha añadido María del Mar Contreras.

Este estudio es parte de las investigaciones de un proyecto financiado con las ayudas para la incorporación temporal de personal investigador posdoctoral del Plan de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Jaén 2017-2019. El trabajo continúa por un Proyecto I+D+I del Programa Operativo Feder Andalucía 2014-2020.