Publicado 18/06/2021 07:29CET

Una nueva clase de fármacos podría tratar una serie de cánceres con genes BRCA defectuosos

Archivo - Laboratorio
Archivo - Laboratorio - CKSTOCKPHOTO/PIXABAY - Archivo

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los científicos han identificado una nueva clase de fármacos dirigidos contra el cáncer que ofrecen la posibilidad de tratar a pacientes cuyos tumores tienen copias defectuosas de los genes del cáncer BRCA. Estos fármacos, conocidos como inhibidores de POLQ, matan específicamente las células cancerosas con mutaciones en los genes BRCA, dejando intactas las células sanas.

Y, lo que es más importante, pueden eliminar las células cancerosas que se han vuelto resistentes a los inhibidores de PARP, un tratamiento ya existente para los pacientes con mutaciones BRCA, según publican los investigadores en la revista 'Nature Communications'.

Los investigadores ya están planeando probar esta nueva clase de fármacos en los próximos ensayos clínicos. Si los ensayos tienen éxito, los inhibidores de POLQ podrían entrar en la clínica como un nuevo enfoque para tratar una serie de cánceres con mutaciones BRCA, como el de mama, ovario, páncreas y próstata.

Científicos del Instituto de Investigación Oncológica de Londres y de la empresa farmacéutica Artios han estudiado el potencial de los inhibidores de POLQ para tratar las células cancerosas con defectos en los genes BRCA.

Desde hace algún tiempo, los científicos sabían que la eliminación genética de una proteína conocida como POLQ mataba las células con defectos en los genes BRCA, aunque no se habían identificado fármacos que impidieran el funcionamiento de POLQ.

En este nuevo trabajo, los investigadores identificaron prototipos de fármacos que no sólo impiden el funcionamiento de POLQ, sino que también matan las células cancerosas con mutaciones del gen BRCA.

Tanto los genes BRCA como POLQ intervienen en la reparación del ADN. Las células cancerosas pueden sobrevivir sin uno u otro, pero si se bloquean ambos o se desactivan sus genes, las células cancerosas ya no pueden reparar su ADN y mueren.

Los investigadores descubrieron que cuando las células se trataban con inhibidores de POLQ, las células cancerosas con mutaciones en el gen BRCA perdían su capacidad de reparar su ADN y morían, pero las células normales no. Al eliminar las células cancerosas con mutaciones en el gen BRCA y dejar indemnes las células normales, los inhibidores de la POLQ podrían ofrecer un tratamiento para el cáncer con relativamente pocos efectos secundarios.

Los investigadores también descubrieron que los inhibidores de la POLQ funcionan muy bien cuando se utilizan en combinación con los inhibidores de la PARP.

La adición de los inhibidores de la POLQ significaba que los inhibidores de la PARP eran eficaces cuando se utilizaban a una dosis más baja. Y en las pruebas de laboratorio realizadas en ratas y en organoides -minitumores tridimensionales cultivados en el laboratorio-, los inhibidores de POLQ fueron capaces de reducir los cánceres con mutación BRCA que habían dejado de responder a los inhibidores de PARP debido a un defecto en un conjunto de genes conocido como 'Shieldins'.

Esto sugiere que los inhibidores de POLQ podrían ofrecer un tratamiento alternativo cuando los inhibidores de PARP ya no funcionan. Los investigadores creen que el uso de un inhibidor de POLQ en combinación con un inhibidor de PARP en pacientes con cánceres con genes BRCA defectuosos podría evitar la aparición de resistencias en primer lugar.

Científicos del Instituto de Investigación del Cáncer (ICR), financiados por Breast Cancer Now y Cancer Research UK, descubrieron cómo dirigir genéticamente los inhibidores de PARP contra los cánceres con mutación BRCA y, junto con sus colegas de The Royal Marsden NHS Foundation Trust, ayudaron a realizar los ensayos clínicos que condujeron a la aprobación del primer inhibidor de PARP. El siguiente paso será probar los inhibidores de POLQ en ensayos clínicos dirigidos por Artios.

El codirector del estudio, el profesor Chris Lord, catedrático de Genómica del Cáncer en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y director adjunto del Centro de Investigación del Cáncer de Mama Toby Robins en el ICR, explica que "todas las células tienen que ser capaces de reparar los daños en su ADN para mantenerse sanas; de lo contrario, las mutaciones se acumulan y acaban matándolas".

"Hemos identificado una nueva clase de medicina de precisión que priva a los cánceres de su capacidad de reparar el ADN --resalta--. Este nuevo tipo de tratamiento tiene el potencial de ser eficaz contra los cánceres que ya tienen debilidades en su capacidad de reparar su ADN, a través de defectos en sus genes BRCA".

Y, lo que es más interesante --concluye--, los nuevos fármacos también parecen funcionar contra las células cancerosas que han dejado de responder a un tratamiento ya existente, los inhibidores de PARP, lo que podría abrir una nueva vía para superar la resistencia a los fármacos. Estoy deseando ver cómo funcionan en los ensayos clínicos".

Para leer más