Publicado 22/03/2022 07:18

No hay riesgo de eventos neurológicos raros tras la vacunación contra el COVID-19

Archivo - Una persona mayor se vacuna contra la gripe en el centro de Salud Baviera, a 25 de octubre de 2021, en Madrid, (España). Los madrileños mayores de 70 años reciben hoy la vacuna de la gripe, que en esta ocasión se administrará de forma simultánea
Archivo - Una persona mayor se vacuna contra la gripe en el centro de Salud Baviera, a 25 de octubre de 2021, en Madrid, (España). Los madrileños mayores de 70 años reciben hoy la vacuna de la gripe, que en esta ocasión se administrará de forma simultánea - Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de más de ocho millones de personas publicado por 'The BMJ' no ha encontrado un mayor riesgo de eventos neurológicos raros después de la vacunación contra el COVID-19.
Sin embargo, se observó un mayor riesgo de parálisis de Bell (debilidad facial), encefalomielitis (inflamación del cerebro y la médula espinal) y síndrome de Guillain-Barré (una afección nerviosa) tras la infección por COVID-19.

Tras los informes de que algunas personas desarrollaron el síndrome de Guillain-Barré después de recibir las vacunas covid de Oxford-AstraZeneca o Pfizer-BioNTech, la Agencia Europea del Medicamento incluyó el síndrome de Guillain-Barré como un efecto secundario poco frecuente de estas vacunas.

Sin embargo, hasta ahora los resultados de la investigación sobre el riesgo de síndrome de Guillain-Barré -y otros trastornos neurológicos inmunomediados- tras la vacunación de COVID-19 han sido contradictorios.

Para abordar esta cuestión, los investigadores se propusieron estudiar la asociación entre las vacunas contra el COVID-19, la infección por el SARS-CoV-2 y el riesgo de sufrir eventos neurológicos inmunomediados.

Sus hallazgos se basan en los datos de dos grandes bases de datos electrónicas de registros sanitarios de atención primaria en el Reino Unido y España.

Incluyeron a 8,3 millones de individuos que recibieron al menos una dosis de una vacuna contra el covid-19 (Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNTech, Moderna o Johnson & Johnson) y a 735.870 individuos no vacunados con un resultado positivo de covid-19.

También se estudiaron retrospectivamente otros 14,3 millones de personas de la población general (antes de la pandemia) para estimar las tasas históricas de fondo. Este grupo no estaba vacunado y no tenía covid previa, porque ninguna de las dos cosas existía en ese momento.

Los eventos de interés para el equipo de investigación fueron cuatro trastornos neurológicos inmunomediados: Parálisis de Bell (debilidad facial), encefalomielitis (inflamación del cerebro y la médula espinal), síndrome de Guillain-Barré (una afección nerviosa) y mielitis transversal (inflamación de la médula espinal).

Las tasas de estos trastornos se estimaron en los 21 días posteriores a la primera dosis de la vacuna, 90 días después de un resultado positivo, y entre 2017 y 2019 para las tasas de fondo en el grupo de población general.

En general, los investigadores descubrieron que las tasas posteriores a la vacuna eran coherentes con las tasas esperadas (de fondo) de la población para la parálisis de Bell, la encefalomielitis y el síndrome de Guillain-Barré. Las tasas de mielitis transversal fueron escasas (menos de 5 eventos en todos los grupos vacunados), por lo que no pudieron analizarse.

Las tasas de parálisis de Bell, encefalomielitis y síndrome de Guillain-Barré fueron, sin embargo, más altas de lo esperado tras la infección por covid-19.

Se trata de un estudio observacional, por lo que no puede establecer la causa, y los investigadores no pueden descartar la posibilidad de que diferencias desconocidas entre los grupos o una clasificación errónea de los trastornos puedan haber afectado a sus resultados.

Sin embargo, señalan que otros estudios también han informado de un mayor riesgo de eventos neurológicos inmunomediados tras la infección por COVID-19, lo que sugiere que sus resultados son sólidos.

Por ello, afirman que no han encontrado "ninguna señal de seguridad para ninguno de los acontecimientos neurológicos inmunomediados estudiados tras la vacunación contra el covid-19. Sin embargo, la infección por SARS-CoV-2 se asoció con un mayor riesgo de parálisis de Bell, encefalomielitis y síndrome de Guillain-Barré".

Señalan que necesitan más pruebas para comprender los efectos adversos a largo plazo de la vacunación y de la infección por el SRAS-CoV-2, y también se necesitan cohortes más amplias para estudiar el efecto de la vacunación en diferentes grupos de edad, especialmente entre las poblaciones más jóvenes.

Todos los riesgos -incluso los observados tras la infección por el SRAS-CoV-2- son pequeños en términos absolutos para un solo individuo, escriben los expertos en un editorial vinculado. Sin embargo, señalan que incluso los riesgos absolutos pequeños "pueden suponer una carga sustancial para el sistema sanitario en el contexto de la vacunación masiva y la infección generalizada".

Los investigadores y los médicos tienen la responsabilidad de discutir estos hallazgos con los pacientes afectados y sus familias, dicen, al tiempo que reconocen las incertidumbres inherentes al hacer inferencias a nivel de paciente a partir de estudios a nivel de población.

Sugieren que un enfoque sería explicar que, aunque ocasionalmente se producen afecciones neurológicas poco después de la vacunación contra el COVID-19, las buenas pruebas de estudios muy amplios muestran que estas afecciones no son más comunes entre las personas vacunadas que entre las no vacunadas.

"Es posible que nunca podamos saber con exactitud cuál es la causa de que un individuo desarrolle una afección neurológica, pero la vacunación de COVID-19 es una razón muy poco probable para la mayoría", concluyen.