Publicado 30/04/2021 12:52CET

Los medicamentos para reducir la hipertensión son efectivos independientemente del nivel de presión arterial

Archivo - Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco.
Archivo - Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco. - FIZKES - Archivo

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

El estudio más grande realizado hasta la fecha observa que los medicamentos para bajar la presión arterial son efectivos en adultos independientemente del nivel inicial de presión arterial, incluso en personas sanas pero con factores de riesgo, señalan desde la British Heart Foundation, el Instituto Nacional de Investigación en Salud, Oxford Martin School, que han financiado la investigación.

El estudio, que incluyó a 345.000 personas de 48 ensayos clínicos aleatorios, encontró que cada reducción de 5 mmHg en la presión arterial sistólica redujo el riesgo relativo de eventos cardiovasculares en aproximadamente un 10%, incluso en personas con presión arterial normal y aquellas que nunca habían tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Los autores, que han publico el estudio en 'The Lancet', piden que se modifiquen las pautas globales para que cualquier persona con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular sea considerada para la medicación para bajar la presión arterial, independientemente de su presión arterial. Así, destacan que el estudio muestra que los medicamentos para bajar la presión arterial pueden prevenir afecciones cardiovasculares graves, como accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y ataques cardíacos, incluso en adultos con presión arterial normal.

Es importante destacar que el estudio encontró que los efectos beneficiosos del tratamiento fueron similares independientemente del nivel de presión arterial inicial, tanto en personas que habían tenido previamente un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular como en aquellas que nunca habían tenido una enfermedad cardíaca.

Los autores dicen que los hallazgos tienen implicaciones inmediatas e importantes para las guías clínicas globales que típicamente limitan el tratamiento para bajar la presión arterial a las personas con presión arterial alta (generalmente por encima de 140/90 mmHg).

"Nuestros hallazgos son de gran importancia para el debate sobre el tratamiento de la presión arterial", dice el autor principal, el profesor Kazem Rahimi, de la Universidad de Oxford, Reino Unido. "Esta nueva y mejor evidencia disponible nos dice que las decisiones de prescribir medicamentos para la presión arterial no deben basarse simplemente en un diagnóstico previo de enfermedad cardiovascular o el nivel de presión arterial de un individuo", señalan.

En cambio, continúan, "los medicamentos deben verse como una herramienta eficaz para prevenir enfermedades cardiovasculares en personas con mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares. Las pautas clínicas deben cambiarse para reflejar estos hallazgos". No obstante, advierten que no se está diciendo que toda la población deba comenzar el tratamiento. "La decisión dependerá de los factores de riesgo de una persona para desarrollar una enfermedad cardiovascular, el potencial de efectos secundarios y la elección del paciente", añade.

Las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares, relacionados con la presión arterial alta, son la principal causa de muerte en la mayor parte del mundo occidental. Está ampliamente aceptado que los medicamentos para la presión arterial protegen a las personas que han tenido un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular previo de tener un segundo, pero se ha debatido el uso de estos medicamentos en personas con presión arterial normal o levemente elevada.

Hasta ahora, los estudios que examinan si los medicamentos para bajar la presión arterial son igualmente beneficiosos en personas con y sin antecedentes de enfermedad cardiovascular, y en niveles de presión arterial más bajos que los que se consideran actualmente para el tratamiento (típicamente 140/90 mmHg o más) han informado hallazgos contradictorios. Esto ha dado lugar a recomendaciones de tratamiento contradictorias en todo el mundo.

ANÁLISIS DE LOS ESTUDIOS

Los participantes se dividieron en dos grupos: aquellos con un diagnóstico previo de enfermedad cardiovascular (157.728 participantes - grupo de prevención secundaria) y aquellos sin (186.988 - grupo de prevención primaria, sin enfermedad cardiovascular). Luego, cada grupo se dividió en siete subgrupos según los niveles de presión arterial sistólica en el momento del ingreso al estudio (menos de 120, 120-129, 130-139, 140-149, 150-159, 160-169, 170 y más mmHg).

Alrededor del 20% (31.239) de los participantes con enfermedad cardiovascular previa y el 8% (14.928) de los que nunca habían tenido una enfermedad cardiovascular tenían presión arterial sistólica normal o normal alta al inicio de los ensayos (presión arterial sistólica inferior a 130 mmHg) .

Durante un seguimiento promedio de cuatro años, 42,324 participantes tuvieron al menos un evento cardiovascular importante (ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca o muerte por enfermedad cardiovascular).

Por cada reducción de 5 mmHg en la presión arterial sistólica, el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular mayor se redujo en alrededor del 10% (18.287 frente a 24.037 enfermedad cardiovascular mayor en los grupos de intervención y comparador, respectivamente), accidente cerebrovascular en un 13% (6.005 frente a 7.767), fracaso en un 13% (3249 frente a 4584), cardiopatía isquémica en un 8% (8 307 frente a 11145) y muerte por enfermedad cardiovascular en un 5% (4825 frente a 6110).

Los efectos beneficiosos del tratamiento no difirieron según el historial de haber tenido enfermedad cardiovascular o el nivel de presión arterial al ingresar al estudio. "Es importante que se considere a las personas para el tratamiento para bajar la presión arterial en función de su riesgo cardiovascular, en lugar de centrarse en la presión arterial en sí misma como un factor de calificación o un objetivo del tratamiento", dice el coautor Zeinab Bidel de la Universidad de Oxford.