Publicado 07/04/2022 07:39

Las inyecciones de esteroides pueden proporcionar beneficios más duraderos para el dolor de cadera

Archivo - Cadera, dolor.
Archivo - Cadera, dolor. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HENADZI PECHAN

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las inyecciones de esteroides parecen conducir a un alivio del dolor y del movimiento significativamente mayor durante hasta cuatro meses que los mejores cuidados actuales en adultos con artrosis de cadera, según un ensayo publicado en 'The BMJ'.

Los investigadores afirman que sus hallazgos "aportan pruebas para fundamentar las directrices internacionales y ofrecen una opción importante a los pacientes, que a menudo creen que sus opciones de tratamiento son limitadas".

La artrosis de cadera es una de las principales causas de discapacidad a nivel mundial. En 2019, se realizaron más de 100.000 reemplazos totales de cadera solo en el Reino Unido, con un costo de más de 500 millones de libras (596 millones de euros), el 90% de los cuales fueron para la artrosis.

Las directrices del Reino Unido y de otros países aconsejan combinar tratamientos farmacológicos y no farmacológicos para la artrosis de cadera, señalan los autores. Los esteroides son fármacos antiinflamatorios que pueden inyectarse directamente en la articulación (lo que se conoce como inyección intraarticular) para reducir el dolor y la hinchazón. Algunos ensayos han demostrado un beneficio clínico ocho semanas después de la inyección en pacientes con artrosis de cadera, pero en general las pruebas son contradictorias.

Para profundizar en esta cuestión, investigadores del Reino Unido se propusieron comparar la eficacia clínica de añadir una única inyección intraarticular de corticosteroides y anestesia local guiada por ecografía en la cadera con el asesoramiento y la educación en adultos con osteoartritis de cadera.

Sus resultados se basan en 199 adultos (con una edad media de 63 años y un 57% de mujeres) con osteoartritis de cadera que declararon un dolor al menos moderado en dos centros musculoesqueléticos comunitarios del NHS en Inglaterra.

De ellos, 67 fueron asignados aleatoriamente a recibir asesoramiento y educación (mejor tratamiento actual o BCT), 66 a BCT más inyección guiada por ultrasonido del esteroide triamcinolona con lidocaína, y 66 a BCT más inyección guiada por ultrasonido de lidocaína solamente.

Las características iniciales fueron similares entre los grupos y los participantes de los grupos guiados por ultrasonidos no sabían qué inyección recibían.

La principal medida de resultado (primarios) fue la intensidad actual del dolor de cadera en una escala de calificación numérica de 0 a 10, que fue informada por los pacientes a las dos semanas y a los dos, cuatro y seis meses. Otros resultados (secundarios) fueron la función física y la autoeficacia frente al dolor (la creencia de un individuo en su capacidad para mejorar su salud).

A los seis meses, los participantes del grupo de TEC más ultrasonido-triamcinolona-lidocaína informaron de una mayor reducción de la intensidad del dolor (con una puntuación media de 1,4 y 0,5 en la escala de dolor), en comparación con los que recibieron TEC sola y TEC más ultrasonido-lidocaína, respectivamente.

En general, se observaron mayores diferencias en los primeros momentos (dos semanas y dos meses) que en los últimos (cuatro y seis meses), y no se registraron diferencias significativas en el dolor o la función en el momento de los seis meses.

Los participantes del grupo de BCT más ultrasonido-triamcinolona-lidocaína tenían más probabilidades de cumplir el criterio de dolor bajo (una puntuación inferior a 5 en la escala de dolor) a las dos semanas y a los dos y cuatro meses que los del grupo de BCT.

Las mejoras en la función física y la autoeficacia del dolor también persistieron hasta los cuatro meses en el grupo de BCT-ultrasonido-triamcinolona-lidocaína en comparación con los que recibieron BCT.

A los seis meses, los participantes del grupo BCT más ultrasonido-triamcinolona-lidocaína tenían más probabilidades de estar satisfechos con la atención y el tratamiento recibidos que los que recibieron BCT (58,2% frente a 34%) y tenían más probabilidades de decir que no estaban limitados en sus actividades habituales debido al dolor de cadera (66,7% frente a 44,6%).

Se registraron siete acontecimientos adversos graves, uno de los cuales (una infección bacteriana) se consideró posiblemente relacionado con el tratamiento del ensayo, y los investigadores afirman que debe tenerse precaución en los pacientes con factores de riesgo o signos de infección.

Los investigadores también reconocen algunas limitaciones del ensayo, como la falta de cegamiento entre los grupos de TDC y TDC más ultrasonido-triamcinolona-lidocaína y el hecho de basarse en los informes de los propios pacientes, lo que puede haber afectado a la precisión.

Sin embargo, los puntos fuertes fueron el gran tamaño de la muestra, la inclusión de dos brazos de comparación, la duración del seguimiento y las altas tasas de respuesta. Los resultados también fueron similares tras los análisis posteriores, lo que sugiere que son sólidos.

Por ello, los investigadores concluyen: "En pacientes con artrosis de cadera de leve a moderada, la inyección de corticosteroides y anestesia local guiada por ultrasonidos con asesoramiento y educación condujo a una mayor reducción del dolor y a una mejora de la función durante seis meses, en comparación con el asesoramiento y la educación solos".

"Estos resultados aportan pruebas para informar a las directrices internacionales y ofrecen una importante opción a los pacientes, que a menudo creen que sus opciones de tratamiento son limitadas", concluyen.