Investigan una molécula capaz de destruir las células tumorales del colon

Actualizado 13/05/2015 14:27:00 CET
Cáncer de colon
Foto: UCM

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores españoles han diseñado una molécula, concretamente una inmunotoxina, capaz de detectar células tumorales del colon y destruirlas, sin dañar a las sanas, siendo efectiva hasta en el 95 por ciento de estos tumores.

  INMUNOTOXINA: EVITA EL CRECIMIENTO DE LOS TUMORES

   "La inmunotoxina produce la regresión de los tumores, evitando su crecimiento y proliferación", explica Javier Lacadena, autor del estudio e investigador del departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)

LA INMUNOTOXINA NO PRODUCE DAÑOS O EFECTOS SECUNDARIOS

   Además, la molécula que ha sido probada 'in vitro' y en modelo animal, "no produce daños o efectos secundarios en los ratones utilizados como modelo de experimentación". No causar daños a las células sanas es el mayor desafío dentro en el tratamiento de cualquier tipo de cáncer

   Las inmunotoxinas están formadas por dos dominios unidos que actúan de forma coordinada: el primero, el marcador, está formado por un anticuerpo que reconoce específicamente a los marcadores tumorales; mientras, el segundo dominio es el tóxico, formado por una toxina que produce la muerte de la célula tumoral (la diana del primer marcador).

   En el caso de esta nueva molécula (IMTXA33AalfaS), el marcador está formado por los dominios variables del anticuerpo monoclonal A33, que reconoce un marcador específico de cáncer colorrectal (el GPA33). Por su parte, el dominio toxico, lo integra la ribotoxina alfa-sarcina, que aniquila a la celula.

   Su modo de acción consiste en que produce un corte que inactiva el ribosoma, lo que impide la biosintesis de las proteinas y provoca la muerte celular. "No puede matar a las sanas porque no son reconocidas por el dominio marcador y, por tanto, no se une a ellas", afirma Lacadena, cuyo estudio se publica en 'SpringerPlus'.

SIGUIENTE PASO, PROBARSE EN PACIENTES

   Según los investigadores, la escasez de recursos económicos se convierte en el principal lastre para llegar a los pacientes, al depender de la implicación de laboratorios o empresas a medio plazo; el problema es que, para que llegue a utilizarse, todavía falta profundizar en los resultados.

   Los científicos quieren estudiar el efecto de la vía de administración de la inmunotoxina y su biodistribución. También esperan disponer de un modelo más realista de cáncer de colon y analizar cuál sería la dosis máxima tolerada, entre otros aspectos.

   En paralelo, trabajan con otros diseños de inmunotoxinas y tratamientos combinados que tendrían una eficacia mejorada, según los resultados que han obtenido in vitro, y que habría que trasladar a ensayos en vivo.

   Por el momento, han podido observar el alto alcance de la inmunotoxina, al abarcar la mayor parte de los casos de cáncer colorrectal. "De acuerdo con estudios anteriores, el marcador tumoral GPA33, diana de estas inmunotoxinas, aparece en el 95% de los tumores de colon", indica el investigador.

   El siguiente paso del equipo, del que también forman parte científicos del Hospital La Paz (Madrid) y cuyo primer autor está realizando una estancia posdoctoral en el Hospital Monte Sinaí (EEUU), será analizar su comportamiento en tejidos humanos.

    "Estamos interesados en analizar la presencia de este marcador en las muestras de biopsias de colon, para comprobar su incidencia y poder utilizar el dominio marcador para el diagnóstico y delimitación del tumor", detalla Lacadena.