Publicado 01/07/2020 18:35:01 +02:00CET

Investigadores logran aumentar la sensibilidad de las células cancerosas al tratamiento quimioterapéutico

Células cancerosas de próstata.
Células cancerosas de próstata. - PENN MEDICINE - Archivo

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Lund en Suecia han logrado, en un estudio publicado en la revista 'Haematologica', aumentar la sensibilidad de las células cancerosas al tratamiento quimioterapéutico gracias a evitar la absorción del azúcar.

Al igual que las células del cuerpo, las células cancerosas necesitan energía a través de la glucosa. Los investigadores llevan mucho tiempo interesados en descubrir si es posible "matar de hambre" a las células cancerosas evitando la absorción de azúcar.

También se sabe que algunas células cancerosas aumentan la ingesta de moléculas de azúcar como estrategia de supervivencia, lo que puede reducir el efecto del tratamiento. Esto es lo que han estudiado los investigadores de la Universidad de Lund y la Universidad de Pisa.

Para permitir que las moléculas de azúcar ingresen a la célula cancerosa a través de la membrana celular, la célula utiliza los llamados transportadores de azúcar. En total, los investigadores pueden identificar actualmente 14 de estos transportadores de azúcar, si bien en el presente estudio, los investigadores investigaron el número 1, GLUT1, y su papel en la leucemia mieloide aguda (AML).

Al introducir inhibidores especialmente diseñados, sustancias que impiden actividades en la membrana celular, los investigadores lograron bloquear la absorción de azúcar en las células cancerosas. "Luego examinamos si el efecto de la quimioterapia utilizada en el tratamiento de la AML mejoró cuando bloqueamos la absorción de azúcar. Estaba claro que las células cancerosas se volvieron mucho más sensibles a los medicamentos de quimioterapia", han dicho los expertos.

La forma de cáncer que estudiaron los investigadores, la leucemia mieloide aguda, es una de las formas más comunes de leucemia entre los adultos. La AML tiene un pronóstico relativamente pobre y un alto riesgo de recaída, sobre todo entre la población de edad avanzada, ya que a menudo no pueden tolerar el régimen de tratamiento como lo hacen los pacientes más jóvenes.

"Nuestra esperanza es que la combinación de quimioterapia con inhibidores que bloquean la captación de azúcar en las células cancerosas pueda mejorar el efecto del tratamiento y, por lo tanto, curar a más pacientes en el futuro", han dicho los expertos, para avisar de que "queda mucha investigación por hacer antes de que pueda usarse en pacientes".