Publicado 22/02/2021 17:15CET

Un estudio evidencia que la terapia biológica puede ser una alternativa adecuada a los antibióticos

Natalia Freund y equipo de investigación.
Natalia Freund y equipo de investigación. - UNIVERSIDAD DE TEL AVIV

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv (Israel) han puesto de manifiesto, en un estudio publicado en la revista 'Nature Communications', que la terapia biológica puede ser una alternativa adecuada a los antibióticos.

En concreto, los expertos lograron aislar anticuerpos monoclonales, que obstaculizaron el crecimiento de gérmenes de tuberculosis en ratones de laboratorio. Los anticuerpos se aislaron de un paciente que había sucumbido a la tuberculosis activa pero que se había recuperado.

Esta es, de hecho, la primera vez en la historia que los investigadores han logrado desarrollar un "antibiótico biológico" y demostrar que los anticuerpos monoclonales humanos pueden actuar como un sustituto de los antibióticos químicos tradicionales y proteger a los ratones del desafío bacteriano patógeno.

Durante el último siglo, los antibióticos han sido el principal tratamiento contra los gérmenes, siendo a la vez eficaces y baratos. Los antibióticos son agentes químicos diseñados para bloquear y destruir células específicas, como las células microbianas.

Sin embargo, dado que algunos mecanismos biológicos son comunes tanto a las células humanas como a las microbianas, la gama de antibióticos que pueden usarse de forma segura sin dañar al paciente es limitada. Por ejemplo, los componentes de la pared celular de muchas cepas de microbios son comunes a las células humanas.

Por lo tanto, cualquier daño causado a las paredes de las células microbianas puede provocar daños importantes en los sistemas corporales. Además, en los últimos años está aumentando el número de cepas microbianas que son resistentes a los antibióticos, lo que presenta nuevos desafíos sobre cómo defender al cuerpo de los microbios en la era posterior a los antibióticos.

Por estas razones, los expertos han pasado los últimos años buscando un sustituto biológico de los antibióticos conocidos. Eligieron la tuberculosis, que es causada por la infección del bacilo 'Mycobacterium tuberculosis', como modelo de prueba y, por primera vez, lograron diseñar un tratamiento eficaz sobre la base de anticuerpos antibacterianos que se desarrollan naturalmente durante la infección.

Otro motivo para la elección de la tuberculosis es que, si bien la vacuna contra la tuberculosis se desarrolló hace ya 100 años y se basa en la cepa atenuada de bacillus bovis (BCG), no es eficaz en adultos y no previene la infección.

Además, en los últimos años se han desarrollado cada vez más variedades de enfermedades que son resistentes al único tratamiento disponible actualmente, a saber, el tratamiento con antibióticos. Dado que los gérmenes de la tuberculosis son muy infecciosos, se transfieren al aire y son perjudiciales para los pulmones, la propagación de cepas resistentes de tuberculosis que la medicina moderna no puede combatir es un peligro real.

Actualmente, aproximadamente una cuarta parte de la población mundial está infectada por tuberculosis, y las tasas de cepas resistentes a los medicamentos alcanzan un máximo del 40 por ciento en algunos países. "Los antibióticos son muy eficaces y rentables y, por tanto, durante los últimos años han sido nuestra única arma contra las infecciones bacterianas. Lamentablemente, los antibióticos son cada vez menos eficaces, y en los principales casos de médicos farmacorresistentes tienen las manos vacías para encontrar un tratamiento adecuado para sus pacientes", han detallado los expertos.

Por lo tanto, se necesitan urgentemente nuevas formas de matar las bacterias. Los avances en la medicina biológica han permitido eliminar los gérmenes de nuevas formas que no se basan únicamente en antibióticos y, por lo tanto, permiten una solución al desafío que plantean los gérmenes resistentes.

"Nuestro estudio es una prueba inicial del concepto del empleo de anticuerpos monoclonales (derivados de células individuales) como una terapia eficaz para combatir patógenos bacterianos", han zanjado los investigadores de Israel.