Un estudio arroja luz sobre por qué la terapia de bloqueo de puntos de control tiene éxito o falla

Laboratorio recuerso
PIXABAY - Archivo
Publicado 09/01/2019 7:04:32CET

   MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Ha habido muchas historias de éxito para las terapias de bloqueo de puntos de control tanto en modelos preclínicos como en pacientes con cáncer. Sin embargo, quedan muchas dudas sobre cómo exactamente estas inmunoterapias provocan su respuesta y qué determina cuándo y dónde la terapia de bloqueo de puntos de control tiene éxito o falla en la revitalización del sistema inmunitario para erradicar el cáncer.

   Un nuevo estudio dirigido por investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres, en Estados Unidos, en colaboración con colegas del Instituto Broad examina los efectos de las terapias de bloqueo de puntos de control en diferentes poblaciones de células T, una clase clave de células inmunitarias en tumores. Los resultados del equipo apuntan a una población de células T que se han pasado por alto en el pasado y llevaron a la identificación de un factor molecular que puede ser predictivo de la respuesta al tratamiento.

   "Nuestro estudio aprovecha la observación de que hay una gran diversidad en las células T dentro de los tumores. Cuando observamos el efecto de las terapias en diferentes poblaciones celulares, nos sorprendió descubrir que incluso las células T que no expresan el punto de control los inhibidores mostraron cambios significativos a nivel genético", dice la coautora Ana Anderson, científica de Brigham. "Estas son células que en gran medida se han ignorado antes. Nuestro estudio amplía el enfoque de qué puede estar haciendo la terapia de bloqueo de puntos de control y cómo media en sus efectos", añade esta experta, cuyo trabajo se publica en 'Immunity'.

IDENTIFICAN UN FACTOR NECESARIO PARA EL ÉXITO DE LAS TERAPIAS

   Anderson y sus colegas aprovecharon la tecnología moderna para explorar el efecto de la terapia en las células T en diferentes tipos de cáncer, aprovechando las metodologías computacionales y el RNA-seq de una célula, una técnica para medir la producción de miles de genes de células individuales en una población determinada. Los científicos adoptaron un enfoque iterativo, permitiendo que los datos les orientaran hacia pistas interesantes y luego pudieran realizar pruebas adicionales en modelos preclínicos de cáncer.

   Este enfoque los llevó a Tcf7, un factor de transcripción que se requiere para el mantenimiento y la función de una población de células inmunitarias que es capaz de recordar. A través de sus modelos experimentales, el equipo encontró que este factor era necesario para que las terapias inmunológicas tuvieran éxito.

   Anderson señala que, hasta la fecha, el campo se ha centrado en gran medida en las células T en etapa final y completamente maduras que están equipadas con receptores de punto de control como PD1 o CTL4. En las primeras etapas de la activación, las células T aún no expresan estos receptores y, sin embargo, estas células nacientes todavía muestran una respuesta a la terapia.

   "Necesitamos entender estas células T en etapa temprana para arrojar luz sobre cómo funciona la terapia de bloqueo del punto de control --dice Anderson--. Nuestro estudio ayuda a definir una importante población de células inmunitarias que responde a la inmunoterapia con bloqueo de puntos de control en diferentes tipos de cáncer y señala un factor crítico en el éxito de esta terapia. Con estudios adicionales, podemos definir biomarcadores para predecir la respuesta de un paciente a la terapia e identificar qué células son las más importantes para atacar con enfoques de inmunoterapia".

Contador