Actualizado 08/07/2020 6:58:57 +00:00 CET

Estatinas: confirman un menor riesgo de muerte en personas mayores

Statin Tablet in Close Up
Statin Tablet in Close Up - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ROGER ASHFORD - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Estudios anteriores han demostrado que las estatinas pueden prevenir ataques cardíacos, derrames cerebrales y la muerte en adultos de mediana edad. Pero en 28 ensayos clínicos importantes sobre estatinas, solo el 2 por ciento de los participantes han tenido 75 años o más. Esto significa que a pesar de que los adultos mayores corren un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y muerte, existían pocos datos sobre si se les deben recetar estatinas.

Ahora, un análisis retrospectivo realizado sobre veteranos estadounidenses de 75 años o más ha descubierto que los que recibieron estatinas tenían un riesgo 25% menor de muerte que sus compañeros, según publican los autores del estudio en la revista 'JAMA'.

El nuevo estudio, dirigido por investigadores del Brigham and Women's Hospital y el VA Boston Healthcare System, aprovecha los datos nacionales de los Servicios de la Administración de Salud de Veteranos de Estados Unidos y los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid para arrojar nueva luz sobre el papel que las estatinas pueden desempeñar en los adultos mayores que aún no han experimentado un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular u otro evento cardiovascular.

En su análisis retrospectivo, los investigadores encontraron que el riesgo de morir por cualquier causa era menor en 25 por ciento entre los veteranos que usaban estatinas en comparación con los que no fueron tratados con ellas. El riesgo de morir por un evento cardiovascular, como un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular, fue menor en 20 por ciento.

"Según estos datos, la edad no es una razón para no recetar estatinas --asegura la autora principal, Ariela Orkaby, científica en el Sistema de Atención Médica VA Boston y en la División de Envejecimiento del Brigham--. Las estatinas se estudian y recetan comúnmente para adultos de mediana edad, pero no se estudian en personas mayores de 75 años. Una de las cosas más notables de nuestros resultados es que encontramos que el beneficio de las estatinas es cierto independientemente de si una persona era mayor o más joven o tenía una condición como la demencia".

Orkaby y sus colegas analizaron datos sobre veteranos que usaron servicios de VA entre 2002 y 2012, tenían 75 años o más y no habían tenido previamente un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular u otro evento cardiovascular.

De los más de 300.000 veteranos elegibles, el equipo identificó a más de 57.000 que comenzaron a tomar estatinas durante este tiempo. Utilizando la puntuación de propensión, los autores compararon a los individuos que comenzaron a tomar estatinas con aquellos que tenían la misma probabilidad de recibir una estatina según las características clínicas pero que no recibieron una receta para el medicamento.

En general, tomar estatinas se asoció significativamente con un menor riesgo de muerte por un evento cardiovascular o muerte por cualquier causa. Y los beneficios se mantuvieron para los veteranos en edad avanzada, incluidos los que tenían 90 años o más.

Las tasas de mortalidad más bajas se extendieron a aquellos con otras afecciones, como la demencia, individuos que han sido excluidos de estudios previos. En análisis secundarios, el equipo encontró que comenzar una estatina también se asoció significativamente con un menor riesgo de eventos cardiovasculares como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Orkaby señala que fue particularmente interesante ver una marcada disminución en la tasa de accidentes cerebrovasculares entre los participantes negros del estudio.

"Hay muchas pistas interesantes para seguir --asegura Orkaby--, pero es importante tener en cuenta que este no es un ensayo clínico aleatorizado. En cambio, es un análisis retrospectivo que utiliza datos del mundo real que nos ayuda a explorar dónde está la verdad mentiras".

El estudio se enfocó solo en veteranos, una población predominantemente blanca y masculina, lo que puede limitar su generalización, pero el tamaño del estudio permitió obtener información estadísticamente significativa sobre grupos subrepresentados.

Durante el período de tiempo del estudio, la estatina prescrita con mayor frecuencia fue la simvastatina, pero actualmente, las estatinas de dosis más altas y de mayor intensidad se han recetado con mayor frecuencia. Si bien las estatinas generalmente se toleran bien, muchas personas informan de dolores y molestias como un efecto secundario, lo que puede llevar a algunos a dejar de tomar el medicamento. El estudio actual no evaluó si los pacientes interrumpieron el uso de estatinas.

Dos ensayos clínicos aleatorizados de estatinas en adultos mayores ahora están en marcha con los resultados de uno de los estudios que se esperan para este año. Orkaby y sus colegas planean hacer un seguimiento de su estudio explorando los efectos de la dosificación de estatinas y examinando los resultados para las subpoblaciones incluidas en su análisis.