Publicado 15/07/2021 11:52CET

Eliminar la necesidad de receta triplicará la venta de test de autodiagnóstico, según RYPO

Una trabajadora sanitaria realiza un test de antígenos a un joven para acceder al primer día del festival Cruïlla, a 8 de julio de 2021, en Barcelona, Cataluña, (España).
Una trabajadora sanitaria realiza un test de antígenos a un joven para acceder al primer día del festival Cruïlla, a 8 de julio de 2021, en Barcelona, Cataluña, (España). - David Oller - Europa Press

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

La posibilidad de comprar los test de autodiagnóstico para la COVID-19 en farmacias y sin receta puede suponer un incremento de ventas de más del 200 por ciento, según las previsiones de RYPO, empresa española de importación y distribución de material médico-sanitario.

"Ahora que la pandemia está afectando sobre todo a los jóvenes, es más importante que nunca facilitar el acceso sin restricciones a pruebas diagnósticas rápidas, seguras y sencillas. Sin el miedo a dar explicaciones ni la presión de una posible cuarentena 'preventiva' mientras llega el resultado, será mucho más fácil para algunos hacerse el test, comprobar el resultado en solo 15 minutos y evitar posibles contagios", ha apuntado el CEO y cofundador de RYPO, Gonzalo Díaz.

En las farmacias se podrán adquirir, sin receta, dos tipos de pruebas autodiagnósticas: los test de antígenos, indicados en los siete primeros días de la infección, se consideran una herramienta útil para ampliar la capacidad para diagnosticar de la enfermedad, pero no detecta si ya se ha superado; y los test de anticuerpos o serológicos, que no se emplean para la detección de la infección activa, ya que lo que analizan es la respuesta inmunológica del individuo, pero sí para la confirmación de que se ha padecido la enfermedad (incluso aunque no haya habido síntomas).

El precio final de los test lo fijará cada oficina de farmacia, según el borrador inicial de Real Decreto, que no impone restricciones, y estará exento de IVA. Podrán adquirirse de forma unitaria, por un precio aproximado de entre 3 y 7 euros, en función del proveedor, según RYPO.

Para esta compañía, el hecho de que los test se distribuyan de forma exclusiva a través de la red de oficinas de farmacia supone "una garantía frente a la proliferación en el mercado de productos que no cumplen la normativa".

"Para nosotros es fundamental el papel que cumplen los 500 farmacéuticos con los que trabajamos en toda España como asesores y garantes de la calidad de los productos. Si por la falta de receta o por buscar precios más bajos, alguien compra un test cualquiera por Internet o en un establecimiento no sanitario no tiene ninguna garantía de que sea mínimamente eficaz", advierte el CEO de RYPO.

Los test de autodiagnóstico incluyen en su etiquetado, además de la certificación y de unas instrucciones sencillas, información acerca de su validez, que habitualmente se mide siguiendo dos parámetros: sensibilidad, o capacidad para detectar la presencia del marcador (2019-nCoV) y la especificidad, o capacidad para reconocer la ausencia de ese mismo marcador. La Unión Europea recomienda utilizar test con un mínimo de sensibilidad del 90 por ciento y de especificidad del 97 por ciento.

Contador