Diseñan un anticonceptivo de acción prolongada con un parche de microagujas

Publicado 15/01/2019 7:34:32CET
CHRISTOPHER MOORE, GEORGIA TECH

   MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio reciente sugiere que un nuevo anticonceptivo de acción prolongada diseñado para ser auto-administrado por mujeres puede ser una nueva opción de planificación familiar, particularmente en países en desarrollo donde el acceso a la atención médica puede ser limitado. El anticonceptivo se suministra utilizando la tecnología de parche para la piel con microagujas originalmente desarrollada para la administración indolora de vacunas.

   Los anticonceptivos de acción prolongada ahora disponibles proporcionan el mayor nivel de eficacia, pero generalmente requieren que un profesional de la salud te inyecte un medicamento o te implante un dispositivo. Las técnicas de acción corta, por otro lado, un estricto cumplimiento por parte de los usuarios y, por lo tanto, a menudo no son tan efectivas. En pruebas con animales, un parche anticonceptivo experimental de microagujas proporcionó un nivel terapéutico de la hormona anticonceptiva durante más de un mes con una sola aplicación en la piel.

   Cuando se aplica el parche durante varios segundos, las agujas microscópicas se rompen y permanecen debajo de la superficie de la piel, donde los polímeros biodegradables liberan lentamente el medicamento anticonceptivo levonorgestrel con el tiempo. Diseñado originalmente para su uso en áreas del mundo con acceso limitado a la atención médica, el anticonceptivo de microagujas podría ofrecer una nueva alternativa de planificación familiar para una población más amplia.

   Todos los detalles de la investigación se publican este lunes en la revista 'Nature Biomedical Engineering'. El trabajo fue financiado por 'Family Health International' (FHI 360), una organización financiada en virtud de un contrato con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

   "Hay mucho interés en ofrecer más opciones para los anticonceptivos de acción prolongada", dice el autor del artículo Mark Prausnitz, profesor de Regentes en la Escuela de Ingeniería Química y Biomolecular del Instituto de Tecnología de Georgia. "Nuestro objetivo es que las mujeres puedan auto-administrarse los anticonceptivos de acción prolongada con el parche de microagujas que se aplicaría en la piel durante cinco segundos solo una vez al mes", detalla.

POSIBLE EFECTIVIDAD DURANTE SEIS MESES

   Si finalmente se aprueba el uso del parche anticonceptivo de microaguja, podría convertirse en el primer anticonceptivo auto-administrado de acción prolongada que no implique una inyección de aguja convencional. Este parche anticonceptivo de microagujas interrumpiría los ciclos menstruales de las mujeres que lo usan.

   Debido a que las pequeñas agujas deben permanecer en la piel durante el tiempo de liberación de la hormona, los científicos dirigidos por el investigador postdoctoral de Georgia Tech Wei Li desarrollaron una técnica mecánica que permitiría que las microagujas que contienen medicamentos se liberen del material de respaldo del parche.

   Para lograrlo, los autores moldearon pequeñas burbujas de aire en la parte superior de las microagujas, creando una debilidad estructural. Las microagujas resultantes son lo suficientemente fuertes como para presionarlas contra la piel, pero cuando el parche se desplaza hacia un lado, la fuerza de corte corta las pequeñas estructuras en la piel. El parche de respaldo puede quitarse.

   Los investigadores están estudiando si un solo parche podría contener suficiente hormona para proporcionar anticonceptivos durante seis meses. Las microagujas se moldean a partir de una mezcla de polímeros biodegradables, poli (ácido láctico-co-glicólico) y poli (ácido láctico), comúnmente utilizados en suturas reabsorbibles, detalla Steven Schwendeman, profesor y presidente del Departamento de Ciencias Farmacéuticas en la Universidad de Michigan y colaborador en este proyecto.

   Los ácidos láctico y glicólico están presentes de forma natural en el cuerpo, lo que contribuye a la biocompatibilidad del material polímero, dice. "Seleccionamos materiales poliméricos para cumplir objetivos de diseño específicos como la resistencia de la microaguja, la biocompatibilidad, la biodegradación y el tiempo de liberación del fármaco y la estabilidad de la formulación", explica Schwendeman.

   Y prosigue: "Nuestro equipo luego procesó el polímero en microagujas disolviendo el polímero y el fármaco en un disolvente orgánico, moldeando la forma y luego secando el disolvente para crear las microagujas. Cuando se forma la matriz polimérica de esta manera puede liberar la hormona anticonceptiva de forma lenta y segura durante semanas o meses cuando se coloca en el cuerpo".

   Las pruebas con ratas evaluaron solo los niveles en sangre de la hormona y no intentaron determinar si podía prevenir el embarazo. "El objetivo era demostrar que podríamos permitir que la concentración de levonorgestrel se mantenga por encima de los niveles que se sabe que causan la anticoncepción en los seres humanos", subraya Prausnitz.

PODRÍA USARSE PARA LA VACUNACIÓN

   Al desarrollar el parche anticonceptivo experimental de microagujas, los investigadores aprovecharon el trabajo anterior para disolver los parches de microagujas diseñados para transportar vacunas al cuerpo. En colaboración con la Universidad de Emory (Estados Unidos), se realizó un ensayo clínico de Fase I de vacunación contra la influenza con microagujas que se disuelven rápidamente.

   Ese estudio sugirió que los parches de microagujas podrían usarse de manera segura para administrar la vacuna. Debido a que las microagujas son tan pequeñas, entran solo en las capas superiores de la piel y no fueron percibidas como dolorosas por los participantes del estudio.

   "Aún no sabemos cómo funcionarán los parches anticonceptivos de microagujas en los humanos --señala Prausnitz--. Debido a que estamos usando una hormona anticonceptiva bien establecida, somos optimistas de que el parche será un anticonceptivo eficaz. También esperamos que la posible irritación de la piel en el sitio de aplicación del parche sea mínima, pero estas expectativas deben verificarse en ensayos clínicos".

   Los parches anticonceptivos probados en los animales contenían 100 microagujas. Para administrar una dosis adecuada de levonorgestrel a un ser humano se requerirá un parche más grande. A los investigadores les gustaría desarrollar un parche que pudiera aplicarse una vez cada seis meses.