Publicado 04/05/2020 18:16:27 +02:00CET

Descubren que administrar un fármaco para la esquizofrenia junto a radioterapia aporta beneficios en el glioblastoma

Glioblastoma.
Glioblastoma. - PENN MEDICINE - Archivo

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del UCLA Jonsson Comprehensive Cancer Center de Estados Unidos han descubierto, en un estudio realizado en ratones, que administrar un medicamento que se usa comúnmente para tratar la esquizofrenia junto a la radioterapia tradicional ayuda a mejorar la supervivencia general con glioblastoma, uno de los tumores cerebrales más mortales y difíciles de tratar.

Los hallazgos, publicados en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', muestran que la combinación de radiación y el medicamento trifluoperazina no solo se dirige a las células de glioblastoma sino que también ayuda a superar la resistencia al tratamiento.

Y es que, en el glioblastoma, las células tumorales a menudo se vuelven resistentes al tratamiento de radiación porque esta puede inducir la 'conversión de fenotipo', un proceso que convierte a ciertas células madre no tumorales en células productoras de tumores, lo que hace que el cáncer vuelva a aparecer.

"El medicamento trifluoperazina por sí solo tampoco hace mucho, pero descubrimos que cuando los combinas con la radioterapia se vuelven altamente eficientes. Es importante destacar que el medicamento no sensibiliza a las células a la radiación, sino que previene la aparición de células madre de glioma resistentes", han explicado los expertos.

Los investigadores de la UCLA han estado explorando nuevas formas de evitar que las células tumorales de glioblastoma se vuelvan resistentes a la radiación al agregar medicamentos al régimen de tratamiento que tradicionalmente se han utilizado para otros fines.

Para averiguar si había algún medicamento existente que pudiera interferir con la conversión del fenotipo inducido por la radiación, el equipo analizó más de 83.000 compuestos, de los cuales identificaron casi 300 compuestos, incluido el antagonista del receptor de dopamina trifluoperazina, el cual tiene el potencial de bloquear la conversión del fenotipo y mejorar la eficacia de la radioterapia.

Una vez que se identificó la trifluoperazina, se probó en ratones con tumores ortotópicos derivados del paciente. El equipo descubrió que, cuando se usa en combinación con radiación, la trifluoperazina retrasó con éxito el crecimiento de los tumores y prolongó significativamente la supervivencia general de los animales.

El equipo planea comenzar un ensayo clínico este verano para que las personas con glioblastoma recurrente lo prueben usando un antagonista del receptor de dopamina con radioterapia. "Creo que podemos encontrar una combinación de tratamientos con radiación que sea muy tolerable para los pacientes y que les vaya bien. El siguiente paso es ver si podemos detener esta resistencia a la radiación en personas", han zanjado.

Contador

Para leer más