Publicado 25/11/2020 07:39CET

Desarrollan un nuevo tipo de inmunoterapia que puede abrir el camino para mejores tratamientos contra el cáncer

Investigadores en un laboratorio
Investigadores en un laboratorio - FARMAINDUSTRIA - Archivo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

La inmunoterapia para el cáncer ha logrado grandes avances y muchos pacientes ahora pueden recibir tratamientos efectivos que no estaban disponibles hace diez años. Sin embargo, hay ciertos tipos de cáncer que no responden a la inmunoterapia existente. Un estudio del Instituto Karolinska, en Suecia, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), informa sobre un nuevo tipo de inmunoterapia que da esperanzas de más opciones de tratamiento para el cáncer en el futuro.

Las células cancerosas tienen la capacidad de reprogramar las células inmunitarias de una manera que beneficia el crecimiento del tumor. Después de años de investigación, ha sido posible aprovechar el sistema inmunológico en la lucha contra el cáncer, mediante el cual diferentes anticuerpos pueden hacer que las células T del sistema inmunológico ataquen a las células cancerosas.

Los macrófagos son un tipo diferente de células y juegan un papel crucial en el sistema inmunológico, donde reclutan células T a un área que ha sido afectada por organismos extraños y regulan su función. Desafortunadamente, ciertos tumores desarrollan formas de desconectar el sistema inmunológico, incluido hacer que los macrófagos del tumor bloqueen las células T.

"En nuestro estudio hemos desarrollado un nuevo tipo de inmunoterapia en la que anticuerpos específicos activan los macrófagos para que apoyen el sistema inmunológico y maten las células cancerosas", explica Mikael Karlsson, profesor del Departamento de Microbiología, Biología celular y de Tumores del Instituto Karolinska y uno de los autores del estudio.

La investigación también muestra que las células NK, otra célula importante del sistema inmunológico, son activadas principalmente por esta nueva inmunoterapia para trabajar junto con las células T para matar el tumor, a diferencia de las inmunoterapias existentes, en las que solo se activan las células T.

"También resulta que cuando los macrófagos activan las células NK, su capacidad para combatir el cáncer es enormemente eficaz", señala Mikael Karlsson.

El estudio, que se realizó en colaboración con la Universidad Rockefeller en Nueva York, fue inicialmente un estudio de modelo pero posteriormente los investigadores aplicaron su descubrimiento a los tumores de piel humana para analizar la transferibilidad de sus resultados.

"También podemos ver que estos anticuerpos específicos activan los macrófagos humanos, que a su vez activan las células NK para matar las células cancerosas", explica Mikael Karlsson.

Por lo tanto, estos hallazgos indican que la nueva inmunoterapia activa una parte diferente del sistema inmunológico en comparación con las terapias anteriores y, con suerte, puede usarse en combinación con tratamientos existentes.

"El trabajo en equipo entre las células NK y T aumenta su eficacia, lo que puede ayudar a que más tipos de cáncer sean tratables en el futuro", concluye Mikael Karlsson.

Para leer más