Actualizado 07/10/2021 11:11 CET

Desarrollan un antiviral muy potente contra todas las variantes del dengue que también puede usarse para prevenirlo

Archivo - Mosquito  A. Aegypti, dengue, zika, chikungunya
Archivo - Mosquito A. Aegypti, dengue, zika, chikungunya - CAMERON P. SIMMONS - Archivo

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Rega de la Universidad KU Leuven y del Centro de Diseño y Descubrimiento de Fármacos (CD3), ambos en Bélgica, han desarrollado un inhibidor ultrapotente del virus del dengue, según publican en la revista 'Nature'.

La molécula antiviral es excepcionalmente eficaz contra todas las variantes conocidas del dengue y podría utilizarse con fines terapéuticos y de prevención, aseguran.

Cada año, el dengue infecta a 400 millones de personas, enferma a 100 millones y mata a miles. Los síntomas de la enfermedad incluyen fiebre alta y fuertes dolores musculares y articulares. Algunos pacientes también sufren hemorragias subcutáneas o pérdidas capilares.

La enfermedad está causada por el virus del dengue, transmitido por mosquitos, que se encuentra en casi todas las regiones subtropicales, pero especialmente en América Latina y Asia. La frecuencia de los brotes sigue creciendo, y se espera que el virus afecte a miles de millones más en las próximas décadas a medida que el virus se extienda a otras regiones debido al cambio climático y otras tendencias globales. En 2019, la Organización Mundial de la Salud ya incluyó el dengue en su lista de diez amenazas para la salud mundial.

En la actualidad no se dispone de medicamentos antivirales para prevenir o tratar el dengue. Esto puede cambiar gracias al descubrimiento innovador de los equipos dirigidos por Johan Neyts, del Instituto Rega de la KU Leuven, y Patrick Chaltin, del CD3/CISTIM Leuven vzw, que se llevó a cabo en colaboración con un equipo dirigido por Marnix van Loock, de Janssen Pharmaceutica.

El antiviral tiene un mecanismo único, explica el profesor Johan Neyts, del Instituto Rega de la KU Leuven. "Junto con el grupo de investigación del profesor Ralf Bartenschlager, de la Universidad de Heidelberg, demostramos que nuestro inhibidor impide la interacción entre dos proteínas virales que forman parte de una especie de copiador del material genético del virus --añade--. Si se bloquea esta interacción, el virus ya no puede copiar su material genético. Como resultado, no se producen nuevas partículas de virus".

Junto con el profesor Xavier de Lamballerie, de la Universidad de Aix-Marsella, en Francia, el equipo demostró que el antiviral es muy eficaz contra todas las variantes conocidas del virus del dengue.

Los investigadores probaron el inhibidor también en ratones. Suzanne Kaptein, del Instituto Rega de la Universidad Católica de Lovaina, asegura que "incluso una dosis baja del fármaco administrada por vía oral resultó ser muy eficaz. Además, el tratamiento sigue siendo eficaz cuando la infección ya está en su punto álgido. En estos casos, el número de partículas de virus en la sangre se redujo drásticamente en las 24 horas siguientes al inicio del tratamiento. Esto demuestra lo extremadamente potente que es el medicamento antiviral", resalta.

La investigación realizada en ratones sugiere que el inhibidor también podría utilizarse con fines de prevención. Estos resultados son motivo de optimismo, ya que la actual vacuna contra el dengue sólo ofrece una protección parcial.

El profesor Johan Neyts, de la KU Leuven, explica que "unos fármacos potentes y seguros contra el dengue, que puedan tomarse fácilmente en forma de comprimidos, podrían ofrecer a cualquier persona una protección eficaz durante un cierto tiempo".

El fármaco antiviral se desarrollará en una formulación fácil de administrar que pueda optimizarse para el tratamiento y la prevención de la enfermedad en regiones tropicales y subtropicales donde el dengue es endémico.

El desarrollo del antiviral fue un largo camino, dice el profesor Johan Neyts (KU Leuven). "Empezamos este proyecto en 2009. Primero examinamos muchos miles de moléculas en una biblioteca de compuestos del CD3 para encontrar una o varias moléculas que inhibieran el virus en células cultivadas en laboratorio --señala--. En otras palabras empezamos a buscar una aguja en un pajar. En cuanto pudimos identificar tales moléculas, los químicos medicinales del CD3 pudieron empezar a trabajar con ellas. Crearon muchas versiones de las moléculas para potenciar su eficacia contra el virus", añade.

Hay cuatro tipos de virus del dengue y la molécula debía ser igualmente eficaz contra los cuatro, añade Patrick Chaltin, del Centro de Diseño y Descubrimiento de Fármacos. "No fue fácil alcanzar ese objetivo --asegura--: el proceso de optimización implicó unos 2.000 pasos. Años de intensa colaboración han dado ahora como resultado un inhibidor del dengue ultrapotente que estamos orgullosos de presentar".

Desde 2013, los científicos de Janssen Pharmaceutica -entre ellos Marnix Van Loock, Olivia Goethals y Tim Jonckers- han colaborado estrechamente con los equipos de la KU Leuven, acelerando la serie química hacia un mayor desarrollo.

La KU Leuven y el CD3 también tienen planes ambiciosos para luchar contra otros virus. Por ejemplo, están buscando medicamentos antivirales de amplio espectro contra los coronavirus. "En el futuro, queremos desarrollar una gama de moléculas antivirales contra las diferentes familias de virus con potencial pandémico, es decir, no sólo contra los coronavirus. Esto requerirá considerables recursos financieros, que ahora estamos tratando de adquirir", concluye Patrick Chaltin.

Contador