Publicado 06/11/2020 07:59CET

Contra las dudas de la nueva vacuna contra la Covid, ¿qué te parece que te paguen para ponértela?

Injecting injection vaccine vaccination medicine flu woman docto
Injecting injection vaccine vaccination medicine flu woman docto - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SCYTHER5 - Archivo

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos deberían considerar incentivar a las personas para recibir la vacuna del COVID-19 esté disponible, para lograr el nivel requerido de inmunidad colectiva, que podría ser hasta el 80% de la población, y conseguir así erradicar la infección, argumenta un líder en ética en un artículo de opinión publicado en el 'Journal of Medical Ethics'.

Este incentivo podría ser financiero o 'pago en especie', como que se le permita renunciar a la necesidad de usar una mascarilla en público, sugiere.

Dado el creciente número de muertos a nivel mundial y las consecuencias sanitarias y económicas de gran alcance de la pandemia, ha habido llamamientos, incluso en el Reino Unido, para exigir la vacunación contra COVID-19, siempre y cuando se apruebe una vacuna, señala el autor, el profesor Julian Savulescu, del Centro Uehiro de Oxford para la Ética Práctica de la Universidad de Oxford.

En general, la vacunación debería ser voluntaria, precisa, pero hay argumentos sólidos para hacer que cualquier vacunación sea obligatoria si se cumplen cuatro condiciones: una grave amenaza para la salud pública; la vacuna es segura y eficaz; los pros superan a los contras de cualquier alternativa adecuada y el nivel de coerción es proporcionado. En pocas palabras, si los planes voluntarios fallan, debemos pasar al Plan B de vacunación, sugiere.

Hay ejemplos de coacción por el bien público: servicio militar obligatorio durante la guerra; impuestos o el uso de cinturones de seguridad, y las políticas de vacunación obligatorias ya existen en diferentes partes del mundo, recuerda.

Pero reconoce que existen problemas éticos si se adoptara un enfoque obligatorio. Por lo tanto, si la vacunación voluntaria resulta insuficiente, se debe considerar la incentivación para abordar estos problemas al tiempo que se impulsa la adopción de la vacunación.

Se requerirá un cierto nivel de aceptación para que cualquier programa de vacunación sea realmente eficaz y sofocar el incesante aumento de la pandemia.

"Para tener la máxima eficacia, en particular para proteger a los más vulnerables de la población, la vacunación debería lograr la inmunidad colectiva (el porcentaje exacto de la población que necesitaría ser inmune para alcanzar la inmunidad colectiva depende de varios factores, pero las estimaciones actuales rango hasta el 82%)", escribe.

Si bien existen problemas logísticos obvios para producir y administrar una vacuna COVID-19 a la población mundial, la cobertura universal también enfrenta una creciente indecisión sobre la vacuna: reticencia o rechazo a vacunarse debido a preocupaciones de seguridad.

"Las vacunas son algunas de las intervenciones más seguras y efectivas que tenemos, y hemos logrado éxitos increíbles. Ya no padecemos enfermedades que mataron a nuestros antepasados --recuerda--, pero las dudas sobre las vacunas van en aumento incluso para las bien establecidas".

Y además, reconoce que "es probable que el problema sea mayor para una nueva vacuna. Para las vacunas establecidas, algunos países han recurrido a esquemas de vacunación obligatorios. En un mundo ideal, se demostraría que la vacuna es 100% segura pero es probable que quede cierto riesgo, y existen riesgos que aún no se han identificado", admite.

"Por lo tanto, cualquier programa de vacunación obligatoria necesitaría emitir un juicio de valor sobre qué nivel de seguridad y qué nivel de certeza son lo suficientemente seguros y certeros --continúa--. Por supuesto, tendría que ser muy alto, pero una opción de 0% de riesgo es muy poco probable".

A su juicio no podemos decir si una política obligatoria de vacunación contra COVID-19 está éticamente justificada hasta que podamos evaluar la naturaleza de la vacuna, la gravedad del problema y los posibles costos / beneficios de las alternativas.

"Sin embargo, otra forma de ver esto es que a las personas con bajo riesgo se les pide que realicen un trabajo que conlleva algún riesgo, aunque sea muy bajo --explica--. Por lo tanto, se les debería pagar por el riesgo que están tomando con el fin de proporcionar un bien público".

Es posible que los 'anti-vacunas' nunca sean convencidos de que cambien su postura, pero incentivar la vacunación puede persuadir a otros que tal vez no lo hayan hecho para recibir la vacuna, dice.

"La ventaja del pago por riesgo es que las personas eligen voluntariamente asumirlo. Siempre que seamos precisos al transmitir las limitaciones de nuestra confianza sobre los riesgos y beneficios de una vacuna, depende de las personas juzgar si valen la pena", recuerda.

El pago no se trata de coerción, insiste: "Si una persona elige esa opción es porque cree que, en general, su vida irá mejor con ella, en este caso, con la vacunación y el pago. Es cierto que el valor de la opción podría ejercer fuerza sobre nuestras capacidades racionales, pero eso no es diferente de ofrecer mucho dinero para atraer a un candidato preferido", argumenta.

Insiste en que no se trata de animar a la gente a correr riesgos irracionales. El desarrollo y los ensayos de vacunas están en marcha para asegurarnos de que estamos seguros de que existe un riesgo muy bajo, enfatiza.

"Si se considera que una vacuna es lo suficientemente segura como para ofrecerla voluntariamente sin pago, debe ser lo suficientemente segura como para incentivarla con el pago, porque los riesgos son razonables. Es posible que los más pobres estén más inclinados a tomar el dinero y el riesgo, pero esto se aplica a todos los trabajos arriesgados o desagradables en una economía de mercado. No es necesariamente explotación si existen protecciones como un salario mínimo o se paga un precio justo para asumir riesgos", argumenta.

"Un modelo de pago también podría ser muy barato, en comparación con las alternativas --continúa--. Se estima que el costo del plan de licencia del Reino Unido llegará a 60.000 millones de libras esterlinas para su final inicialmente planeado en octubre, y es probable que el cierre económico cueste muchos miles de millones más, así como las 200.000 vidas estimadas que se espera sean perdido como resultado".

"Tendría sentido desde el punto de vista económico pagar a la gente bastante para incentivarlos a vacunarse más temprano que tarde, lo que, por ejemplo, aceleraría su pleno regreso al trabajo", añade.

A su juicio, los incentivos también podrían adoptar la forma de "pago en especie", sugiere. "Un beneficio atractivo sería la libertad de viajar, de no llevar mascarilla en lugares públicos si se lleva un certificado de vacunación, y no a distanciarse socialmente --sugiere--. Además, ayudaría a mejorar los riesgos que las personas no vacunadas supondrían para los demás".

Contador