Una de cada seis personas que suspenden los antidepresivos experimentará síntomas de interrupción

Archivo - Hombre tomando un medicamento con un vaso de agua.
Archivo - Hombre tomando un medicamento con un vaso de agua. - ISTOCK - Archivo
Publicado: lunes, 10 junio 2024 7:49

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Para alguien que deja de tomar antidepresivos, el riesgo de experimentar uno o más síntomas de interrupción (también llamados síntomas de abstinencia), como mareos, dolor de cabeza, náuseas, insomnio e irritabilidad, debidos directamente a la suspensión del medicamento, es del 15% (equivalente a uno de cada seis para siete personas), según una revisión sistemática y un metanálisis publicado en ‘The Lancet Psychiatry’.

El análisis también encontró que los síntomas de interrupción que los pacientes describen como graves y que pueden haber llevado a los pacientes a abandonar un estudio o reiniciar el tratamiento con antidepresivos ocurrieron en aproximadamente el 3% (uno de cada 35) de los pacientes que suspendieron los antidepresivos.

"Existe evidencia sólida de que los antidepresivos pueden ser efectivos para muchas personas que padecen un trastorno depresivo, ya sea solos o junto con otros tratamientos como la psicoterapia. Sin embargo, no funcionan para todos y algunos pacientes pueden experimentar efectos secundarios desagradables. En pacientes que se han recuperado con la ayuda de antidepresivos, la decisión de médicos y pacientes puede ser dejar de tomarlos a tiempo. Por lo tanto, es importante que tanto los médicos como los pacientes tengan una imagen precisa y basada en evidencia de lo que podría suceder cuando los pacientes dejan de tomar antidepresivos", comenta el dotor Jonathan Henssler de la Charité – Universitätsmedizin Berlin, en Alemania.

Y continúa: "Nuestro estudio confirma que varios pacientes que dejan de tomar antidepresivos experimentarán síntomas de interrupción y, para algunos, serán de mayor gravedad. Es importante tener en cuenta que los síntomas de interrupción del tratamiento con antidepresivos no se deben a que los antidepresivos sean adictivos. Existe una necesidad crucial de que todos los pacientes que dejen de tomar antidepresivos reciban asesoramiento, seguimiento y apoyo de profesionales de la salud. Sin embargo, nuestros hallazgos, que consolidan datos de una gran cantidad de estudios, también deberían brindar la tranquilidad de que las tasas de síntomas de interrupción no son tan altas como algunos estudios y revisiones anteriores han sugerido". Estudios anteriores han estimado que más de la mitad de los pacientes experimentan síntomas de interrupción cuando suspenden los antidepresivos, y que la mitad de los síntomas son graves. Sin embargo, muchas de estas estimaciones se basan en estudios observacionales que no pueden determinar de manera confiable la causa y el efecto. Por otro lado, los ensayos controlados aleatorios bien realizados (en los que a la mitad de la población del ensayo se le ofrece un placebo o una pastilla simulada y a la otra mitad se le ofrece el medicamento) pueden distinguir de manera más confiable entre los síntomas causados ??directamente por el medicamento y los síntomas no causados ??directamente por el medicamento. Síntomas "específicos" que podrían ser impulsados ??por las expectativas de los pacientes o de los médicos.

El objetivo de este estudio fue revisar toda la evidencia disponible para establecer la probable incidencia de síntomas de interrupción causados ??directamente por suspender el uso de antidepresivos, la probable incidencia de síntomas graves y las diferencias entre los diferentes tipos de antidepresivos. Los investigadores realizaron una revisión y metanálisis de 79 ensayos (44 ECA y 35 estudios observacionales) que incluían datos de 21.002 pacientes, 16.532 que suspendieron antidepresivos y 4.470 que recibieron placebo, con una edad media de 45 años y un 72% de mujeres.

En general, el análisis encontró que un tercio (31%) de las personas que dejaron de tomar un antidepresivo experimentaron al menos un síntoma, como mareos, dolor de cabeza, náuseas, insomnio e irritabilidad. Se produjeron síntomas graves en aproximadamente el 3% (uno de cada 35). Dejar de tomar imipramina (Tofranil), paroxetina (Seroxat) y (des)venlafaxina (Pristiq) se asoció con un mayor riesgo de síntomas graves en comparación con otros antidepresivos.

Al observar específicamente los resultados de ensayos controlados aleatorios, uno de cada seis pacientes (17%) experimentó síntomas similares a los de la interrupción del tratamiento al dejar de tomar un medicamento placebo. Esto sugiere que aproximadamente la mitad de todos los síntomas experimentados en quienes suspenden los antidepresivos podrían deberse a expectativas negativas (el "efecto nocebo") o síntomas no específicos que pueden ocurrir en cualquier momento en la población general. En conclusión, los autores estiman que uno de cada seis a siete (15%) de los pacientes experimentará uno o más síntomas de interrupción que son causados ??directamente por suspender los antidepresivos.

El análisis no encontró diferencias entre los estudios que aplicaron una reducción gradual del antidepresivo y los estudios con una interrupción repentina de la medicación. Sin embargo, los autores advierten que las variaciones sustanciales en los diseños de los estudios, como la duración de la reducción gradual y el tipo de antidepresivo utilizado, significan que estas no son conclusiones firmes y que se necesita más investigación. También destacan cómo los resultados de estudios anteriores indican que la reducción gradual puede ser útil para disminuir la gravedad y la incidencia de los síntomas de interrupción.

"Esperamos que los hallazgos de este estudio informen a los profesionales de la salud y a los pacientes sobre el riesgo de experimentar síntomas de interrupción al suspender los antidepresivos sin causar alarmas innecesarias. Como todos los medicamentos, los antidepresivos presentan beneficios importantes, pero también conllevan riesgos, incluidos los síntomas de interrupción que también son comunes entre una variedad de medicamentos generales, como medicamentos para la presión arterial alta o analgésicos suaves, y es importante que los pacientes puedan acceder a información precisa, información basada en evidencia bajo el cuidado de un médico para discutir el equilibrio entre beneficios y riesgos para ellos personalmente. Nuestros hallazgos no implican que algunos síntomas experimentados por las personas durante la interrupción del antidepresivo no sean "reales" o que todos los síntomas de la interrupción se deban a expectativas por parte de los pacientes. Cualquier síntoma que cause malestar o angustia al paciente debe tomarse en serio y el paciente debe recibir apoyo. El paciente y el médico deben discutir cuáles de los síntomas podrían ser causados directamente por suspender los antidepresivos y cuál es la mejor manera de controlar todos los síntomas", destaca Christopher Baethge, de la Universidad de Colonia (Alemania).

Los investigadores señalan algunas limitaciones de su estudio y advierten que los estudios incluidos en la revisión sistemática y el metanálisis utilizaron una variedad de metodologías. Además, un desafío en todos los estudios sobre los síntomas de interrupción de los antidepresivos es la posibilidad de que los síntomas de depresión reaparezcan después de suspender los antidepresivos, que pueden interpretarse como síntomas de interrupción.

Aunque el análisis principal incluyó 62 estudios, sólo se investigaron siete antidepresivos en tres o más estudios, y no se encontraron estudios sobre varios antidepresivos ampliamente utilizados, por ejemplo, mirtazapina, bupropión o amitriptilina.

Contador