Publicado 13/07/2021 15:51CET

El antibiótico azitromicina no evita que los casos leves de COVID-19 evolucionen hacia la hospitalización o la muerte

Archivo - Sanitarios con traje EPI durante el ingreso de un paciente covid-19 al nuevo Hospital de Emergencia Covid-19. En Sevilla (Andalucía, España), a 01 de febrero de 2021.(Foto Archivo)
Archivo - Sanitarios con traje EPI durante el ingreso de un paciente covid-19 al nuevo Hospital de Emergencia Covid-19. En Sevilla (Andalucía, España), a 01 de febrero de 2021.(Foto Archivo) - María José López - Europa Press - Archivo

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio (el ensayo ATOMIC2), presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID) de este año y publicado simultáneamente en 'The Lancet Respiratory Medicine', muestra que el medicamento antimicrobiano azitromicina -ya aprobado para su uso en múltiples infecciones- no evita que los casos leves de COVID-19 evolucionen hacia la hospitalización o la muerte.

El estudio, realizado por el doctor Timothy Hinks, del Hospital John Radcliffe y la Universidad de Oxford (Reino Unido), y sus colegas, muestra que la azitromicina no debe utilizarse como tratamiento de la COVID-19 y que todos los países deben dejar de utilizarla con este fin, para evitar que se desarrolle resistencia a la azitromicina en otras infecciones.

La pandemia de SARS-CoV-2 no sólo ha hecho que se apresuren a desarrollar nuevos tratamientos, sino que también se investiguen los medicamentos ya aprobados para determinar si también pueden utilizarse para tratar la COVID-19.

La azitromicina es un antibiótico que se utiliza para tratar infecciones torácicas graves, como las neumonías y la tuberculosis resistente a los medicamentos, el tracoma -una causa frecuente de ceguera que se puede prevenir-, las infecciones sinusales, la enfermedad de Lyme, las infecciones cutáneas y algunas infecciones de transmisión sexual como la clamidia.

Las propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antivirales de la azitromicina sugieren que podría tener potencial terapéutico contra el COVID-19. Sin embargo, faltan datos de ensayos controlados aleatorios sobre la azitromicina para tratar la enfermedad COVID-19 de leve a moderada.

En este estudio, los autores evaluaron si la azitromicina es eficaz para reducir la hospitalización en pacientes con COVID-19 de leve a moderada. Se trata de personas con síntomas de COVID-19 lo suficientemente graves como para solicitar una evaluación hospitalaria, pero no lo suficientemente graves, inicialmente, como para requerir un ingreso para oxigenoterapia.

En este ensayo clínico aleatorio realizado en 19 centros del Reino Unido se incluyeron adultos de 18 años o más que acudieron a los hospitales con una infección por COVID-19 clínicamente diagnosticada o confirmada, con menos de 14 días de síntomas, y que se consideraron adecuados para una evaluación hospitalaria inicial y, a continuación, para el tratamiento y/o la observación en el domicilio.

Los pacientes fueron asignados al azar (1:1) a azitromicina (500 mg diarios por vía oral durante 14 días) o a observación en el domicilio solamente. El resultado primario fue la diferencia en la proporción de participantes con muerte o ingreso hospitalario por cualquier causa durante los siguientes 28 días.

Se inscribieron 298 participantes desde junio de 2020 hasta enero de 2021 y se incluyeron 292 en el análisis final. Los autores no encontraron diferencias entre los grupos de azitromicina y de control en el riesgo de que el COVID-19 progresara a hospitalización o muerte.

Explican que, a diferencia de otros estudios, la alta dosis de azitromicina en este nuevo estudio (500 mg diarios) y la larga duración (14 días) se seleccionaron para garantizar que el ensayo evaluara adecuadamente los posibles beneficios antivirales, antibacterianos y antiinflamatorios.

Se considera que COVID-19 tiene una fase "virémica" temprana distinta con una carga viral alta y una fase inflamatoria tardía en algunos individuos, y por lo tanto la evaluación de la actividad antiviral tenía que ser temprana en el curso de la enfermedad, antes de la aparición de la enfermedad grave.

Al mismo tiempo, no se sabía qué dosis podrían ser necesarias para producir un efecto antiinflamatorio adecuado, por lo que era necesario administrar una dosis alta de larga duración para garantizar que el efecto antiinflamatorio se probara a lo largo de la fase tardía de desregulación innata/aguda de las citoquinas inflamatorias (conocida como tormenta de citoquinas, que desborda el sistema inmunitario de los individuos afectados y suele ser mortal).

"En este ensayo de personas con COVID-19 leve-moderada diagnosticada clínicamente y tratada sin ingreso hospitalario, la adición de azitromicina al tratamiento estándar no redujo el riesgo de hospitalización o muerte posterior, ni el tiempo de hospitalización...", dicen los autores.

A su juicio, "este hallazgo, junto con los resultados claramente negativos de otros estudios a lo largo del curso de la enfermedad, desde los pacientes tempranos de bajo riesgo, hasta la enfermedad grave hospitalizada, proporciona una fuerte confirmación de que la azitromicina no es eficaz en el tratamiento de la COVID-19. Es esencial que los médicos de todo el mundo dejen de utilizar este medicamento como tratamiento para la COVID-19".

"Ahora sabemos que no es eficaz contra el COVID-19 y necesitamos protegernos urgentemente contra la amenaza muy real de impulsar la resistencia a los medicamentos de esta valiosa clase de antibióticos", concluyen.

Contador