La administración segura de los fármacos es clave para garantizar la seguridad del paciente

III Congreso Nacional de Técnicos en Farmacia
SAE
Publicado 01/02/2019 18:19:12CET

   MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Si no se cumple con una administración segura de los medicamentos puede ponerse en peligro la seguridad de los pacientes hospitalizados y, por lo tanto, la calidad de la atención prestada a los mismos y puede tener consecuencias "irreparables", según han señalado expertos en la jornada inaugural del III Congreso Nacional de Técnicos en Farmacia, organizado por la Fundación para la Formación y Avance de la Enfermería (FAE) y el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE).

   Para evitar estos errores en la medicación, los especialistas reunidos han insistido en la importancia de cumplir correctamente con lo requerido durante cinco fases y asegurarse de que es todo correcto en cuanto a la medicación, dosis, paciente, vía y hora.

   Estos fallos en la administración de la medicación pueden tener una variedad de causas y las autoras señalan que entre ellas también se encuentran, el exceso de trabajo y la escasez de personal que puede llevar a generar confusión, máxime cuando el nombre parecido de los medicamentos y la apariencia física del mismo es muy similar.

   Asimismo, los expertos han recordado que la amplia variedad de grupos terapéuticos implica diferentes formas de conservación de fármacos, formas y envases similares para distintos tratamientos, que pueden incluso ser antagonistas entre sí. Así, han destacado la necesidad de colaborar con el paciente para manejar sus tratamientos de forma segura y que los técnicos sean el referente para él aportando la información de forma clara y sencilla, evitando tecnicismos.

   El objetivo es presentar las distintas opciones que existen e informar al paciente de cómo conservar sus fármacos en su domicilio para que ésta sea seguro y paliar, así, los riesgos que puede sufrir el paciente, mejorando la conservación y aclarando las dudas sobre el producto. "El técnico debe tener claro que el punto de referencia es siempre paciente y debe dar soporte, escuchar sus demandas, y buscar soluciones para aquello que solicitan", han manifestado los ponentes.

   La seguridad y la eficacia de los medicamentos pueden verse afectadas por un control inadecuado en la fecha de caducidad de los mismos que se basa en la estabilidad del fármaco en su envase original, sin abrir ni manipular, aunque esto no implica que el fármaco sea inestable más allá de esta fecha de caducidad del envase, sino que una vez alcanzada la misma pueden resultar afectadas las propiedades del medicamento, ya sean estas químicas, físicas, terapéuticas, toxicológicas o microbiológicas.

   Y es que, según han detallado, no es lo mismo que un medicamento esté almacenado en unas condiciones óptimas para él, como que sufra de cambios de temperatura, humedad, luz solar directa, oxígeno, radiación y mucho más si estos medicamentos necesitan estar refrigerados o congelados y en algún momento esto no ha sido así.

   Para mantener estas condiciones óptimas, el técnico en farmacia debe vigilar si ya se han alterado y desechar todo medicamento que no haya cumplido estrictamente sus condiciones de conservación independientemente si está o no caducado. Para ello, los especialistas han subrayado la importancia de protocolizar la revisión continua de las fechas caducidades en todos los departamentos del servicio de farmacia, empezando en el momento en que la medicación llega al servicio.

   No son pocos los problemas causados por tomar medicación caducada y, por ejemplo, cuando termina el periodo de vigencia de los antibióticos, algunos se convierten en productos tóxicos lo que evidencia la necesidad de que el personal de farmacia extreme al máximo la atención en relación con las caducidades dada la importancia que tiene en beneficio de la comunidad en general.

   "Parece razonable que para llevar a cabo una labor tan importante como ésta se debería invertir más en medios humanos, que a la larga sería muy rentable, tanto económicamente como a la hora de garantizar la calidad de la farmacoterapia del paciente, consiguiendo la máxima de efectividad, seguridad y eficiencia en los tratamientos", han dicho.

MEDICAMENTOS PELIGROSOS

   Juntos a los errores en la medicación, existen medicamentos peligrosos en sí mismos, que fueron definidos así en 2004 por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud ocupacional de Estados Unidos, aquellos que presentan uno o más, de los siguientes efectos: cáncer, malformaciones fetales, pueden ser tóxicos para la reproducción o dañar el material genético.

   En este sentido, los expertos han asegurado que es fundamental identificar los medicamentos peligrosos y adoptar todas las recomendaciones necesarias en su manipulación para aumentar al máximo la seguridad del paciente y del personal manipulador y elaborar procedimientos de trabajo abarcando toda la cadena de utilización de medicamentos peligrosos-

   Para minimizar los riesgos en la manipulación de estos medicamentos, han abogado por crear protocolos de manipulación y elaborar un listado de los mismos. En cualquier caso, apostillan, todo el personal sanitario que esté en contacto con los medicamentos peligrosos debe conocer los peligros que conlleva manipular este tipo de medicamentos y debe velar por la seguridad tanto del paciente como del trabajador que lo manipule.

   Para ello es "imprescindible" formar e informar adecuadamente al personal laboral y a los pacientes. Asimismo, los expertos han comentado que otro de los aspectos fundamentales para garantizar la seguridad de los fármacos es la conservación de medicamentos termolábiles, es decir, aquellas sustancias que se descomponen o se desnutralizan por el calor, perdiendo, generalmente, su actividad.

   Finalmente, han aconsejado mejorar y agilizar la información referente a la estabilidad de los medicamentos termolábiles comercializados, y poder establecer un mejor control en su recepción y almacenamiento y evitando las pérdidas económicas derivadas del rechazo que se produce cuando por cualquier causa se rompe la cadena de frío.