Este verano, cuidado con estos enemigos de los ojos

Publicado 17/06/2019 16:32:06CET
INNOVA OCULAR - Archivo

   MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El cloro, la sal, el sol, la arena de la playa o, incluso, las lentillas pueden favorecer en verano la aparición de conjuntivitis, irritaciones e infecciones en los ojos, según ha avisado el director de Clínica Baviera, Fernando Llovet.

   "En esta época del año estamos más expuestos a sufrir conjuntivitis, una patología que produce la inflamación de la membrana transparente que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados y que se caracteriza por producir quemazón, picor, enrojecimiento, lagrimeo, fotosensibilidad e hinchazón, entre otros síntomas", ha dicho.

   Para evitar sufrir irritaciones o infecciones oculares, el experto ha aconsejado utilizar, siempre que se pueda, gafas de bucear con filtro protector; no bañarse con las lentillas puestas; no frotarse los ojos, especialmente cuando se ha estado en contacto con el césped o la arena; no compartir toallas ni productos cosméticos; y usar humidificadores.

   Del mismo modo, desde la Clínica Baviera se ha recomendado ducharse al salir del agua; usar gafas de sol adquiridas en locales especializados y cuenten con certificado 'CE' de fabricación y con el tipo de filtro más adecuado para el uso que se le a dar; mantenerse interna y externamente hidratado; y acudir al especialista en el caso de notar cualquier molestia o síntoma de conjuntivitis infecciosa.

   "Son muchos los factores irritantes que afectan a los ojos durante los días de playa y de piscina. En un primer momento, si los ojos se enrojecen levemente, debemos lavar con suero fisiológico y aplicar gotas de lágrima artificial, pero si las molestias persisten o existen otros síntomas, debemos acudir al oftalmólogo para que evalúe el estado del ojo y efectúe un diagnóstico médico", ha zanjado Llovet.

Contador