3 Razones por las que hidratarse la piel: ¡Es fundamental en el largo plazo!

Hidratar la piel, crema hidratante
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LUMINA IMAGES
Publicado 04/12/2018 8:24:34CET

   MADRID, 4 Dic. (EDIZIONES) -

   Hidratar la piel es fundamental en el día a día. La piel deshidratada es aquella que pierde agua de forma excesiva. Es en este momento cuando la epidermis, y sobre todo la capa córnea, sufren la falta de agua. Puede afectar a todos los tipos de piel y ésta se vuelve más rugosa y tirante, también puede descamarse y dar lugar en consecuencia a problemas dermatológicos más serios.

   Según la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), la falta de suavidad y de elasticidad, así como una piel apagada y sin luminosidad, o una falta de confort, en la que aparecen 'arrugas de deshidratación' (pómulos y contorno de ojos), son signos de una piel deshidratada.

En una entrevista con Infosalus, la doctora Agustina Segurado, jefa de la sección de Dermatología del Hospital Universitario del Sureste de Madrid enumera las que a su juicio son las 3 principales razones por las que hidratarse la piel:

   1.- Razones estéticas: "La hidratación hace que la piel esté más flexible, suave, y luminosa".

   2.- También detrás de la hidratación hay razones funcionales ya que la piel es una barrera protectora que tiene que estar íntegra. "En el momento en el que está seca, se descama, se rompe esa barrera protectora, y es más fácil que se produzcan problemas como la dermatitis, por ejemplo. Cualquier tratamiento de la piel empieza por una hidratación para que haga esa función protectora", subraya Segurado.

   3.- Además las células de nuestra piel necesitan agua para funcionar bien, para que se produzcan reacciones vitales, por ejemplo para que se pueda sintetizar el colágeno, por ejemplo. "El agua es un elemento fundamental para que las células cumplan todas sus funciones", afirma.

   En su opinión, todas las personas deberían hidratarse la piel. "Es curioso que cuando tenemos un bebé los cuidados son correctos porque se los proporciona la madre y tras bañar se les pone crema, o se insiste mucho en esta época. Pero después, en el momento de la infancia o de la adolescencia se descuida y normalmente la gente no se cuida la piel hasta la edad adulta, cuando ya aparecen los problemas por arrugas o sequedad, cuando ya la piel está deteriorada", señala, a la vez que defiende que la rutina de hidratarse la piel debe aprenderse desde la infancia, como el lavarse los dientes.

   Aquí llama la atención sobre la etapa adolescente. Se cree que estos no deben hidratarse la piel porque tienen acné pero defiende que sí deben hacerlo. "La piel con acné tiene más grasa, sí, pero la piel también necesita el agua para poder realizar sus funciones vitales, por ello es necesaria también la hidratación, si no se descama la piel acnéica, aparecen los problemas, pican, tiran, aparte de tener sebo no se cumple la función del agua y por eso aparecen estos problemas", indica la especialista.

   En este punto, la jefa de la sección de Dermatología del Hospital Universitario del Sureste de Madrid destaca que con ciertos sectores la piel se seca más, y hay personas que precisan de cuidados hidratantes más intensos. Aquí menciona a la profesión sanitaria, a los peluqueros o cocineros, o a las personas del sector de la construcción, por ejemplo, ya que al usar tanto jabón en su día a día pueden presentar más problemas en la piel; aparte de las personas que viven en ciertos climas, sobre todo el seco y frío, o con la edad, que se hace más necesaria una mayor hidratación.

CÓMO ELEGIR LA MEJOR CREMA

    En cuanto a cómo elegir la mejor crema hidratante, Segurado afirma que todo depende mucho del tipo de piel. "Generalmente, las pieles grasas agradecen texturas fluidas tipo 'sérum' o gel crema. Sin embargo, las pieles más secas o maduras requieren de texturas más densas", sostiene.

   Esta dermatóloga considera que no hay que gastarse mucho dinero para poder contar con una buena crema hidratante, tanto de cuerpo como para la cara. "Todo depende, como el vino. Depende del paladar o del gusto de cada uno. El sector de alta cosmética maneja texturas muy agradables y perfumes, por eso suelen ser más caras. Pero las cremas que suelen emplear la población en general no difieren en resultados cosméticos. Todo depende de esa sensación de placer, el principio activo y la cantidad del mismo suelen ser iguales", subraya.

   Eso sí, advierte de que al usar la crema hidratante, ésta sí se adecúe con nuestros problemas de piel, en caso de tenerlos. Aquí sí recomienda acudir a las cremas específicas de farmacia, por ejemplo las destinadas a la rosácea o a la dermatitis, si esos son nuestros problemas. "En la hidratación básica de la piel las diferencias entre las Premium y las normales no son considerablemente evidentes. Generalmente, todas las cremas pasan por unos controles dermatológicos y tienen una cadena de producción similar en muchos casos", insiste la experta.

CUÁNDO NO HIDRATARSE TANTO LA PIEL

   Por su parte, y también en una entrevista con Infosalus, la doctora Ana María Molina, dermatóloga del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid) advierte, eso sí, de que no todo el mundo debe hidratarse de igual forma la piel, o no con la misma rutina o asiduidad. "Hay dos condiciones en las que no habría que hidratar la piel, o no hacerlo de igual manera, como los que viven en el mar, porque el ambiente húmedo hace que no se deshidrate tanto", señala, a la vez que apunta a las mujeres con piel más grasa.   

   "Pero las personas que viven en ciudades secas, con mucha polución o con dermatitits atópica la hidratación es súper importante, y ésta se puede hacer con productos muy económicos. No me gastaría más de 10 euros en una crema hidratante corporal. Si les ponen más agua la fórmula será más ligera, el 'body milk' o el 'sérum'", explica.

   A su juicio, donde sí debería gastarse un poco más dinero es en las cremas hidratantes de uso facial. "Hay muchas cremas faciales que incorporan antioxidantes, son blanqueadoras y quitan manchitas. Incluyen sustancias transformadoras. En cremas faciales se puede invertir más pero no se justifican precios desorbitados. Yo no me gastaría más de 20 euros", afirma la especialista.

Contador