Prueban una terapia prometedora para la forma común de eccema

Publicado 25/10/2019 7:49:47CET
Picor, picazón, picadura, brazos, mano
Picor, picazón, picadura, brazos, mano - ANECPLA - Archivo

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una terapia dirigida al sistema inmunitario se ha mostrado prometedora para tratar la dermatitis atópica, la forma más común de eccema, en un pequeño ensayo de prueba de concepto, dirigido por científicos de la Unidad de Inmunología Humana del Consejo de Investigación Médica de la Universidad de Oxford.

Los resultados positivos observados en los 12 pacientes tratados con la terapia, llamada etokimab, han llevado a un ensayo clínico de 300 personas actualmente en curso.

El estudio inicial, publicado en la revista 'Science Translational Medicine', es el primer ensayo en humanos que muestra que la dermatitis atópica podría tratarse atacando una molécula de señalización inmune llamada IL-33.

El ensayo fue financiado por la empresa AnaptysBio Inc. y dirigido por investigadores financiados por el Consejo de Investigación Médica (MRC) del UKRI.

La dermatitis atópica es una afección a largo plazo en la que la inflamación de la piel produce piel seca, agrietada, roja, con picazón y dolor. 'Atópico' se refiere al aumento de la actividad del componente de alergia del sistema inmune, que puede provocar inflamación.

Se estima que afecta a alrededor del 10-30% de los niños y alrededor del 2-10% de los adultos. Para las personas con dermatitis atópica grave, los tratamientos actuales incluyen medicamentos como ciclosporina y metotrexato, que son menos específicos, y muchas personas pueden experimentar efectos secundarios.

Los 12 pacientes tratados con etokimab mostraron una reducción en sus síntomas físicos de eccema después del tratamiento, al menos reducir a la mitad su puntaje en una escala de gravedad de la enfermedad, y el 83% logró esta mejora después de 29 días.

Después de 29 días, también hubo una reducción del 40% en los eosinófilos en la sangre, un tipo de célula inmunitaria involucrada en la sensibilidad alérgica.

El profesor Graham Ogg, de la Unidad de Inmunología Humana MRC de la Universidad de Oxford, que dirigió el estudio, señala: "Este ensayo clínico es la primera vez que analizamos cómo el bloqueo de IL-33 puede ayudar a los pacientes con dermatitis atópica y tenemos descubrieron que experimentaron una mejoría significativa en sus síntomas después de una dosis única".

"Estos resultados son solo muy preliminares, y debemos ser cautelosos, pero actualmente estamos probando la terapia en un ensayo aleatorio doble ciego más grande en personas con dermatitis atópica y nosotros Esperamos ver los resultados --precisa--. Las nuevas terapias con anticuerpos, como el etokimab, son exquisitamente específicas en lo que apuntan y tienen el potencial de ayudar a los pacientes y ayudarnos a comprender mejor la enfermedad".

Las limitaciones de este ensayo incluyeron un tamaño de muestra pequeño, no fue cegado y no hubo un seguimiento a largo plazo en la parte de placebo del estudio para permitir la comparación de las mejoras de los síntomas observadas después del tratamiento.

Este ensayo fue un ejemplo de medicina experimental: además de medir cuánto mejoraron los síntomas de los participantes, los investigadores también realizaron pruebas para comprender mejor el papel de la IL-33 en la piel.

La molécula a la que se dirige el etokimab, IL-33, es liberada por las células dañadas de la piel y recluta células inmunes al sitio, por lo que querían saber si el bloqueo de IL-33 alteraba la entrada de células inmunes asociadas con la inflamación.

Los 12 participantes recibieron una inyección de placebo y luego una semana después recibieron la inyección de etokimab. Cuatro días después de cada inyección, recibieron pequeñas inyecciones en la piel para desafiar el sistema inmunitario: un placebo en el brazo izquierdo y un alérgeno de ácaros del polvo doméstico (al que eran alérgicos) en el brazo derecho. Al día siguiente, se tomaron muestras de líquido y células en el sitio de los desafíos.

Los investigadores descubrieron que después del tratamiento con etokimab, los pacientes tenían menos neutrófilos que se trasladaban a los sitios de los desafíos. Los neutrófilos son un tipo de célula inmune involucrada en la inflamación.

Esto llevó a los investigadores a sugerir que la investigación futura podría investigar si los tratamientos dirigidos a IL-33 también podrían ser beneficiosos para otras enfermedades inmunes que pueden asociarse con neutrófilos.

"Hemos estado estudiando el papel de IL-33 en la piel humana durante casi 10 años, con el apoyo de fondos a largo plazo del MRC, con el trabajo de laboratorio que sugiere que IL-33 podría ser un objetivo potencial para las terapias --explica el profesor Ogg--. Por lo tanto, nos complace que en este primer ensayo en humanos en pacientes con dermatitis atópica, hayamos confirmado que la vía IL-33 parece ser un objetivo terapéutico por derecho propio".

"Hacer una investigación experimental en humanos es de vital importancia para lograr avances en el tratamiento, y en este estudio nos sorprendió inicialmente que el efecto dominante del etokimab fuera reducir la migración de neutrófilos a la piel", añade.

Por su parte, el profesor Patrick Chinnery, director clínico del MRC, comenta: "Este emocionante ensayo de medicina experimental es un excelente ejemplo de cómo el apoyo a largo plazo para la ciencia fundamental conduce a nuevos tratamientos para enfermedades que afectan gravemente la calidad de vida de millones de personas. Este es el primer estudio de este tipo, el ensayo también sugiere que la IL-33 puede tener un papel importante en una serie de trastornos inmunomediados que también conducirán a nuevas vías de investigación para otras afecciones".

Contador