Actualizado 17/04/2020 7:08:15 +00:00 CET

4 consejos para prevenir la caries y las enfermedades de las encías

Young woman with toothache
Young woman with toothache - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SEB_RA - Archivo

   MADRID, 17 Abr. (EDIZIONES) -

   Desde la Asociación Dental Americana advierten de que la caries dental puede aparecer desde que se es bebé, y suele producirse en los dientes superiores delanteros, si bien otros dientes podrían verse también afectados.

   "Hay muchos factores que pueden provocar la caries dental. Una causa común es la exposición prolongada y frecuente de los dientes del niño a bebidas que contienen azúcar. La caries dental puede producirse cuando se acuesta al bebé en la cama con un biberón, o cuando un bebé nervioso utiliza un biberón como chupete", agrega la institución científica.

   Asimismo, remarca que la caries dental es una enfermedad que puede comenzar cuando las bacterias que causan la caries se transmiten de la madre (o el cuidador principal) al bebé. "Estas bacterias se transmiten a través de la saliva. Cuando la madre se lleva la cuchara del bebé a la boca, o limpia un chupete con la boca, las bacterias pueden pasar al bebé", agrega.

   Además, advierte de que si el bebé o niño pequeño no recibe una cantidad suficiente de flúor, también puede tener un mayor riesgo de caries dental. "La buena noticia es que la caries se puede prevenir", manifiesta la Academia Dental Americana.

   En una entrevista con Infosalus, la doctora Elena Figuero, profesora de Periodoncia en la Universidad Complutense de Madrid, y miembro del Grupo de Trabajo de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) y de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) sobre Enfermedad Periodontal y Enfermedad Cardiovascular señala que las caries son enfermedades que afectan a los dientes y que están producidas por una desmineralización de los tejidos duros, cuando se pierde contenido mineral del diente, una pérdida causada por bacterias que degradan estos azúcares.

    Sí que son frecuentes, según lamenta, y de hecho recuerda un estudio mundial reciente que estima que el 35% de la población tiene caries en los dientes permanentes; "lo que implica que es la primera enfermedad más prevalente del ser humano entre las enfermedades crónicas no transmisibles, y 2,4 billones de personas la tendrían en su dentición permanente", agrega.

   Así, Figuero recuerda que pueden aparecer desde que tenemos dientes en la boca, en las piezas temporales o de leche, al mismo tiempo que destaca que es importante atajarlas a tiempo para evitar que tengamos secuelas tanto a nivel local, en el diente, como dolor, o alteraciones de estética.

   "Se trata de un agujero negro en el diente, en sus fases más tardías. Además, cuando esa pérdida de tejido o desmineralización llega al nervio, a la pulpa del diente, puede crear infecciones locales, e incluso en el resto del organismo. Se puede llegar a perder un diente por culpa de una caries, algo que puede afectar a la forma de hablar o de comer del paciente, y en definitiva a su calidad de vida", remarca la odontóloga.

   Aquí sostiene que algunas personas son más propensas que otras a padecer este tipo de enfermedades dados sus hábitos dietéticos, si ingieren mucha azúcar, y además si su técnica de cepillado no es la correcta. "Hay que desterrar esa teoría antigua de que hay personas que tienen más riesgo que otras de tener caries; son nuestros hábitos los que hacen que tengamos más propensión a ello", matiza la especialista de la SEPA.

PRINCIPALES ENFERMEDADES DE LAS ENCÍAS

   En cuanto a las principales enfermedades de las encías o 'periodontales', la odontóloga mantiene que se pueden establecer dos grandes grupos: La gingivitis o sangrado de encías, donde seguramente está afectada la encía; y la piorrea o periodontitis, donde no sólo se ven afectadas las encías, sino también el hueso situado debajo y, por tanto, todas las estructuras que rodean al diente, "de forma que este paciente verá como su diente se mueve".

   Se originan, de igual forma que la caries, porque también hay presencia de unas determinadas bacterias en la boca. En el caso de la caries, de aquellas capaces de consumir azúcares, mientras que las responsables de la periodontitis son las bacterias capaces de consumir productos proteicos. "Cuando tienes un sobrecrecimiento de esas bacterias tu organismo genera una respuesta inmunológica para eliminarlas y genera una respuesta que hace que se destruya el hueso", comenta la experta.

   Además, la proliferación en ambos casos tiene lugar por hábitos higiénicos: "La diferencia entre ambas es que las bacterias que producen la caries necesitan azúcar, mientras que las que producen periodontitis necesitan la respuesta inmune del huésped".

   Así, y para evitar ambas patologías bucales, la miembro del Grupo de Trabajo SEPA-SEC aconseja:

   1.- Cepillado dos veces al día con una pasta que contenga flúor. Debe ser complementado con higiene interdental, a través con cepillos interproximales o de seda dental. El flúor es fundamental para la caries, y la higiene interdental para la periodontitis.

   2.- Debe complementarse con hábitos dietéticos adecuados, y para ello es fundamental el reducir el consumo de azúcares refinados, y promover el consumo de frutas y de verduras.

   3.- Revisiones dentales cada cierto tiempo, e idealmente una vez al año se visite a un profesional odontológico para que evalúe el estado de las encías, algo vital ya que las fases iniciales de las enfermedades no duelen.

   4.- Ser consciente de que las encías no sangran, no es normal, si sangran se debe consultar con un profesional siempre.